Michel Camilo & Tomatito - Spain Forever (2016)

domingo, 30 de marzo de 2014

Preciosa y el aire - Federico García Lorca - España


A Dámaso Alonso
Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene
por un anfibio sendero
de cristales y laureles.
El silencio sin estrellas,
huyendo del sonsonete,
cae donde el mar bate y canta
su noche llena de peces.
En los picos de la sierra
los carabineros duermen
guardando las blancas torres
donde viven los ingleses.
Y los gitanos del agua
levantan por distraerse,
glorietas de caracolas
y ramas de pino verde.

                *
Su luna de pergamino
Preciosa tocando viene.
Al verla se ha levantado
el viento que nunca duerme.
San Cristobalón desnudo,
lleno de lenguas celestes,
mira la niña tocando
una dulce gaita ausente.

Niña, deja que levante
tu vestido para verte.
Abre en mis dedos antiguos
la rosa azul de tu vientre.
       
Preciosa tira el pandero
y corre sin detenerse.
El viento-hombrón la persigue
con una espada caliente.

Frunce su rumor el mar.
Los olivos palidecen.
Cantan las flautas de umbría
y el liso gong de la nieve.

¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde!
¡Preciosa, corre, Preciosa!
¡Míralo por dónde viene!
Sátiro de estrellas bajas
con sus lenguas relucientes.

                *
Preciosa, llena de miedo,
entra en la casa que tiene
más arriba de los pinos,
el cónsul de los ingleses.

Asustados por los gritos
tres carabineros vienen,
sus negras capas ceñidas
y los gorros en las sienes.

El inglés da a la gitana
un vaso de tibia leche,
y una copa de ginebra
que Preciosa no se bebe.

Y mientras cuenta, llorando,
su aventura a aquella gente,
en las tejas de pizarra
el viento, furioso, muerde.
De Primer romancero gitano

viernes, 28 de marzo de 2014

Literatura y ciencia/ 5 - El número Pi - Wislawa Szymborska - Polonia


El número Pi es digno de admiración
tres coma uno cuatro uno
todas sus cifras siguientes también son iniciales
cinco nueve dos, porque nunca se termina.
No permite abarcarlo con la mirada seis cinco tres cinco
con un cálculo ocho nueve
con la imaginación siete nueve
o en broma tres dos tres, es decir, por comparación
cuatro seis con cualquier otra cosa
dos seis cuatro tres en el mundo.

La más larga serpiente después de varios metros se interrumpe.
Igualmente, aunque un poco más tarde, hacen las serpientes fabulosas.
El cortejo de cifras que forman el número Pi
no se detiene en el margen de un folio,
es capaz de prolongarse por la mesa, a través del aire,
a través del muro, de una hoja, del nido de un pájaro,
de las nubes, directamente al cielo
a través de la total hinchazón e inmensidad del cielo.

¡Oh qué corta es la cola del cometa, como la de un ratón!
¡Qué frágil el rayo de la estrella que se encorva en cualquier espacio!

Pero aquí dos tres quince trescientos noventa
mi número de teléfono la talla de tu camisa
año mil novecientos setenta y tres sexto piso
número de habitantes sesenta y cinco décimos
la medida de la cadera dos dedos la charada y el código
en la que mi ruiseñor vuela y canta
y pide un comportamiento tranquilo
también transcurren la tierra y el cielo
pero no el número Pi, éste no,
él es todavía un buen cinco
no es un ocho cualquiera
ni el último siete
metiendo prisa, oh, metiendo prisa a la perezosa eternidad
para la permanencia.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Literatura y jazz/ 22 - Sabiduría funk - Amiri Baraka (LeRoi Jones) - Estados Unidos


En tribus de 12 compases
como rayas
de esclavitud
sobre
nuestra bandera
de piel

Somos el blues
lo pasado lo ido
la energía el
frío los dientes de la sierra
caliente
el aroma que precede
a Blue Monk

Somos el blues
        nosotros mismos
        nuestro color
                               favorito

Donde hemos estado, medio aquí
        medio idos
Somos el blues
        nosotros mismos
        las actuales
        Guineas
        los Judíos
originales
los primeros
caucásicos

He ahí por qué somos el blues
                  nosotros mismos
                  he ahí por qué
                  somos la actual
                  canción

Tan oscura y trágica
            Tan vieja y mágica

He ahí por qué somos
         el Blues
         nosotros mismos
         colando el viento
a través de los árboles
         el blues nos deja
negra
la tierra
el sol
desapareciendo lentamente
pugnando el fuego
por alcanzar
nuestros corazones

& ahora negros de nuevo
estamos plenos de noche
con centelleantes ojos fijos

hacia abajo
como jets
para impulsar
ascensiones
en las tardes
he aquí por qué somos el blues
el tren silba
urge a través
de lo invisible
llegando redoblando
y gritando
he ahí por qué somos
el blues
& trabajo & canto &
cuentos heredados & esto
con espíritu
por eso es que somos
el blues
negro y viviente
& así nuestro espectáculo
nuestra película
nuestro aliento
somos luna
alma reflejada

He ahí por qué
nuestro espíritu
nos crea el blues

el blues
somos nosotros
Traducción de Carlos Bedoya
Blue Monk - Grabado en directo en el Carnegie Hall de Nueva York, el 29 de noviembre de 1957 
Thelonious Monk - Piano 
John Coltrane - Saxo tenor 
Ahmed Abdul-Malik - Contrabajo 
Shadow Wilson - Batería

lunes, 24 de marzo de 2014

Literatura satírica y burlesca/ 31 - El origen de los oficios - Voltaire - Francia


      Cuando el grande Prometeo
con su pericia extremada,
de mármol, según algunos,
hizo su preciosa estatua,
quedó tan enamorado
que con ella se casara:
y Pandora fue la madre
de toda la raza humana.
      Desde que ella pudo verse
y conocer la importancia
de su risita halagüeña,
su dulce hablar y su cara
trigueñita y seductora,
afectó que sólo amaba
a su esposo, y Prometeo
sólo pensaba en amarla;
primer marido, por tanto,
que asombrado vio poblada
de cuernos toda su frente.
      Marte visitó a esta maja.
El brillo de un dios, su casco
de oro, su guerrera planta,
su estilo marcial... en suma,
Marte la gozó, y deo gracias.
      El dios de la mar sabiendo
que el otro tuvo tal ganga,
busca a Pandora, y de amores
muy tiernamente le habla:
quien cede a Marte, no deja
a Neptuno con las ganas.
      El resplandeciente Febo
que los vio, tuvo esperanza
de ser también socorrido.
Preséntase, y ella nada
negar pudo al dios del día,
de los versos e ilustradas
bellas artes. Y Mercurio,
que es de la elocuencia el alma,
supo hablar, y parte tuvo.
      Vulcano, dios de las fraguas,
viene, y ella a los principios
le desprecia y lo maltrata;
mas, al fin, importunando,
consiguió también gozarla.
      Así sus hermosos años
Pandora alegre ocupara,
y se fastidió después
sin que supiera la causa;
mas cuando su primavera
una mujer así pasa,
jamás hará ya otra cosa.
En cuanto a los dioses, aman,
pero su amor dura poco;
y así, todos la gozaran,
y la dejaron al punto;
por lo que desesperada
a un sátiro corpulento
por postres metió en su cama.
      Ésta es la ascendencia noble
de todos y la prosapia,
siendo aquestos pasatiempos
origen de nuestra raza.
He aquí por qué diferimos
en espíritu, en hazañas,
en talentos, en pasiones,
en empleos y circunstancias.
El uno tuvo por padre
al cojo dios de las fraguas;
otro a Marte; otro a Neptuno;
y otro al sátiro; y la gracia
de descender tienen pocos
del dios de la luz preclara.
Así de nuestros parientes
todos los gustos pasaran
a su humana descendencia.
      Mas el oficio, que ufana
la bella Pandora tuvo,
es el más dulce, y agrada
tanto en París que lo honran
todos como cosa santa.
      Mas también llegará un día
en que cerrada la Caja,
el Amor y la Justicia
tendrán en el mundo morada.
Versión de Mauro Armiño

sábado, 22 de marzo de 2014

Literatura y jazz/ 21 - Ubi sunt?/ 2 - Persecución y asesinato de Billie Holiday - José María Álvarez - España


En noches de borrachera, lloraba su desventura,
su soledad en este infierno.
ALEJO CARPENTIER

Amor que en una soledad de perla
Veló el misterio de su aristocracia.
LEOPOLDO LUGONES
Dictes-moy où, n'en quel pays,
Está Marlene Dietrich, la mujer de oro,
Blue Lu Barker, Lizzie Miles,
Putas de satén y de altas horas,
Bessie Smith que incendiaba la muerte,
Tensa y magnífica,
En su nube de alcohol y marihuana?
Y nosotros que tanto las amamos?

Dónde está Edith Piaf,
Destrozada en un espejo de relámpagos,
Que al amor coronó sobre la miseria?
Nos acompañó tanto en noches tan sombrías.
Y dónde está "Ma" Rainey
La austera hija de Georgia
Que entonaba el blues como Villon debía recitar?
Pero y nosotros que tanto las amamos?

Judy Garland, su luz maravillosa
Que al apagarse cerró el tiempo de nuestra juventud,
María Callas, Concha Piquer, Zarah Leander,
Lil Green y la gran fiesta de los desesperados.
Y Billie Holiday, la doncella de los burdeles,
Que asesinaron en Nueva York?
Dónde están, oh noche soberana?
Pero y nosotros que tanto las amamos?

No, no preguntes esta noche
Dónde están, ni nunca,
Que estas palabras no turben tu corazón:
Y nosotros que tanto las amamos?

Poema claramente influenciado por François Villon.

All of me - Billie Holiday

viernes, 21 de marzo de 2014

Día Mundial de la Poesía / Oda a la Poesía - Pablo Neruda - Chile


Felicidades a los poetas y a sus lectores.

Como expresión profunda del espíritu humano, como arte universal, la poesía es una herramienta de diálogo y acercamiento. Al dar acceso a la expresión auténtica de una lengua, la difusión de la poesía contribuye al diálogo entre las culturas y al entendimiento mutuo. 

Oda a la Poesía

Cerca de cincuenta años
caminando
contigo, Poesía.
Al principio
me enredabas los pies
y caía de bruces
sobre la tierra oscura
o enterraba los ojos
en la charca
para ver las estrellas.
Más tarde te ceñiste
a mí con los dos brazos de la amante
y subiste
en mi sangre
como una enredadera.
Luego
te convertiste
en copa.

Hermoso
fue
ir derramándote sin consumirte,
ir entregando tu agua inagotable,
ir viendo que una gota
caía sobre un corazón quemado
y desde sus cenizas revivía.
Pero no me bastó tampoco.
Tanto anduve contigo
que te perdí el respeto.
Dejé de verte como
náyade vaporosa
te puse a trabajar de lavandera,
a vender pan en las panaderías,
a hilar con las sencillas tejedoras,
a golpear hierros en la metalurgia.
Y seguiste conmigo
andando por el mundo,
pero tú ya no eras
la florida
estatua de mi infancia.
Hablabas
ahora
con voz férrea.
Tus manos
fueron duras como piedras.
Tu corazón
fue un abundante
manantial de campanas,
elaboraste pan a manos llenas,
me ayudaste a no caer de bruces,
me buscaste
compañía,
no una mujer,
no un hombre,
sino miles, millones.
Juntos, Poesía,
fuimos
al combate, a la huelga,
al desfile, a los puertos,
a la mina,
y me reí cuando saliste
con la frente manchada de carbón
o coronada de aserrín fragante
de los aserraderos.
Ya no dormíamos en los caminos.
Nos esperaban grupos
de obreros con camisas
recién lavadas y banderas rojas.

Y tú, Poesía,
antes tan desdichadamente tímida,
a la cabeza
fuiste
y todos
se acostumbraron a tu vestidura
de estrella cotidiana,
porque aunque algún relámpago delató tu familia
cumpliste tu tarea,
tu paso entre los pasos de los hombres.
Yo te pedí que fueras
utilitaria y útil,
como metal o harina,
dispuesta a ser arado,
herramienta,
pan y vino,
dispuesta, Poesía,
a luchar cuerpo a cuerpo
y a caer desangrándote.

Y ahora,
Poesía,
gracias, esposa,
hermana o madre
o novia,
gracias, ola marina,
azahar y bandera,
motor de música,
largo pétalo de oro,
campana submarina,
granero
inextinguible,
gracias,
tierra de cada uno
de mis días,
vapor celeste y sangre
de mis años,
porque me acompañaste
desde la más enrarecida altura
hasta la simple mesa
de los pobres,
porque pusiste en mi alma
sabor ferruginoso
y fuego frío,
porque me levantaste
hasta la altura insigne
de los hombres comunes,
Poesía,
porque contigo
mientras me fui gastando
tú continuaste
desarrollando tu frescura firme,
tu ímpetu cristalino,
como si el tiempo
que poco a poco me convierte en tierra
fuera a dejar corriendo eternamente
las aguas de mi canto.
Oda a la Poesía en la voz de Pablo Neruda

jueves, 20 de marzo de 2014

Em dius que el nostre amor / El vell - Joan Vergès - España


Em dius que el nostre amor

Em dius que el nostre amor
va ser com un infant;
que dónes el teu cor
als dies que vindran,
perdut i sense nord,
mirall de coses belles.
Em dius que el nostre amor
s'acaba a les estrelles.

Em dius que el nostre amor
només era el primer,
que un altre braç més fort
t'abraçarà més bé.
A punt de ser record,
claror de flor collida,
em dius que el nostre amor
no sap trobar la vida.

Em dius que plori
si vull plorar?
Em dius que mori
fins a demà?
No pots comprendre
com el dolor
dura per sempre
si es fa cançó.

Em dius que el nostre amor
era un ocell ferit:
tremola en el teu cor,
somia en el meu pit.
Amiga de la mort,
camí de vela blanca,
la llum del nostre amor
és una flor que es tanca.


Me dices que nuestro amor

Me dices que nuestro amor
fue como un niño;
que das tu corazón
a los días que vendrán,
perdido y sin norte,
espejo de cosas bellas.
Me dices que nuestro amor
acaba en las estrellas.

Me dices que nuestro amor
sólo era el primero,
que otro brazo más fuerte
te abrazará mejor.
A punto de ser recuerdo,
claridad de flor cogida,
me dices que nuestro amor
no sabe encontrar la vida.

¿Me dices que llore,
si quiero llorar?
¿me dices que muera
hasta mañana?
No puedes comprender
cómo el dolor
dura para siempre
si se hace canción.

Me dices que nuestro amor
era un pájaro herido:
tiembla en tu corazón,
sueña en mi pecho.
Amiga de la muerte,
camino de vela blanca,
la luz de nuestro amor
es una flor que se cierra.

Em dius que el nostre amor (J. Vergès - T. Soler) - Maria del Mar Bonet 
Guitarra y segunda voz: Borja Penalba

El vell

Fa temps que estic afònic
i em surt aquesta veu
feble com un alè
i parlo a batzegades fatigoses.
Faig bullir a l'estufeta
herbes medicinals
receptes d'herbolari
que es tornen aire pur
quan enyoro els teus ulls
i la pau de l'atzur
al racó de la meva malura.



Fa temps que em canso
he tret dels mals endreços
records i ombres fidels
i surto a prendre el sol
de la plaça tranquil·la.



Si aquesta lletra et sembla poc florida
no hi vegis cap senyal
de poc amor
t'escric en sabatilles
i ja no em queda honor
i em perdo per obscures melangies.


El viejo

Hace tiempo que estoy afónico
y me sale esta voz
débil como un aliento
y hablo a fatigosas sacudidas.
Hago hervir en el hornillo
hierbas medicinales
recetas de herbolario
que se convierten en aire puro
pero añoro tus ojos
y la paz del azul
en el rincón de mi enfermedad.

Me canso desde hace tiempo
he rescatado del desván
recuerdos y sombras fieles
y salgo a tomar el sol
de la plaza tranquila.

Si esta carta te parece poco florida
no creas que es señal
de poco amor
te escribo en zapatillas
ya no me queda honor
y me pierdo en oscuras melancolías
Joan Vergès

El vell (J. Vergès - J. M. Serrat / A. Ros-Marbà) - Joan Manuel Serrat

    El poeta Joan Vergès, médico cirujano de profesión, homeópata y psiquiatra, falleció el 24 de febrero en Barcelona, a punto de cunplir 86 años. Descanse.
    Tal vez no haya sido suficientemente valorado, pero es uno de los poetas que más han musicado los artistas catalanes: Toti Soler, Maria del Mar Bonet, Quimi Portet, Ovidi Montllor, Joan Manuel Serrat... han cantado a Vergès.
    Tuvo la ocurrencia de morirse el mismo día en que la Institució de les Lletres Catalanes le había organizado un homenaje. Estos poetas...

martes, 18 de marzo de 2014

César Vallejo - Antonio Lucas / Salón de pasos perdidos - Elena Medel - España


No hay sílaba de indio más quebrada.
No cabe en la mano tanta tristeza, ni en jueves.
No puedes oírme, pero yo te digo.
No puedes oírme aunque te escriba a gritos,
del revés, crucificado,
o deje caer en punta, sobre fieras cúpulas de orden,
una forma azul de corazón, un pan recién nacido.

*
Ignora el pájaro tu pecho forjado en la ternura,
el linaje de tu frente con querencias a la noche.
Ignora el fulgor del cáliz tu cadáver de pobre con corbata.
El miedo ignora que su sangre fue antes lágrima en tus venas.

*
Quisiera para tu gloria la ciencia prieta de una rosa.
Quisiera para esta tarde el álgebra de tu extravío.
Quisiera el amor sin dinamita...
pero más allá y más cerca de cuanto la luz esconde,
quisiera en el surco de tu nombre, y en tu costado mestizo,
y en tu estatura con hambre, fundar una hermandad oscura
como la carta astral de los naufragios.
De Los Mundos contrarios
Antonio Lucas

La tecnología carece de autoestima: 
hierve con las preguntas, 
le inquietan las señales 
un par de ventanas más al norte. 
  
Igual tu nombre, que borra las vocales 
y no impide el divorcio de nuestras maletas. 
Una estación, aperitivo, cinco días. 
  
Con las muñecas rotas 
te estoy diciendo adiós. 
De Vacaciones
Elena Medel

    Uno de los premios más prestigiosos de la poesía en castellano es el que concede cada año la Fundación Loewe. Este año -XXVI edición- el Premio de Poesía recayó en Antonio Lucas por su poemario Los desengaños, y el Premio a la Creación Joven fue para Elena Medel por su obra Chatterton. Los galardones llevan aparejados la publicación de los libros por la prestigiosísima editorial Visor.
    El jurado, presidido por Víctor García de la Concha, señaló que los galardonados representan muy bien, cada cual a su modo, algunos de los caminos que está siguiendo la poesía más joven hoy en España: amor a la palabra, temor a la realidad y contradicciones solventes.

  Antonio Lucas, además de poeta, es redactor de cultura y columnista del diario El Mundo. Elena Medel escribe en El País y colabora con la Cadena SER.

domingo, 16 de marzo de 2014

Poesía del vino/ 17 - Himno a las virtudes del vino - Liu Ling - China


Había un señor llamado Gran Personaje
para quien Cielo y Tierra no eran más que
una mañana de su vida,
una miríada de tiempo,
apenas un instante,
el sol y la luna,
una puerta y una ventana a sus ojos,
las ocho direcciones, la frontera del país y
viajaba por doquier sin dejar huellas ni rastro,
sin tener domicilio fijo, ni choza, ni habitación,
por cortinas el cielo, por mantas la tierra,
él vagaba por todos lados según sus ganas.
Cuando descansaba sostenía un vaso y
cuando andaba llevaba una botella,
que el vino, y sólo el vino, tenía como pertenencias,
¡qué le importaba a él el resto!

Y había un noble, un tal Gran Duque Importante y
un erudito retirado, el Señor Me lo Sé Todo,
quienes escucharon rumores
del comportamiento de nuestro héroe
y se acercaron a él para discutir
acerca de esto y de aquello.
Sacudiendo sus mangas y llenando su pecho
con miradas fulminantes y dientes apretados
estuvieron dando cátedra
acerca de los ritos y las leyes y
qué sí y que no, bueno y malo,
se levantaban como picas.

A todo esto el Gran Personaje
tomó su jarra llena hasta el cuello
y se bebió todas las líneas,
sacudió su barba,
se reclinó contra un tronco y
estiró sus piernas,
apoyó su cabeza en una madera y
cómodo con su trapos,
sin pensar siquiera, sin ninguna ansiedad,
su felicidad suave e inalterable,
ora totalmente perplejo por el vino
ora apenas atento,
escuchaba en calma el rugir del trueno,
o fijaba su mirada sin ver
en la gran cabeza del sabelotodo.
El frío o el calor no le afectan,
de ganancias o deseos no padece tirones,
mira hacia las cosas mundanas, con todos sus enredos,
como si pasaran hojitas flotando por el río,
con sus dos lugartenientes
esperando respuestas a su lado
él contempla cómo las tijeretas vuelan,
sus ires y venires...

viernes, 14 de marzo de 2014

Fragmentos de 1984 - George Orwell - Gran Bretaña


1
    [...] El Ministerio de la Verdad -que en neolengua se le llamaba el Miniver- era diferente, hasta un extremo asombroso, de cualquier otro objeto que se presentara a la vista. Era una enorme estructura piramidal de cemento armado blanco y reluciente, que se elevaba terraza tras terraza, a unos trescientos metros en el aire. Desde donde Winston se hallaba, podían leerse, adheridos sobre su blanca fachada en letras de elegante forma, las tres consignas del Partido:

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

   Se decía que el Ministerio de la Verdad tenía tres mil habitaciones sobre el nivel del suelo y las correspondientes ramificaciones en el subsuelo. En Londres sólo había otros tres edificios del mismo aspecto y tamaño. Éstos aplastaban de tal manera la arquitectura de los alrededores que desde el techo de las Casas de la Victoria se podían distinguir, a la vez, los cuatro edificios. En ellos estaban instalados los cuatro Ministerios entre los cuales se dividía todo el sistema gubernamental. El Ministerio de la Verdad, que se dedicaba a las noticias, a los espectáculos, la educación y las bellas artes. El Ministerio de la Paz, para los asuntos de guerra. El Ministerio del Amor, encargado de mantener la ley y el orden. Y el Ministerio de la Abundancia, al que correspondían los asuntos económicos. Sus nombres, en neolengua: Miniver, Minipax, Minimor y Minindancia. [...]

   El odio alcanzó su punto de máxima exaltación. La voz de Goldstein se había convertido en un auténtico balido ovejuno. Y su rostro, que había llegado a ser el de una oveja, se transformó en la cara de un soldado de Eurasia, el cual parecía avanzar, enorme y terrible, sobre los espectadores disparando atronadoramente su fusil ametralladora. Enteramente parecía salirse de la pantalla, hasta tal punto, que muchos de los presentes se echaban hacia atrás en sus asientos. Pero en el mismo instante, produciendo con ello un hondo suspiro de alivio en todos, la amenazadora figura se fundía para que surgiera en su lugar el rostro del Gran Hermano, con su negra cabellera y sus grandes bigotes negros, un rostro rebosante de poder y de misteriosa calma y tan grande que llenaba casi la pantalla. Nadie oía lo que el gran camarada estaba diciendo. Eran sólo unas cuantas palabras para animarlos, esas palabras que suelen decirse a las tropas en cualquier batalla, y que no es preciso entenderlas una por una, sino que infunden confianza por el simple hecho de ser pronunciadas. Entonces, desapareció a su vez la monumental cara del Gran Hermano y en su lugar aparecieron los tres slogans del Partido en grandes letras:

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA
[...]

2
    [...] Abajo, en la calle, el viento seguía agitando el cartel donde la palabra Ingsoc aparecía y desaparecía. Ingsoc. Los principios sagrados de Ingsoc. Neolengua, doblepensar, mutabilidad del pasado. A Winston le parecía estar recorriendo las selvas submarinas, perdido en un mundo monstruoso cuyo monstruo era él mismo. Estaba solo. El pasado había muerto, el futuro era inimaginable. ¿Qué certidumbre podía tener él de que ni un solo ser humano estaba de su parte? Y ¿cómo iba a saber si el dominio del Partido no duraría siempre? Como respuesta, los tres slogans sobre la blanca fachada del Ministerio de la Verdad, le recordaron que:

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA
[...]

8
  [...] Por fin, consiguió evocar la imagen de O'Brien. "Nos encontraremos en el sitio donde no hay oscuridad", le había dicho O'Brien en el sueño. Winston sabía lo que esto significaba, o se figuraba saberlo. El lugar donde no hay oscuridad era el futuro imaginado, que nunca se vería; pero, por adivinación, podría uno participar en él místicamente. Con la voz de la telepantalla zumbándole en los oídos no podía pensar con ilación. Se puso un cigarrillo en la boca. La mitad del tabaco se le cayó en la lengua, un polvillo amargo que luego no se podía escupir. El rostro del Gran Hermano flotaba en su mente desplazando al de O'Brien. Lo mismo que había hecho unos día antes, se sacó una moneda del bolsillo y la contempló. El rostro le miraba pesado, tranquilo, protector. Pero, ¿qué clase de sonrisa se escondía bajo el oscuro bigote? Las palabras de las consignas martilleaban el cerebro de Winston:

LA GUERRA ES LA PAZ
LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD
LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

miércoles, 12 de marzo de 2014

Campoo - Julio Montes - España


A Constantino Calderón
    Me detengo ante ti, valle magnífico,
con el rostro parado a contemplarte.
Me domina tu ser. Tú me engrandeces
las órbitas mirando tus alcances;
no espacios que terminan en sus límites:
más allá, más acá; sino la imagen
interior, viva ley de tu destino.
Tú retienes las más vivas señales
del origen capital de Iberia toda,
raíces de sus tierras y sus mares.

    Te llamaron Campoo: sitio, meta
que desea el que arriba desde lejos.
Aliviaban su sed los que te hallaron,
y olvidaron en ti su largo miedo,
perseguidos, huyendo;  previsores
de asentar un futuro propio, cierto.
En ti yacen los siglos enterrados;
lo saben, tristemente, con silencio.
A ti deben venir a preguntarte
los hispanos que sepan ser auténticos.

    La Piel de Toro ibérica crujió
distensa en tierra fuerte y roca viva,
paisaje recio, cumbres, y horizontes
que funden cielo y mar y lejanía.
    Y Aquel que quiso hacer que España fuera
bizarra, fin del mundo, y escogida
por madre rica en pueblos de su entraña,
en ti, Campoo, puso el agua viva
que nace a tres vertientes en Tresmares,
lustral bautismo, unión de geografías.

    No extraña que tus cielos sueñen naves
de quillas atrevidas, rutas largas.
Tú produces las fuentes de los mares;
y el navío más grande es Peñalabra,
que está también en ti, crestón al viento,
y pupila guerrera de Cantabria.

    Cantábrico, tu mar; tu río, el Ebro;
enseñas al Pisuerga ruta atlántica.
Y las llaves, las riendas, el solar,
tú los guardas, que en ti comienza España.
    Comienza en ti la Historia, recia y única.
Carácter, quijotismo, ruedo ibérico.
Lo da tu geografía, necesario
camino, singladura de los pueblos.
    El habitat humano subsitía
buscando las alturas. Por milenios,
-muchos antes que Tarsis o que Gades-
se debe conceder asentamiento
a tus tierras, Campoo.
                              Más arriba,
tan sólo suben águilas o vientos.
De Cármina. Antología I
Julio Montes

    Dicen que de bien nacido es sentirse orgulloso de su tierra y agradecido por haber nacido en ella. Uno no sabe muy bien qué actitud adoptar, porque lo que le transmite su tierra es un sentimiento bastante acusado de amor-odio. Pero es la suya y no hay tu tía, de modo que ustedes disculpen.

lunes, 10 de marzo de 2014

Literatura y ciencia/ 4 - Lágrima de negra - António Gedeão (Rómulo Vasco da Gama de Carvalho) - Portugal


Lágrima de preta

Encontrei uma preta
que estava a chorar,
pedi-lhe uma lágrima
para a analisar.

Recolhi a lágrima
com todo o cuidado
num tubo de ensaio
bem esterilizado.

Olhei-a de um lado,
do outro e de frente:
tinha um ar de gota
muito transparente.

Mandei vir os ácidos,
as bases e os sais,
as drogas usadas
em casos que tais.

Ensaiei a frio,
experimentei ao lume,
de todas as vezes
deu-me o que é costume:

Nem sinais de negro,
nem vestígios de ódio.
Água (quase tudo)
e cloreto de sódio.


Lágrima de negra

Encontré una negrita
que estaba llorando
y le pedí una lágrima
para analizarla.

Recogí la lágrima
con mucho cuidado
en un tubo de ensayo
esterilizado.

Miré de un lado,
de otro y de frente
y me pareció una gota
muy transparente.

Encargué los ácidos,
las bases y sales,
agentes usados
en asuntos tales.

Ensayé en frío,
también en caliente,
y todas las veces
hallé lo de siempre:

No hay rastro de negro,
ni signos de odio.
Agua (casi todo)
y cloruro de sodio.

sábado, 8 de marzo de 2014

Literatura y ciencia/ 3 - Oda a los números - Pablo Neruda - Chile

Numbers in Colors - Jasper Johns, 1958Qué sed
de saber cuánto!
Qué hambre
de saber
cuántas
estrellas tiene el cielo!

Nos pasamos
la infancia
contando piedras, plantas,
dedos, arenas, dientes,
la juventud contando
pétalos, cabelleras.
Contamos
los colores, los años,
las vidas y los besos,
en el campo
los bueyes, en el mar
las olas. Los navíos
se hicieron cifras que se fecundaban.
Los números parían.
Las ciudades
eran miles, millones,
el trigo centenares
de unidades que adentro
tenían otros números pequeños,
más pequeños que un grano.
El tiempo se hizo número.
La luz fue numerada
y por más que corrió con el sonido
fue su velocidad un 37.
Nos rodearon los números.
Cerrábamos la puerta,
de noche, fatigados,
llegaba un 800,
por debajo,
hasta entrar con nosotros en la cama,
y en el sueño
los 4000 y los 77
picándonos la frente
con sus martillos o sus alicates.
Los 5
agregándose
hasta entrar en el mar o en el delirio,
hasta que el sol saluda con su cero
y nos vamos corriendo
a la oficina,
al taller,
a la fábrica,
a comenzar de nuevo el infinito
número 1 de cada día.

Tuvimos, hombre, tiempo
para que nuestra sed
fuera saciándose,
el ancestral deseo
de enumerar las cosas
y sumarlas,
de reducirlas hasta
hacerlas polvo,
arenales de números.
Fuimos
empapelando el mundo
con números y nombres,
pero
las cosas existían,
se fugaban
del número,
enloquecían en sus cantidades,
se evaporaban
dejando
su olor o su recuerdo
y se quedaban los números vacíos.

Por eso,
para ti
quiero las cosas.
Los números
que se vayan a la cárcel,
que se muevan
en columnas cerradas
procreando
hasta darnos la suma
de la totalidad de infinito.
Para ti sólo quiero
que aquellos
números del camino
te defiendan
y que tú los defiendas.
La cifra semanal de tu salario
se desarrolle hasta cubrir tu pecho.
Y del número 2 en que se enlazan
tu cuerpo y el de la mujer amada
salgan los ojos pares de tus hijos
a contar otra vez
las antiguas estrellas
y las innumerables
espigas
que llenarán la tierra transformada.
Pablo Neruda
___________________________________
Seguimos recuperando entradas para la serie.

jueves, 6 de marzo de 2014

La canción del croupier del Mississippi - Leopoldo María Panero - España


«Fifteen men on the Dead Man's Chest.
Yahoo! And a bottle of rum!»
Canción pirata
Fumo mucho. Demasiado.
Fumo para frotar el tiempo y a veces oigo la radio,
y oigo pasar la vida como quien pone la radio.
Fumo mucho. En el cenicero hay
ideas y poemas y voces
de amigos que no tengo. Y tengo
la boca llena de sangre,
y sangre que sale de las grietas de mi cráneo
y toda mi alma sabe a sangre,
sangre fresca no sé si de cerdo o de hombre que soy,
en toda mi alma acuchillada por mujeres y niños
que se mueven ingenuos, torpes, en
esta vida que ya sé.
Me palpo el pecho de pronto, nervioso,
y no siento un corazón. No hay,
no existe en nadie esa cosa que llaman corazón
sino quizá en el alcohol, en esa
sangre que yo bebo y que es la sangre de Cristo,
la única sangre en este mundo que no existe
que es como el mal programado, o
como fábrica de vida o un sastre
que ha olvidado quién es y sigue viviendo, o
quizá el reloj y las horas pasan.
Me palpo, nervioso, los ojos y los pies y el dedo gordo
de la mano lo meto en el ojo, y estoy sucio
y mi vida oliendo.
Y sueño que he vivido y que me llamo de algún modo
y que este cuento es cierto, este
absurdo que delatan mis ojos,
este delirio en Veracruz, y que este
país es cierto este lugar parecido al Infierno,
que llaman España, he oído
a los muertos que el Infierno
es mejor que esto y se parece más.
Me digo que soy Pessoa, como Pessoa era Álvaro de Campos,
me digo que estar borracho es no estarlo
toda la vida, es
estar borracho de vida y no de muerte,
es una sangre distinta de esa otra
espesa que se cuela por los tejados y por las paredes
y los agujeros de la vida.
Y es que no hay otra comunión
ni otro espasmo que este del vino
y ningún otro sexo ni mujer
que el vaso de alcohol besándome los labios
que este vaso de alcohol que llevo en el
cerebro, en los pies, en la sangre.
Que este vaso de vino oscuro o blanco,
de ginebra o de ron o lo que sea
—ginebra y cerveza, por ejemplo—
que es como la infancia, y no es
huida, ni evasión, ni sueño
sino la única vida real y todo lo posible
y agarro de nuevo la copa como el cuello de la vida y cuento
a algún ser que es probable que esté
ahí la vida de los dioses
y unos días soy Caín, y otros
un jugador de poker que bebe whisky perfectamente y otros
un cazador de dotes que por otra parte he sido
pero lo mío es como en «Dulce pájaro de juventud»
un cazador de dotes hermoso y alcohólico, y otros días,
un asesino tímido y psicótico, y otros
alguien que ha muerto quién sabe hace cuánto,
en qué ciudad, entre marineros ebrios. Algunos me
recuerdan, dicen
con la copa en la mano, hablando mucho,
hablando para poder existir de que
no hay nada mejor que decirse
a sí mismo una proposición de Wittgenstein mientras sube
la marea del vino en la sangre y el alma.
O bien alguien perdido en las galerías del espejo
buscando a su Novia. Y otras veces
soy Abel que tiene un plan perfecto
para rescatar la vida y restaurar a los hombres
y también a veces lloro por no ser un esclavo
negro en el sur, llorando
entre las plantaciones!
Es tan bella la ruina, tan profunda
sé todos sus colores y es
como una sinfonía la música del acabamiento,
como música que tocan en el más allá,
y ya no tengo sangre en las venas, sino alcohol,
tengo sangre en los ojos de borracho
y el alma invadida de sangre como de una vomitona,
y vomito el alma por las mañanas,
después de pasar toda la noche jurando
frente a una muñeca de goma que existe Dios.
Escribir en España no es llorar, es beber,
es beber la rabia del que no se resigna
a morir en las esquinas, es beber y mal
decir, blasfemar contra España
contra este país sin dioses pero con
estatuas de dioses, es
beber en la iglesia con música de órgano
es caerse borracho en los recitales y manchas de vino
tinto y sangre «Le livre des masques» de Rémy de Gourmont
caerse húmedo babeante y tonto y
derrumbarse como un árbol ante los farolillos
de esta verbena cultural. Escribir en España es tener
hasta el borde en la sangre este alcohol de locura que ya
no justifica nada ni nadie, ninguna sombra
de las que allí había al principio.
Y decir al morir, cuando tenga
ya en la boca y cabeza la baba del suicidio
gritarle a las sombras, a las tantas que hay y fantasmas
en este paraíso para espectros
y también a los ciervos que he visto en el bosque,
y a los pájaros y a los lobos en la calle y
acechando en las esquinas

«Fifteen men on the Dead Man's Chest
Fifteen men on the Dead Man's Chest
Yahoo! And a bottle of rum!»

Leopoldo María Panero

    Leopoldo María Panero, extraordinario y desdichado poeta, hijo y hermano de poetas, acaba de fallecer en la Unidad Clínica y de Rehabilitación del Hospital Juan Carlos I de Las Palmas de Gran Canaria. Descanse.

Jaime Chávarri habla de El desencanto (1976) 36 años después

El último poeta maldito
Leopoldo María Panero
No se suicidó

miércoles, 5 de marzo de 2014

Literatura y ciencia/ 2 - La Energía - Andrés Neuman - Argentina-España


“Con el razonamiento puro nos formamos
una imagen sublime de este mundo”;
eso escribió Max Planck, genio inocente.
¿Pero acaso hay razones sin afecto,
pureza sin caprichos,
imagen sin temblores?
Lo curioso es que el físico en su ensayo
la primera palabra que pronuncia
no es evidencia, ley ni hecho:
la primera palabra es entusiasmo.
(Cuando nombro tu cuerpo
no es la urdimbre de músculos radiantes,
de sangre revoltosa y de nervios veloces
lo que digo, artesana; aunque también
la física intervenga en la manera
que tenemos de hablarnos al oído:
la energía del nombre se transmite,
el tacto cobra fuerza y aumenta lo probable.)
Y a ti, Max Planck, que amabas la entropía,
¿qué misterioso impulso de poleas
te empujó a cruzar cartas con un tal señor Sommerfeld
y a intercambiar poemitas como aquel de la flor
que corona tu libro sobre ciencia?


"En mi sentir, la ciencia y la literatura jamás se han opuesto. Sino que, al contrario, resultan admirablemente paralelas en su objetivo (el conocimiento del mundo) y complementarias en sus métodos (la emoción de la regla en el pensamiento científico, las reglas de las emociones en el pensamiento literario). Cualquiera que haya hojeado un manual de física contemporánea, por ejemplo, no habrá dejado de admirarse por el espesor de metáforas, imágenes y neologismos que contienen sus textos. Igual que hace la poesía, la ciencia y sus diferentes ramas se valen del asombro para obtener un sentido y poner algún orden en el caos cotidiano. La ley de la gravedad, por sí sola, encierra la evidencia simple y misteriosa que vive persiguiendo la poesía con su mirada: una roja manzana cae, alguien acierta a describir su vuelo instantáneo y así recomienza la historia de la eterna curiosidad humana, la emoción de ver y no entender del todo qué vemos."

Amén, amigo Neuman.

____________________________________

Recuperamos esta entrada para la serie.

lunes, 3 de marzo de 2014

La vida privada de Jordi Hurtado - Jordi Corominas i Julián - España


Gatopardo, que no deja de enredar, me pone a prueba y me pide un poema sobre el Imserso. ¿Qué tal éste? Aunque es verdad que tangencialmente (o no tanto), este poema menciona a la institución.

Jordi Hurtado no ha muerto,
lo encontré de vacaciones bronceando
A Jim Morrison en Marina d’Or.

Aprovechaban su palidez para trazar
en la tumbona mapas de leyenda urbana,
acertijos de la desaparición,
pábulo en la jerigonza, tramas en el sepulcro
donde los gusanos sucumben huelgas de hambre.

Son los verdugos del balneario, organizan cursos
y autos- da- fé para el imserso, atusan su mito
Con el fuego de la barbacoa dominical
en el andamio de la ciudad sin nombre, cenizas,
plástico indocumentado de la corrupción.

Su despedida es un billete para vuestra especulación,
dinamitan certificados de defunción, artificio de cotilleo,
Venus grotesca del aburrimiento.

Ambos comercian con vuestra autopsia,
vida que con tanta descarga extravió sus episodios.

Jordi Hurtado no ha muerto,
lo encontré de vacaciones bronceando
a Jim Morrison en Marina d’Or.
De Oceanografías

Lunes / Cosas de uno - Mario Benedetti - Uruguay


Dedicado a Gatopardo, que me lanzó el reto de encontrar poemas que aúnan poesía y contabilidad.

Lunes

Volvió el noble trabajo
pucha qué triste
que nos brinda el pan nuestro
pucha qué triste
me meto en el atraso
hastacuandodiosmío
como un viejo tornillo
como cualquier gusano
me meto en el atraso
y el atraso me asfixia,
dos veinte, cinco quince,
me aplasta, me golpea,
once setenta, mil
trescientos veintiuno,
se me perdió una cifra
estaba aquí y ahora
tres falsos contrasientos
gotean de mi bolsillo

alguien llama alguien manda
pucha qué triste
alguien
se metió en el atraso
desordenó las pistas
y en cada diferencia
añadió tres centésimos.

Volvió el noble trabajo
aleluya
qué peste
faltan para el domingo
como siete semanas.


Cosas de uno

Yo digo ¿no?
esta mano
que escribe mil doscientos
y transporte
y Enero
y saldo en caja
que balancea el secante
y da vuelta la hoja
esta mano crispada en el apuro
porque se viene el plazo
y no hay tu tía
que suma cifras de otros
cheques de otros
que verdaderamente pertenece a otros
yo digo ¿no?
esta mano
¿qué carajo tiene que ver conmigo?
De Poemas de la oficina

sábado, 1 de marzo de 2014

Literatura y ciencia/ 1 - El Corazón - Andrés Neuman - Argentina-España

Fractal 'Curva de Koch' o 'Copo de nieve'
Existe en matemáticas
una curva distinta a la que algunos,
los que nunca han dudado,
llaman curva de Koch.
Los perplejos en cambio han preferido
denominarla así: Copo de Nieve.
Se comporta esta curva fascinante
multiplicando siempre su tamaño
por cuatro tercios y hacia el interior,
llegando, de tan densa, al infinito
sin rebasar su área diminuta.
Artesana,
también así te creces muy adentro:
habitándome lenta,
quedándote con todo, sin forzarlo,
este pequeño corazón hermético.

Andrés Neuman, argentino afincado en Granada desde hace años, obtuvo recientemente el "Premio Alfaguara de Novela" en su duodécima edición.
_____________________________________
Esta entrada estaba en el blog desde hacía tiempo. La recuperamos para la serie que comienza hoy.