Michel Camilo & Tomatito - Spain Forever (2016)

martes, 29 de marzo de 2011

Los mirlos - Alberto Blanco - México

Mirlos y Bamboo - Astrid Stocker Flores
El canto de los mirlos
compuesto en la quietud
es como un pensamiento.

Por momentos parece crecer
para luego concentrarse
en su puntual irradiación.

Si se le presta atención
cada pétalo de sonido
convoca a su contrario.

Se diría que este silbido
es tan sólo la mitad
de una canción inaudita.

Esta ignorancia nos deja
con la clara sensación
de que los mirlos platican?

O bien que hay un secreto:
el genio de los mirlos
canta siempre por parejas.


Blackbird  (Paul McCartney - The Beatles) - Sarah McLachlan

Se dice que el mirlo silba, toca la flauta, llama o charla. Canta de marzo a junio, a veces hasta principios de julio. El macho puede cantar a cualquier hora del día, pero el amanecer y el atardecer son los momentos en que los cánticos son más intensos. El canto del mirlo está considerado como uno de los más bellos cantos de las aves de Europa. La riqueza de su repertorio, sus variaciones melódicas y la capacidad de improvisar distinguen al mirlo europeo de la mayoría de las demás aves. Wikipedia

domingo, 27 de marzo de 2011

Haikus/6 - Masaoka Shiki - Japón

Ando Hiroshige
La desolación del invierno;
Atravesando una pequeña aldea,
Ladra un perro.

La primera nevada;
Al otro lado del mar,
¿Qué montañas son aquéllas?


Retiro invernal;
Hay algo que me gustaría preguntar
A Sakyamuni.

Crisantemos marchitos;
Calcetines secándose en la cerca;
Un día de sol.


Sin hacer nada
La babosa de mar ha vivido
Dieciocho mil años.

viernes, 25 de marzo de 2011

Conversación con el inspector fiscal sobre poesía - Vladimir Maiakovski - Rusia

Alexandr RodchenkoCiudadano inspector,
perdone la molestia.
Gracias,
no se preocupe,
me quedaré de pie.
Quiero tratar
un asunto bastante delicado:
qué sitio ha de ocupar
el poeta
en las filas obreras.
Igual que los que tienen
tiendas y terrenos
también yo debo pagar
impuestos.
Usted me pide
quinientos al semestre
más veinticinco
por no declarar a tiempo.
Mi trabajo
es igual
a cualquier otro.
Mire
cuántas pérdidas,
cuántos gastos
invierto en materiales.
Usted sabe
naturalmente
eso que llaman rima.
Si la primera línea
termina en "ajo"
entonces, la tercera,
repitiendo las sílabas
debe poner
algo así
como "cascajo".
Si utilizo su lenguaje
la rima es un cheque,
hay que cobrarlo alternando los versos
y buscas
con detalle sufijos y prefijos
en el cofre vacío
de las declinaciones,
de las conjugaciones.
Coges una palabra
y quieres meterla en la estrofa
pero si no entra
y aprietas,
se rompe.
Ciudadano inspector:
le juro
que el poeta paga caras
las palabras.
Hablando mi lenguaje
la rima es un barril
de dinamita,
y la estrofa es la mecha.
La estrofa se consume,
y estalla la rima,
y por el aire y la ciudad
la estrofa
vuela.
¿Dónde hallar,
y a qué precio,
rimas que estallen
y de golpe maten?
Quizá sólo sean
cinco las rimas
increíbles
y sin estrenar, perdidas
más allá
de Venezuela.
Me voy a buscarlas,
haga frío, haga calor,
atado por anticipos, préstamos y deudas.
Ciudadano,
tenga en cuenta
el pago de los viajes.
La poesía
toda
es un viaje a lo desconocido.
La poesía
es como la extracción del radio
-Un año de trabajo
para sacar un gramo.
Sacar una sola palabra
entre miles de toneladas
de materia prima verbal.
Pero ¡qué ardiente
el calor de estas palabras
comparado
con la humeante
palabra bruta!
Esas palabras
mueven
millares de años,
millares de corazones.
Claro
que hay poetas
de distinta calidad.
Muchos
de hábil mano,
como prestidigitador,
sueltan estrofas de la boca,
suyas y de otros.
Y para qué hablar
de los castrados líricos.
Meten un verso ajeno
y están felices.
Eso es
robo y despilfarro
uno más entre los que azotan el país.
Esos
versos y odas
aplaudidos
hasta la saciedad
entrarán en la historia
como gastos accesorios
de lo hecho
por dos o tres buenos versos
de nosotros.
Muchos kilos de sal
habrás de comer
como suele decirse,
y fumar cien cigarrillos
hasta
sacar
la palabra preciosa
de las honduras artesianas
de la humanidad.
Rebaje por eso
los impuestos,
quítele
una rueda
a los ceros.
Uno noventa
cuestan cien cigarrillos.
Uno sesenta
la arroba de sal.
Demasiadas preguntas
su formulario tiene:
Ha viajado
o no ha viajado?
Y si le respondo
que en estos quince años
he reventado
decenas de Pegasos,
¿qué?
Póngase usted
en mi sitio,
piense en el servicio
y propiedades.
¿Qué ha de contestarme
si le digo que soy
caudillo popular
y al mismo tiempo
trabajo a su servicio?
La clase obrera
vibra en nuestras palabras,
somos proletarios
motores de la pluma.
La máquina
del alma
se gasta con los años.
Dicen entonces:
estás gastado,
fuera.
Cada vez amas menos,
te arriesgas menos
y mi frente
desgastada
por el tiempo no arremete.
Entonces llega
el desgaste mayor,
el desgaste
del alma, del corazón.
Y cuando
este sol,
grande y redondo
se alce
en el futuro
sin lisiados ni tullidos,
ya me habré
podrido,
muerto en una cuneta
junto
a decenas
de mis colegas.
Hago
mi balance final. Afirmo,
y no miento:
entre los vividores
y actuales fulleros
seré
el único
con deudas impagables.
Nuestra deuda
es aullar
como sirenas de bronce,
entre la niebla filistea
y el fragor de la tormenta.
El poeta
siempre adeuda al universo,
paga con su dolor
las multas,
los impuestos.
Adeudo
las calles de Broadway,
los cielos de Bagdad,
el ejército rojo,
los jardines de cerezos del Japón,
todo aquello
sobre lo que aún
no pude cantar.
Al fin y al cabo
¿para qué
tanto jaleo?
¿Para disparar rimas
y atronar con el ritmo?
La palabra del poeta
es su resurrección,
su inmortalidad,
ciudadano inspector.
Dentro de cien años,
en un pliego de papel
cogerán una estrofa
y resucitarán este tiempo
Y ese día
surgirá
con fulgor de asombros,
y olor a tinta
le envolverá en su vaho,
señor inspector.
Usted, habitante convencido
del día de hoy
saque en el Comisariado de Caminos
un pasaje para la eternidad,
calcule
el efecto de mis versos,
divida
mi salario
en trescientos años.
Mas la fuerza del poeta
no estriba
en que le recuerden a usted en el futuro
y se asusten.
No.
Hoy
la rima del poeta
es caricia también,
consigna,
látigo,
bayoneta.
Ciudadano inspector,
pagaré cinco
quitando los ceros que van detrás.
Por derecho
yo
reclamo un hueco
entre las filas
de los obreros
y campesinos más pobres.
Y si usted piensa
que todo consiste
en saber utilizar
palabras ajenas,
entonces, camaradas,
aquí tienen mi pluma,
y escriban
ustedes
cuanto quieran.

A Vladimiro Maiakovski le tocó un espacio físico muy singular: el de la Rusia convulsionada bajo el gobierno de los Zares. Hasta pasados los veinte años vivió bajo ese sistema de gobierno.
Nacido en 1893 tuvo, desde su adolescencia, un cariño especial por los asuntos sociales y así se involucró con los bolcheviques. Por ello estuvo encarcelado.
Al triunfar la Revolución se transformó en una especie de portavoz de la misma, especialmente a través de su poesía. Los grandes espacios públicos lo tuvieron en distintas ocasiones leyendo ante millares de obreros sus poemas militantes de la causa bolchevique, de la que se fue alejando cuando el régimen soviético se declaró opositor a la corriente poética llamada futurismo y a la que Maiakovski se adhirió.
En 1930, cuando contaba sólo 37 años, se suicidó.
Cinco años antes se había matado la otra lumbrera de la poesía soviética: Sergio Esenin, cuando tenía sólo 30 años.
Toda la magia de la poesía rusa, nacida de la mano de Pushkin, se vino a caer de golpe con la muerte trágica de sus dos mayores poetas de la primera mitad del siglo veinte.
La poesía de Maiakovski se lee como si un torrente de luces, como si todos los campos eléctricos, se unieran y convulsionaran. JOSÉ MARTÍNEZ FERNÁNDEZ

miércoles, 23 de marzo de 2011

Quijotescas/19 - Soneto del vencido - Rubén Bonifaz Nuño - México

Así veo a Don Quijote - Antonio Quirós
a Eulalio Ferrer
Miserable acabó, murió desnudo.
Mas qué gloria vistió mientras vivía:
para el sin ojos, puertas fue del día;
boca y orejas, para el sordo y mudo.

Quiso el amor y la victoria, y pudo
vencer y amar, en armas y armonía.
Y concilió vejez y valentía,
y con la espada ennobleció el escudo.

Hoy, opaco y desnudo, aquí reposa.
Pasión, batallas; todo queda en poco:
una cama de enfermo, un mal recuerdo.

Es, pero no es él mismo. Triste cosa.
Perdió el lujo de haber vivido loco,
en la miseria de morirse cuerdo.

sábado, 19 de marzo de 2011

La Isla de Elefanta - Blanca Andreu - España

Krishná y las 'gopis' (pastoras de vacas) - Pintura sobre papel, 1710 - Museo Británico
Para A. B. dueño del manglar
Escapando
de la vibrante flor del agua
-parece plata verde y verdes rosas-
ya están los monos al abrigo del templo.

Allí viven las celestes muchachas
y los dioses que celebran sus bodas
en la piedra encendida.

Sólo yo soy de sangre en esta grey.
Sólo yo no soy sombra cristalizada en piedra
oh Padre de las aguas.

***

Junto al mar que deslumbra como una lluvia que pasara ardiendo
como una mano azul interminable
o como un cielo
donde tocara tierra mi nostalgia
y junto a los ramajes plateados
que brotan de las aguas como en sueños
-semejantes a sueños-
bebo vino de estrellas
y sonrisas.

Esmeraldas oscuras me salpican

***

Se enarboló la luna como un rápido fuego
en vuestras cabelleras, árboles del manglar.
¿Qué pensáis cuando suben las aguas
en racimos de sombra hasta vuestra cintura?
¿Os dan noticia de los mares profundos?

Mientras
la espuma
velo nupcial
de la húmeda luna de abril
lanza su blanca nieve
en torno a vuestros troncos de madera olorosa
Decidme, ¿en qué pensáis?

***

Lanza su blanca nieve como anillo
como anillo de amor
como anillo de amor resplandeciente.

***

Coronas para el agua
caligrafía verde
anillos vegetales
con traje de oro sois
árboles del manglar

collar nocturno de belleza cierta
como un dibujo hecho en tinta india.

***

Como un dibujo de belleza india
parece plata verde y verdes rosas.

Parece un libro verde, una flor verde.

Esmeraldas oscuras me salpican.

viernes, 18 de marzo de 2011

Ya es hora de que se sepa - Pere Quart - España

Retrato de un desconocido - Paolo Vigo Borjas
Pido la palabra previa.
Quiero decir -¡y que de una vez se sepa!-
que yo soy Yo,
que soy el Centro,
y el Árbitro.

Que todos vosotros, todos,
-dándose bien las cosas-
sois mis coterráneos:
parientes, vecinos, acreedores míos,
prójimos míos propiamente dichos;
que todos los demás, todos,
buenos y malos
-amarillos y negros, antípodas, gitanos-
son, todo lo más,
y ya es mucho,
mis contemporáneos.

Sabed que:
cuando os veo, de hecho
os suscito, os resucito;
y al pensaros
os doy una esperanza.

Pero si os he perdido de vista,
mientras os olvido u os ignoro,
dormís el sueño de los justos,
como suele decirse.
No pasáis de potencias
en la acepción más triste del vocablo.

Ya lo sé. Muchos esperáis
con impaciencia
el día de cantarme el responso.
No os embaléis, por favor.
En el mejor de los casos,
cuando yo muera,
todos, todos,
buenos o malos,
no seréis más que mis sobrevivientes.
Versión de José Batlló

No es pot ser més xulo, escolti.
Dedicado a Mourinho, number one del mundo mundial, según Mourinho.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Tocando em frente - Almir Sater - Renato Teixeira - Maria Bethânia - Brasil

Maria Bethânia
Ando devagar/ Camino lentamente
Porque já tive pressa/ porque ya tuve prisa
E levo esse sorriso/ y llevo esta sonrisa
Porque já chorei demais/ porque ya lloré demasiado
Hoje me sinto mais forte/ Hoy me siento más fuerte
Mais feliz, quem sabe/ más feliz, quién sabe
Eu só levo a certeza/ Sólo tengo la certeza
De que muito pouco sei/ De que muy poco
Ou nada sei/ o nada sé

Conhecer as manhas/ Conocer los trucos
E as manhãs/ y las mañanas
O sabor das massas/ El sabor de las masas
E das maçãs/ y las manzanas
É preciso amor/ Es necesario el amor
Pra poder pulsar/ para poder luchar
É preciso paz pra poder sorrir/ Es precisa la paz para sonreír
É preciso a chuva para florir/ Necesitamos la lluvia para florecer

Sinto que seguir a vida/ Siento que seguir la vida
Seja simplesmente/ es simplemente
Conhecer a marcha/ conocer la marcha
E ir tocando em frente/ y jugar de frente
Como um velho boiadeiro/ Como un viejo vaquero
Levando a boiada/ llevando el rebaño
Eu vou tocando os dias/ voy gastando los días
Pela longa estrada, eu vou/ por el largo camino
Estrada eu sou/ Estoy en el camino

Conhecer as manhas/ Conocer los trucos
E as manhãs/ y las mañanas
O sabor das massas/ El sabor de las masas
E das maçãs/ y las manzanas
É preciso amor/ Es necesario el amor
Pra poder pulsar/ para poder luchar
É preciso paz pra poder sorrir/ Es precisa la paz para sonreír
É preciso a chuva para florir/ Necesitamos la lluvia para florecer

Todo mundo ama um dia/ Todo el mundo ama alguna vez
Todo mundo chora/ Todo el mundo llora
Um dia a gente chega/ Un día la gente llega
E no outro vai embora/ Al siguiente desaparece
Cada um de nós compõe a sua historia/ Cada uno compone su historia
Cada ser em si/ Cada ser lleva en sí mismo
Carrega o dom de ser capaz/ el don de ser capaz
De ser feliz/ de ser feliz

Conhecer as manhas/ Conocer los trucos
E as manhãs/ y las mañanas
O sabor das massas/ El sabor de las masas
E das maçãs/ y las manzanas
É preciso amor/ Es necesario el amor
Pra poder pulsar/ para poder luchar
É preciso paz pra poder sorrir/ Es precisa la paz para sonreír
É preciso a chuva para florir/ Necesitamos la lluvia para florecer

Ando devagar/ Camino lentamente
Porque já tive pressa/ porque ya tuve prisa
E levo esse sorriso/ y llevo esta sonrisa
Porque já chorei demais/ porque ya lloré demasiado
Cada um de nós compõe a sua historia/ Cada uno compone su historia
Cada ser em si/ Cada ser lleva en sí mismo
Carrega o dom de ser capaz/ el don de ser capaz
De ser feliz/ de ser feliz
Versión, más o menos libre, de Juan Nadie

Tocando em frente - Maria Bethânia

Gracias a Gatopardo y a su estupendo blog off-beat persistente por recordarnos a Maria Bethânia

domingo, 13 de marzo de 2011

Haikus/ 5 - Kato Shuson - Suzuki Masajo - Watanabe Hakusen - Kawahara Biwao - Japón

'La gran ola de Kanagawa' - Katsushika HokusaiRuido de trueno
en el cielo azul.
Brillo de verdad en el hombre
---
Cuadro de guerra atómica
Siento escalofrío
Como esos muertos abro la boca
Kato Shuson

Noche de escarcha.
¿Cómo dormir
si el mar no duerme?

Suzuki Masajo

Repentinamente la guerra
De pie
Al fondo del corredor
---
La bandera del sol naciente
La ofrezco
Al océano
---
Anoche cubrí
mis hijos dormidos
y el ruido del mar.
Watanabe Hakusen

¿Alguien se ahoga de nuevo
en el Río del Cielo?
Grito.

Kawahara Biwao

Hwit - Out of Noise (2009) - Ryuichi Sakamoto

En homenaje a las víctimas del terremoto y el tsunami de Japón.

viernes, 11 de marzo de 2011

Días como navajas, noches llenas de ratas - Charles Bukowski - Norteamericano nacido en Alemania

Nocturno 2 - Fotografía de Juan Nadiesiendo muchacho dividí en partes iguales el tiempo
entre los bares y las bibliotecas; cómo me las arreglaba para proveerme de
mis otras necesidades es un puzzle; bueno, simplemente no
me preocupaba demasiado por eso-
si tenía un libro o un trago entonces no pensaba demasiado
en otras cosas- los tontos crean su propio
paraíso.
en los bares, pensaba que era rudo, quebraba cosas, peleaba
con otros hombres, etc...
en las bibliotecas era otra cosa: estaba callado, iba
de sala en sala, no leía tantos libros enteros
sino partes de ellos: medicina, geología, literatura y
filosofía. Psicología, matemáticas, historia, otras cosas me
aburrían. Con la música estaba más interesado en la música y en
la vida de los compositores que en los aspectos técnicos...
sin embargo, era con los filósofos con los que me sentía en hermandad:
Schopenhauer y Nietzsche, incluso aquel viejo difícil-de-leer Kant;
encontré que Santayana, bastante popular en aquella época,
cojeaba y era aburrido; con Hegel realmente tenías que escarbarlo, sobre todo
con una resaca; hay muchos de los que leí de los que me he olvidado,
quizás con buena razón, pero recuerdo un tipo que escribió un
libro entero en el que probaba que la luna no estaba allí
y tan bien lo hizo que después pensaba, está
absolutamente en lo cierto, la luna no está allí.
¿cómo cresta va un muchacho dignarse a trabajar
8 horas al día cuando la luna ni siquiera está allí?
¿qué otra cosa
estará faltando?
y no me gustaba la literatura tanto como los críticos
literarios; ellos sí que eran verdaderos aguijones, esos tipos usaban
un lenguaje refinado, hermoso a su manera, para llamar a otros
críticos, otros escritores, unos huevones. Me
subían el ánimo
pero eran los filósofos quienes satisfacían
esa necesidad
que acechaba en alguna parte de mi confuso cráneo: vadeando
por sus excesos y su
vocabulario cuajado
aún me asombraban
saltaban hacia mí
brincaban
con una llameante declaración lúdica que parecía ser
una verdad absoluta o una puta casi
absoluta verdad,
y esta certeza era la que yo buscaba en una vida
diaria que más bien parecía un pedazo de
cartón.
qué grandes tipos eran esos viejos perros, me ayudaron a atravesar
esos días como navajas y noches llenas de ratas; y mujeres
regateando como martilleros del infierno.
mis hermanos, los filósofos, me hablaban como nadie
venido de las calles o alguna otra parte; llenaban
un inmenso vacío.
Qué buenos muchachos, ah, ¡qué buenos muchachos!
sí, las bibliotecas ayudaron; en mi otro templo, los bares,
era otra cosa, más simplista, el
lenguaje y el camino era diferente...
días de bibliotecas, noches de bares.
las noches eran todas parecidas,
hay un tipo sentado cerca, quizás no de
mal aspecto, pero a mí no me parece bien,
hay una horrible muerte allí -pienso en mi padre,
en maestros de escuela, en caras, en las monedas y billetes; en sueños
de asesinos de ojos fríos; bueno,
de alguna forma este tipo y yo llegamos a cruzar miradas
una furia lentamente comienza a acumularse: somos enemigos,
gato y perro, cura y ateo, fuego y agua; la tensión crece,
bloque sobre bloque apilado, esperando el choque; nuestras manos
se abren y cierran, cada uno bebe, ahora, finalmente con un propósito:
su cara se torna hacia mí:
"¿alguna cosa te molesta?"
"sí. tú"
"¿quieres algo
para arreglarla?"

"seguro."
terminamos nuestros tragos, no paramos, nos movemos hacia el
fondo del bar, afuera en el callejón; nos
damos vuelta, mirándonos cara a cara.
le digo, "no hay más que aire entre nosotros. ¿algo
para cerrar el hueco?"
él se precipita hacia mí y de alguna forma es una parte de una parte de la parte.

martes, 8 de marzo de 2011

Balada en honor de las musas de carne y hueso - Rubén Darío - Nicaragua

Atenea y las Musas - Frans Floris
A Gregorio Martínez Sierra
Nada mejor para cantar la vida,
y aún para dar sonrisas a la muerte,
que la áurea copa en donde Venus vierte
la esencia azul de su viña encendida.
Por respirar los perfumes de Armida
y por sorber el vino de su beso,
vino de ardor, de beso, de embeleso,
fuérase al cielo en la bestia de Orlando,
¡voz de oro y miel para decir cantando:
la mejor musa es la de carne y hueso!

Cabellos largos en la buhardilla,
noches de insomnio al blancor del invierno,
pan de dolor con la sal de lo eterno
y ojos de ardor en que Juvencio brilla;
el tiempo en vano mueve su cuchilla,
el hilo de oro permanece ileso;
visión de gloria para el libro impreso
que en sueños va como una mariposa
y una esperanza en la boca de rosa.
¡La mejor musa es la de carne y hueso!

Regio automóvil, regia cetrería,
borla y mucera, heráldica fortuna,
nada son como a la luz de la luna
una mujer hecha una melodía.
Barca de amar busca la fantasía,
no el yatch de Alfonso o la barca de Creso.
Da al cuerpo llama y fortifica el seso
ese archivado y vital paraíso;
pasad de largo, Abelardo y Narciso.
¡La mejor musa es la de carne y hueso!

Clío está en esta frente hecha de Aurora,
Euterpe canta en esta lengua fina,
Talía ríe en la boca divina,
Melpómene es ese gesto que implora;
en estos pies Terpsícore se adora,
cuello inclinado es de Erato embeleso,
Polymnia intenta a Calíope proceso
por esos ojos en que Amor se quema.
Urania rige todo ese sistema.
¡La mejor musa es la de carne y hueso!

No protestéis con celo protestante,
contra el panal de rosas y claveles
en que Tiziano moja sus pinceles
y gusta el cielo de Beatrice el Dante.
Por eso existe el verso de diamante,
por eso el iris tiéndese y por eso
humano genio es celeste progreso.
Líricos cantan y meditan sabios:
por esos pechos y por esos labios.
¡La mejor musa es la de carne y hueso!

ENVÍO: 1.907

Gregorio: nada al cantor determina
como el gentil estímulo del beso.
Gloria al sabor de la boca divina.
¡La mejor musa es la de carne y hueso!
Dedicado a Delfín Carrera, Finchu

sábado, 5 de marzo de 2011

Canción de Carnaval - Rubén Darío - Nicaragua

La máscara de Carnaval - Marco OrtolanMusa, la máscara apresta,
ensaya un aire jovial
y goza y ríe en la fiesta
del Carnaval.

Ríe en la danza que gira,
muestra la pierna rosada,
y suene, como una lira,
tu carcajada.

Para volar más ligera
ponte dos hojas de rosa,
como hace tu compañera
la mariposa.

Y que en tu boca risueña,
que se une al alegre coro,
deje la abeja porteña
su miel de oro.

Únete a la mascarada,
y mientras muequea un clown
con la faz pintarrajeada
como Frank Brown;

mientras Arlequín revela
que al prisma sus tintes roba
y aparece Pulchinela
con su joroba,

di a Colombina la bella
lo que de ella pienso yo,
y descorcha una botella
para Pierrot.

Que él te cuente cómo rima
sus amores con la Luna
y te haga un poema en una
pantomima.

Da al aire la serenata,
toca el auro bandolín,
lleva un látigo de plata
para el spleen.

Sé lírica y sé bizarra;
con la cítara sé griega;
o gaucha, con la guitarra
de Santos Vega.

Mueve tu espléndido torso
por las calles pintorescas,
y juega y adorna el Corso
con rosas frescas.

De perlas riega un tesoro
de Andrade en el regio nido,
y en la hopalanda de Guido,
polvo de oro.

Penas y duelos olvida,
canta deleites y amores;
busca la flor de las flores
por Florida:

Con la armonía te encantas
de las rimas de cristal,
y deshojas a sus plantas,
un madrigal.

Piruetea, baila, inspira
versos locos y joviales;
celebre la alegre lira
los carnavales.

Sus gritos y sus canciones,
sus comparsas y sus trajes,
sus perlas, tintes y encajes
y pompones.

Y lleve la rauda brisa,
sonora, argentina, fresca,
¡la victoria de tu risa
funambulesca!

viernes, 4 de marzo de 2011

Fantasía y fuga en Santillana del Mar - Antonio Colinas - España

Claustro de la Colegiata de Santillana del Mar
Oigo como un rotundo tronar de capiteles
¿Abrirá tras las lomas el mar grutas azules?
Crece el musgo en las uñas de los leones de piedra.
Las ballestas apuntan al vientre de los niños.
El pueblo es un gran árbol de piedra retorcida
y la lluvia no cesa de suavizar su lomo.
En el aire un aroma enfermo de eucaliptos.
Guardaré todo el sueño de esta noche en mi pecho
y volveré a pensar en las hortensias húmedas
del jardín, en la hierba medieval de los claustros.
Monstruos de las arcadas, abrid bien vuestros ojos
abultados, sabed que también yo soy duende
y sé de sortilegios y de milagrerías.
Fresquísima es la boca de la noche en las gárgolas.
Viene un ciervo de piedra a beber en la fuente.
Huele su piel a azufre, a aire marino, a yedra.
Se yergue suntuoso como un rosal, es ciego
y suenan sus pezuñas de plata en cada losa.
Mil veces lo han herido de muerte por los bosques
y otras tantas lo han visto desde las celosías
inclinar en la fuente su cabeza sonámbula.
Qué angustia recordarme sin balcón en la noche,
sin navío de piedra surcando las higueras,
el maíz primitivo, los paganos cipreses.
Guardaré todo el sueño, la belleza en huida
y seguirán las rosas de herrumbre tan lozanas
floreciendo en las verjas como negros halcones.
Sí, volverá el milagro de la lluvia otra noche
con el son enlutado, hondo, de la vihuela,
con las yeguas en celo piafando en las cuadras,
con el bello ajimez prieto de ruiseñores.

Guardaré, maga amiga de sienes de violeta,
el sabor de tus labios hechizados a muerte.

Homenaje a Tiziano - Antonio Colinas - España

Amor Sacro e Amor Profano - Tiziano Vecellio
He visto arder tus oros en los otoños de Murano,
en la cera aromada de los cirios de invierno;
tu verde en madrugadas adriáticas
y en los ciruelos de los jardines de Navagero;
tu azul en ciertas túnicas y vidrios
y en los cielos enamorados
de nuestra adolescencia
que nunca más veremos;
los ocres en los muros cancerosos
mordidos por la sal, en las fachadas
de granjas y herrerías;
tu rojo en cada teja de Venecia, en los clavos
de las Crucifixiones
o en los labios con vino de los músicos;
un poco de violeta
en los ojos maduros de las jóvenes;
tus negros
en las enredaderas funestas
sobrecargadas de Muerte.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Tempus fugit/3 - Ubi sunt?/ 5 - Me abandona el pasado - Li Po - China

Pintura de Cheng Baohong
Me abandona el pasado, para siempre perdido,
y me punza la angustia del presente.
El otoño despide a los patos silvestres y aúlla el huracán.
Es bueno contemplarlo bebiendo desde la torre alta.
¿Dónde las grandes obras que aspiraban a la inmortalidad?
Y los grandes talentos de la época Kien-ngan, ¿qué se hicieron? ¿Y el ilustre poeta Sie, a quien este pabellón fue consagrado?
Espíritu de alto vuelo
que ambicionó subir al cielo y que miró a la luna muy de cerca.
Cortad con vuestra espada la corriente del río: el río seguirá corriendo;
sumergid en el vino la pena: será mayor la pesadumbre.
Mañana iremos a remar con el cabello al viento.

Versión de Marcela de Juan (Ma Ce Huang)