Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

sábado, 6 de febrero de 2016

Cant vey li temps camgar e·nbrunusir - Jordi de Sant Jordi - España


Aunque alguna vez se ha discutido la atribución de la siguiente Pasión de amor según Ovidio, lo cierto es que ya el Marqués de Santillana la consideró, junto con el poema que comienza Tots jorns aprench e desaprench ensemps, una de las mejores obras de Jordi de Sant Jordi. La versión conservada (en un único manuscrito misceláneo, con el título en latín y sin indicación de autor) puede definirse como "métricamente  vacilante y desajustada (en el cómputo silábico y en las rimas), poblada de lagunas y tal vez afectada por alguna interpolación" (Aniello Fratta). El poema sigue un tenue hilo narrativo de carácter alegórico (al modo del muy influyente Roman de la Rose) al que se incorporan, como pedía la tradición no sólo trovadoresca del centón, citas intercaladas de versos ajenos y alguno propio (en cursiva en el texto).

Cant vey li temps camgar e·nbrunusir,
que non aug chant d'auzellh, voltes ne lay,
me sent al cor un tal smay
quant mi recort
que per amor Jesús pres mort
e tuig li san,
e pens d'amor lo bell afan
que·m fa passar,
d'on vulh Ovidi reclamar
disent aysí:
qu·amor s'engendre de cor fi
e vertader,
e no de fals ne monsanger
ne veriable,
e tantost qu·és d'ayçò colpable
amor no·s dita,
que lay on sa met nez habita
ges no y atura.
Axí com fech dels quatre vents natura,
quez on plus van esforsen lur poder,
amor és sauber e poder
ffundat en saviesa,
e, per sa gran altesa,
desonestat no vol:
ffranquesa del tot col
ez ama son amich
e lunye·l de destrich.
Enquer vulh que sabgatz
que amor és amistats
sobre tots celhs qu·eu say enamorats,
e per res no sosté offensa ne barats,
axí com celh qui ama e no·s amatz.
E per ço ha pausat
prop de se un ostal,
on són fayt duy portal
ez en miey un chastelh,
aut e sobrer e belh,
on stà·l Dieu d'Amor
e conté çay Valor,
e diu en aut cridant:
"No·s merevelha si yeu xant
mils de nulh autre xantador."
[...................................]
Per l'un portal entrar
vos cové, que nomnar
se fa Joya e dir,
e per l'altro celhir
lo qual Dolor s'apelha.
[...................................]
Atressí com l'orifany,
qui quant chay no·s pot levar,
celh qu·en la porta vol entrar
on Joy stay,
que davant, amorós e gay,
tantost lo guia
ab xant d'auzelhs e melodia.
E puys avant l'aporta
aut en la sobirana porta,
on veu de virtuts canta:
"Vergier d'amor on nais la fina planta
que·b gran beutat gen spandex e brulha."
E cové·l que·s reculha,
que Joya ja pus no·l seguix,
car Voler tantost hix
que·l pren e·n fay gran festa.
[...................................]
L'aman ditz per fin·amistança:
"En lo ffront port vostra belha semblança,
de què mon cor nuyt e jorn fa gran festa."
Voler ab ray[s]ó presta
diu a l'ayman: "Amich,
[.............................. -ich]
entès hay dir per ver,
qui tinch per folh qui ama [e] no requer
dompna del món, ne·s fia·n lur semblan.
Per què t'amanaray denan
lo nostre Dieu,
[.............................. -eu]
c·axí·s cové."
Tantost és denant sa mercé
agenolhats,
lo Dieu d'Amor diu: "Ben venyats,
vós, novelhamén vengutz."
L'aman respon apercebutz,
ses alre dir:
"De vós mi vénon li desir
al cor ab sospir amorós."
E com sa veu ten abondós
e tan joyós, està·b reguart,
dubtós e certs ez arditz e coartz,
trists e gaugós, avars e franchs r brutz.
[.............................. -utz]
Dolor fay missatgiers
tentost dos lausangiers,
Envega e Malalengua,
manant a xascú d'éls que·l prengua
e·l lanssen ffora;
e, ses de mal autra demora,
de fayt exprés
liatz e betutz e malmés.
Ez elh crid·ab dolor:
"Bé m'an mort mi e lhor
mey hulh galiador."
Girant los hulhs al Dieu d'Amor
si·l deffendrà
ne Voler si l'emperarà,
ez aysí·n van,
que no·s curen de son afan
neguna gen.
Elh diu: "Tant hay lo cor en pensamén
del temps, com axí·l vey giratz,
que·l gaug m'és a tristor cangats
e·l plaser mi va dexandén."
E porten-lo-se'n ten vilmén
desenperatz,
e baten-lo fort per tot [.... -atz]
ab desesper.
Diu alt cridant: "Ay, ay, Voler!
Amor és perduda per ver,
ez hay ben fayt con folh en pon."
Ez ab aycest afan respon
ffins a la porta
on és Dolor, qui desconforta
e li demana:
"Ffolhs, ben haguist la testa vana:
com te meties
en aycest loch, e què y volies?
Di-m'o, si·t platz,
ne com est aysí malmanatz."
Respon dolén:
"En greu smay ez en greu penssamén
an mis mon cor ez en granda error
e·l lausanger e·l falç devinador,
abaxador de joy e de jovén.
Vet co m'an falssamén
abatutz [............... -ert],
e crey tot hom s'i pert
qui fay cest camí lonch.
Car aysí·m pren com fay al jonch,
qui non à frug, fulhes ni flor."
Dolor pus no cossén de por
que lay atur
perseverar lo sieu fur,
ans fort l'ampeny
dangerosamén ab endeny
ffora·l portal.
E clou les portes de l'hostal
e roman lay,
cridan ab gran votz d'esmay:
"Sí n'ay perdut mon sauber,
qu·a penes say on m'estau
ne d'on vench ne vas on vau,
ne què·m fau lo jorn ne·l ser,
car trasit suy en cresensa."

___________________________________________

Cuando veo que el tiempo se oscurece
y no oigo trinos, cantos ni repiques,
mi corazón siente un desmayo,
porque recuerdo
que por amor Jesús murió
y los santos también,
y pienso en el bello afán
que amor me da;
por ello convoco a Ovidio
diciendo así:
Que amor se engendra en corazón
puro y sincero,
no en el falaz ni mentiroso,
ni en el voluble;
si de estas cosas es culpable,
ya no es amor,
pues allí donde entra y mora
no permanece.
Como sucede con los cuatro vientos,
que cuando soplan más, más fuerza tienen,
amor es poderío
hecho de gran saber
y que, por su excelencia,
no admite indignidad:
cultiva la franqueza
y ama al que es su amigo
y del daño lo aleja.
También quiero que sepáis
que el amor es amistad
para cuantos están enamorados,
y no tolera ofensa ni artimaña,
igual que aquel que ama y no es amado.
Por eso ha levantado
un castillo que tiene
dos puertas laterales
y en el centro una torre
alta, soberbia y bella
donde está El Dios de Amor,
y dentro está Valor
que en voz muy alta dice:
"No es maravilla si canto
mejor que ningún otro cantor."
[...................................]
Allí os conviene entrar
por la puerta llamada
Gozo y debéis salir
por la otra que tiene
el nombre de Dolor.
[...................................]
Igual que el elefante,
que cuando cae no puede levantarse,
el que desea entrar
por la puerta de Gozo
es por éste guiado
alegre y amosoro
entre el canto armonioso de las aves.
Y lo conduce en alto
a la puerta suprema
y allí una voz de gran virtud le canta:
"Vergel de amor donde la fina planta
con gentil gallardía se abre y brota."
Busque allí su refugio,
pues Gozo lo abandona
y Querer sale al punto
a recibirlo haciéndole gran fiesta.
[...................................]
Por leal amistad dice el amante:
"Llevo en la frente vuestra bella estampa
y está mi corazón siempre contento."
Así Querer responde
presto al amante: "Amigo,
[...................................]
he oído decir por cosa cierta:
Loco está aquel que ama y no se fía
ni requiere de amor a dama alguna.
Por eso te llevaré
delante de nuestro Dios,
[..................................]
como conviene".
En cuanto se arrodilla
postrado ante su gracia,
el Dios de Amor le dice:
"Bienvenido seáis, recién llegado".
El amante responde con presteza
sin decir más:
"De vos me llegan los deseos
al corazón con hálito amoroso."
Como se ve tan exultante
y tan feliz, resta medroso,
dudoso y cierto, osado y apocado,
triste y alegre, avaro y franco y torpe.
[...................................]
Dolor envía como mensajeros
a un par de maldicientes,
Envidia y Malalengua;
les manda que lo atrapen
y lo expulsen de allí:
sin demorar el daño,
lo tienen al momento
atado, golpeado y maltratado.
Él grita de dolor:
"Bien me han matado a mí, y aun a sí mismos,
mis ojos engañosos."
Mira hacia el Dios de Amor
por ver si lo defiende
y si Querer lo ampara,
pero los dos se van,
pues nadie se preocupa
de su congoja. Y dice:
"Yo tengo tan cuitado el corazón
al ver el tiempo y todas sus mudanzas,
que se ha vuelto tristeza mi alegría
y mi deleite mengua sin descanso."
Y de allí se lo llevan
triste y desamparado,
y por todo su cuerpo
lo golpean con saña.
Y grita: "¡Ay, ay, Querer!
El amor, ciertamente, se ha perdido
y he hecho como el loco sobre el puente".
Prosigue en su lamento
y llega ante la puerta
de Dolor, que le dice
para su desconsuelo:
"Loco, cabeza hueca,
¿por qué has entrado aquí
y qué es lo que querías?
Dímelo, por favor,
¿por qué estás tan maltrecho?".
Doliente le responde:
"En gran pena, en gran cuita y en gran yerro
me han puesto el corazón los maldicientes
y los falsos espías, que malogran
siempre la juventud y la alegría.
Ved cómo, con falsía,
me han derrotado, y creo
que ha de perderse todo
el que siga esta senda.
Porque soy como el junco,
que no tiene fruto, ni hojas, ni flor."
Dolor no consiente
que siga, por miedo
a perder su fuero,
y entonces lo empuja
con fuerza y desdén
fuera del castillo.
Y cierra las puertas
y se queda allí,
gritando con ansia:
"He perdido en tal modo mi saber,
que a duras penas sé dónde me encuentro,
ni sé de dónde vengo, adónde voy,
ni qué hago de día ni de noche,
porque me han traicionado en mi creencia."
Comentario y traducción de José María Micó

5 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Culmina cantando (se vale de versos que tal vez no sean propios, o sí? que lo han traicionado en su fe. Todo dicho. El amor como religión.

Juan Nadie dijo...

A mí, como al Marqués de Santillana, me gustan sobre todo este poema fragmentario y el de "Tots jorns aprench..."

carlos perrotti dijo...

No sé con cuál quedarme, pero como todo depende de los días, creo que con el que empieza "Pocas son, ciertamente, las que pueden..." y sí también con Asedio de Amor.

marian dijo...

Qué buena idea la del castillo y sus puertas.

Juan Nadie dijo...

Inspirada, creo, en el Roman de la Rose.