Art Tatum - 10 Best

viernes, 30 de marzo de 2018

Literatura y jazz/ 81 - Remolcadores entre la niebla - Joan Margarit - España


Remolcadors entre la boira

Lluent amiga de la nit,
disc lúcid de la lluna:
avances per la platja al meu costat
il·luminant les cambres
on els amants són els miralls
afligits pel termini d'una nit.
Tu i jo vaguem per la ciutat caiguda.
Hi ha fulles de diari arrosegant-se
com gavines de guerra que, ferides,
moren al moll, i cartes
d'amor que, com rebuts de velles negocis,
han passat comptes amb el meu record.
Quand comença el viatge vers la fosca,
cal decidir la compañía: jo he escollit
els rius de sons espesos i lluents
de dues armes d'or, dues trompetes:
una de negra, el so calent de Clifford
com un foc al carrer en una nevada,
i la trompeta blanca -que amb prou feines
es pot sentir en la pútrida tenebra
amb rètols d'hotels tristos- de Chet Baker.
Passo vora amenaces de parets
I d'escales del metro amb embalums
de cartrons on s'oculten els qui hi dormen.
Ombres de músics toquen en la nit.
Esperava un acord respecte als fins
i no hi havia cap finalitat.
Esperava la vella passió
del nàufrag per fer un foc davant del mar
i ningú no volia ser salvat.
El que esperava era comptar amb la gent
en l'assumpte del versos, dels valors.
No sabia que això era fer-se vell,
que tothom era lluny, i que el demà
ja estaba fet d'un art desconegut.
Vaig conèixer una dona: vam ballar
i vam escoltar junts un Autumn leaves
com aquest que ara els plàtans de la Rambla
mormolen amb les fulles en la nit.
Era una dona d'ordre, amb belles mans:
la meva dona, Déu! I com ballava,
cantant-me a cau d'orella cada peça,
i com fort per por de perdre-la.
Ara abraço la nit i escolto el Loverman
on Charlie Parker quivoca el temps.
En la distància, els fanals
semblen els vidriosos ulls d'un gos
abatut per l'absència.
La música consola, no res més:
quan toca és dins de mi, i m'ha buscat
en la més dura de les meves penes,
i la interpreta amb claredat,
sense esperança, però amb sentiment,
ha caigut la ciutat del meu futur.
Camino entre llegendes trepitjades
per la tardor del cos, i encara trobo
llampecs fugaços d'hospitalitat
com el Cafè de l'Òpera,
mentre als graons del moll,
al final de la Rambla, entre barcasses,
una sirena morta està flotant
arrossegada per les aigües brutes.


Remolcadores entre la niebla

Amiga de la noche, reluciente,
lúcido disco de la luna:
avanzas junto a mí por la playa, iluminas
estancias con amantes como espejos
a los que aflige el plazo de una noche.
Tú y yo cruzamos la ciudad caída.
Hay hojas de periódico arrastrándose,
son gaviotas de guerra
que van, heridas, a morir al muelle.
También cartas de amor como recibos
de algún viejo negocio que han pasado
cuentas con mi recuerdo.
El viaje hacia la sombra nos exige
decidir compañía: yo he escogido
los ríos de sonidos espesos y brillantes
de dos armas doradas, dos trompetas:
una cálida y negra, la de Clifford,
como un fuego en la nieve de las calles,
y la blanca, que apenas puede oírse
en la pútrida noche con letreros
de los hoteles tristes de Chet Baker.
Paso junto a amenazas de paredes
y escaleras de metro con los bultos
de los que duermen bajo los cartones.
Sombras de músicos tocan en la noche.
Esperaba un acuerdo sobre fines
y nunca hallé finalidad alguna.
Y esperaba la pasión del náufrago
por encender un fuego frente al mar
pero nadie deseaba ser salvado.
Creí que contaría con la gente
en asuntos de versos y valores.
No sabía que todas estas cosas
sólo indicaban cómo envejecía,
que todo el mundo estaba ya muy lejos,
y que el mañana estaba hecho
de un arte para mí desconocido.
Conocí a una mujer: bailábamos y, juntos,
pudimos escuchar un Autumn leaves
como este que las hojas de los plátanos
murmuran en la noche.
Era una mujer de orden, tenía bellas manos:
¡Dios, era mi mujer! Cómo bailaba
cantándome al oído cada pieza,
cómo reía cuando la abrazaba
muy fuerte por el miedo que tenía a perderla.
Hoy abrazo a la noche mientras escucho el Loverman
en el que Parker equivoca el tiempo.
Los faroles lejanos son los ojos
vidriosos de algún perro abatido por la ausencia.
La música consuela, nada más:
suena dentro de mí, junto a mis penas,
interpretándolas con claridad,
sin esperanza, aunque con sentimiento.
Ya cayó la ciudad de mi futuro.
Camino entre leyendas que el otoño
del cuerpo pisotea, pero aún surgen
relampagueos de hospitalidad
como el Café de la Ópera,
y al final de la Rambla, en los peldaños
del muelle, entre barcazas
una sirena muerta está flotando
y es arrastrada por las aguas sucias.
Traducción del autor
Clifford Brown - Oh, lady be good - Memories of you

Chet Baker & Paul Desmond Together - Autumn Leaves
Chet Baker: trompeta
Paul Desmond: saxo alto
Bob James: teclados
Ron Carter: contrabajo
Steve Gadd: batería

Charlie Parker - Lover Man
Dizzy Gillespie
Miles Davis
JJ Johnson
Ray Brown
Max Roach
and others

miércoles, 28 de marzo de 2018

Primera parte de La balada del viejo marinero - Samuel T. Coleridge - Gran Bretaña


PARTE I

Un viejo y curtido Marinero es
el que detiene a uno de los tres.
"Por el largo brillo de tu barba gris y el de tus ojos,
di por qué de los tres me detienes a mí.

                  It is an ancient Mariner,
                  And he stoppeth one of three.
                  'By thy long grey beard and glittering eye,
                  Now wherefore stopp'st thou me?

De par en par las puertas del novio están abiertas
y yo soy un pariente cercano;
los invitados ya llegaron y el banquete comienza,
¿no oyes el alegre alboroto de la fiesta?"

                  The Bridegroom's doors are opened wide,
                  And I am Next of kin;
                  The guests are met, the feast is set:
                  May'st hear the merry din'

Su descarnada mano lo retiene:
"Un barco..." -dijo, y sobre el tema viene.
"Suéltame, necio de la barba gris",
y, soltando su mano, de allá lo dejó ir.

                  He holds him with his skinny hand,
                  'There was a ship,' quoth he.
                  'Hold off! unhand me, grey-beard loon!'
                  Eftsoons his hand dropt he.

Mas con el brillo de sus ojos lo retiene
y el Invitado permanece inmóvil:
escucha como un niño al Marinero
que, a su merced y voluntad, lo tiene.

                  He holds him with his glittering eye -
                  The Wedding-Guest stood still,
                  And listens like a three years' child:
                  The Mariner hath his will.

Sobre una piedra se sentó el Invitado,
pues nada hacer podía sino oír al anciano.
Y así habló el viejo Marinero
cuya mirada brilla tanto como el acero.

                  The Wedding-Guest sat on a stone:
                  He cannot choose but hear;
                  And thus spake on that ancient man,
                  The bright-eyed Mariner.

"Entre gritos de júbilo dejó la nave el puerto
y enfilamos la proa, cargada la sentina,
y dejamos atrás la torre de la iglesia
y la torre del faro y, también, la colina.

                  'The ship was cheered, the harbour cleared,
                  Merrily did we drop
                  Below the kirk, below the hill,
                  Below the light-house top.

Del mismo mar surgido
apareció a babor
en hilos relucientes, intenso y alto, el Sol
que, dentro de la espuma, se sumergió a estribor.

                  The Sun came up upon the left,
                  Out of the sea came he!
                  And he shone bright, and on the right
                  Went down into the sea.

Más alto y más alto cada día
sobre el mástil estaba a eso del mediodía."
De pronto el Invitado se golpeó en el pecho
pues el fagot oia llegar no de muy lejos.

                  Higher and higher every day,
                  Till over the mast at noon -'
                  The Wedding-Guest here beat his breast,
                  For he heard the loud bassoon.

Precedida de un coro
de alegres trovadores,
llega la novia al atrio: rosa
en la rosa de múltiples colores.

                  The bride hath paced into the hall,
                  Red as a rose is she;
                  Nodding their heads defore her goes
                  The merry minstrelsy.

De pronto el Invitado se golpeó en el pecho
pues nada hacer podía sino oír a aquel viejo.
Y así habló el viejo Marinero
cuya mirada brilla tanto como el acero:

                  The Wedding-Guest he beat his breast,
                  Yet he cannot choose but hear;
                  And thus spake on that ancient man,
                  The Bright-eyed Mariner.

"Y sobrevino entonces la Tormenta,
tan fuerte, tan tiránica
que al Sur nos arrastró
con sus potentes alas.

                  'And now the storm-blast came, and he
                  Was tyrannous and strong:
                  He struck with his o'ertaking wings,
                  And chased us south along.

Con inclinada proa y mástiles doblados
como quien huye, la cabeza baja,
de los gritos y golpes enemigos
que lo persiguen con su sombra y saña,
la nave navegó bajo el impulso
de aquella gran borrasca
que, con el estallido de sus truenos,
siempre hacia el Sur nos acercaba.

                  With sloping masts and dipping prow,
                  As who pursued with yell and blow
                  Still treads the shadow of his foe,
                  And forward bends his head,
                  The ship drove fast, loud roared the blast,
                  And sothward aye we fled.

Llegaron a la vez la niebla y nieve;
hizo, de pronto, un frío muy extraño
y un hielo verde, tan alto como el mástil,
rozó nuestros costados.

                  And now there came both mist and snow,
                  And it grew wondrous cold:
                  And ice, mast-high, came floating by,
                  As green as emerald.

Nevados farallones a la deriva
su fulgor mortecino nos emitían.
Ni bestias ni hombres pudimos distinguir:
el hielo era el único habitante de allí.

                  And through the drifts the snowy clifts
                  Did send a dismal sheen:
                  Nor shapes of men nor beast we ken -
                  The ice was all between.

Hielo y sólo hielo como único color
y hielo y sólo hielo a nuestro alrededor,
que crujía y gruñía, sollozaba y gemía
como en un estertor.

                  The ice was here, the ice was there,
                  The ice was all around:
                  It cracked and growled, and roared and howled,
                  Like noises in a swound!

Después de un cierto tiempo apareció un Albatros
que, a través de la niebla, hacia nosotros vino
y, como si el alma de un cristiano fuera,
en el nombre de Dios lo recibimos.

                  At length did cross an Albatross,
                  Thorough the fog it came;
                  As if it had been a Christian soul,
                  We hailed it in God's name.

Comió lo que nunca había comido
y comenzó a volar en círculos concéntricos:
el hielo estalló en mil pedazos
y el timonel pudo pasar la nave por en medio.

                  It ate the food it ne'er had eat,
                  And round and round it flew.
                  The ice did split with a thunder-fit;
                  The helmsman steered us through!

Un favorable viento Sur sopló de popa
y el Albatros siempre nos seguía
y, ya fuera por hambre o diversión,
al saludo marinero respondía.

                  And a good south wind sprung up behind;
                  The Albatross did follow,
                  And ever day, for food or play,
                  Came to the mariner's hollo!

Entre nubes y nieblas, sobre mástil y jarcias
pasó nueve veladas,
mientras, todas las noches, en la niebla
la luz de la Luna rielaba."

                  In mist or cloud, on mast or shroud,
                  It perched for vespers nine;
                  Whiles all the night, through fog-smoke white,
                  Glimmered the white moon-shine.'

"Dios te proteja, viejo Marinero,
de los demonios que tanto te atormentan!
Pero ¿por qué me miras así? Dime."
"Porque... al Albatros maté con mi ballesta."

                  'God save thee, ancient Mariner!
                  From the fiends, that plague thee thus!-
                  Why look'st thou so?' - With my cross-bow
                  I shot the Albatross.
Versión de Jaime Siles

[...] La función de la poesía es recordar constantemente aquello que no se debe olvidar. Y esto es lo que este poema realmente hace: transmitir -como un símbolo- la importancia de lo eterno en y a través de lo temporal, y transformar el símbolo en mito, al presentarnos la angustia y condición de lo terreno. El lector asiste así a lo que el poema tiene de proceso y se asoma a lo que éste tiene de ficción. Sus siete partes constituyen, más que un relato, un itinerario en el que la culpa es descrita por el horror de sus efectos, y el remordimiento, entendido como un requisito necesario para poder obtener el perdón.
Alegoría del alma y de la vida a la vez, La balada del viejo marinero es superior a la suma de sus partes en la medida en que su tema no es tanto la culpa como el proceso seguido para su curación: en este poema Coleridge se libera por momentos, aunque no para siempre, de la tentación de lo abstracto y la pasión por lo metafísico que fueron siempre su defecto mayor. La balada del viejo marinero es la mejor expresión de su fe poética: una fe que él quiere definir como una teoría y que, por eso, no produjo frutos hasta no ser lo que la poesía siempre ha sido: una verdad que existe en el lenguaje porque antes ha estado en nuestro corazón.

lunes, 26 de marzo de 2018

Literatura y jazz/ 80 - Archie Shepp - Gustavo Domínguez - España


Hic sunt leones
No hay un amor supremo
que a su paso
deje una estela de libertad y música.
Sólo una mariposa embravecida
lanzada hacia el infinito.
Palabra que se multiplica,
aunque inane.
Steam. A Message from Trane - Archie Shepp
Archie Shepp: saxo tenor 
Cameron Brown: bajo 
Beaver Harris: batería 
East-West Jazz Festival, Nürnberg, 1976

Gustavo Domínguez (Cuenca, 1945). Durante años fue uno de los máximos responsables de Cátedra, una de las editoriales más prestigiosas del mundo hispanohablante. El número especial que Revista de Occidente publica en febrero de 1989, dedicado parcialmente al jazz, incluye una serie de "Diez poemas" breves suyos sobre iconos musicales como Charlie Mingus o Archie Shepp, procedentes de un poemario inédito del año 1978 con el jazzístico título de Big Band.

sábado, 24 de marzo de 2018

No cierro - Joan Margarit - España


Han llamado a la puerta pero al abrir no hay nadie.
Pienso en los que amo y no vendrán. No cierro.
No es posible ninguna bienvenida.
Espero con la mano sobre el marco.
La vida se ha afianzado en el dolor
como una casa sobre los cimientos.
Sé por quién me demoro
dejando el haz de luz hospitalario
en la desierta calle.

jueves, 22 de marzo de 2018

Fragmento de Paraísos artificiales - Charles Baudelaire - Francia


VIII. Visiones de Oxford

1. El palimpsesto

¿Qué es el cerebro humano sino un palimpsesto inmenso y natural? Mi cerebro es un palimpsesto y el tuyo también, lector. Innumerables capas de ideas, de imágenes, de sentimientos, han caído sucesivamente en tu cerebro tan suavemente como la luz. Parecía que cada una de ellas enterraba a la precedente. Pero ninguna ha perecido en realidad. No obstante, entre el palimpsesto que contiene, superpuestas una sobre otra, una tragedia griega, una leyenda monacal y una novela de caballería, y el palimpsesto divino creado por Dios que es nuestra memoria inconmensurable se presenta esta diferencia: que en el primero hay como un caos fantástico, grotesco, una colisión entre dos elementos heterogéneos; en tanto que en el segundo la fatalidad del temperamento pone forzosamente una armonía entre los elementos más dispares. Por incoherente que sea una existencia, la unidad humana no se perturba en ella. Si se los pudiera despertar simultáneamente, todos los ecos de la memoria formarían un concierto, agradable o doloroso, pero lógico y sin disonancias. 

Con frecuencia personas sorprendidas por un accidente súbito, sofocadas bruscamente por el agua y en peligro de muerte, han visto que se iluminaba en su cerebro todo el teatro de su vida pasada. El tiempo ha quedado aniquilado y han bastado unos segundos para contener una cantidad de sentimientos y de imágenes equivalente a años. Y lo más singular de esta experiencia, que la casualidad ha provocado muchas veces, no es la simultaneidad de tantos elementos que eran anteriormente sucesivos, sino la reaparición de todo aquello que no conocía ya el ser mismo, pero que se ve forzado a reconocer como propio. El olvido es, por lo tanto, solamente momentáneo; y en algunas circunstancias solemnes, tal vez ante la muerte, y en general en las excitaciones intensas creadas por el opio, todo el inmenso y complicado palimpsesto de la memoria se despliega de golpe, con todas sus capas superpuestas de sentimientos difuntos, misteriosamente embalsamados en lo que llamamos el olvido. 

Un hombre de genio, melancólico, misántropo y que quiere vengarse de la injusticia de su siglo, arroja un día al fuego todas sus obras todavía manuscritas. Y como le reprocharon ese horrible holocausto hecho al odio, el que, por otra parte, era el sacrificio de todas sus esperanzas, respondió: "¿Qué importa? Lo importante era que esas cosas fuesen creadas; fueron creadas y, por lo tanto, existen". Otorgaba a todo lo creado un carácter indestructible. ¡Cómo se aplica esta idea de un modo todavía más evidente a todos nuestros pensamientos y a todas nuestras acciones, sean buenos o malos! Y si en esta creencia hay algo que consuela infinitamente cuando nuestro espíritu se vuelve hacia esa parte de nosotros mismos que podemos contemplar con complacencia, ¿no hay también algo infinitamente terrible en el caso futuro, inevitable, en que nuestro espíritu se vuelva hacia esa parte de nosotros mismos que sólo podemos afrontar horrorizados? En lo espiritual, como en lo material, nada se pierde. Así como toda acción lanzada en el torbellino de la acción universal es irrevocable e irreparable en sí misma, prescindiendo de sus posibles consecuencias, así también todo pensamiento es imborrable. El palimpsesto de la memoria es indestructible.

Sí, lector, son innumerables los poemas de alegría o de pena que se han grabado sucesivamente en el palimpsesto de tu cerebro, y como las hojas de las selvas vírgenes, como las nieves indisolubles del Himalaya, como la luz que cae sobre la luz, sus capas incesantes se han ido acumulando y a cada una, a su turno, la ha cubierto el olvido. Pero a la hora de la muerte, o bien durante la fiebre, o mediante las búsquedas del opio, todos esos poemas pueden cobrar de nuevo vida y fuerza. No están muertos, dormitan. Se cree que la tragedia griega fue desechada y reemplazada por la leyenda del monje, y la leyenda del monje por la novela de caballería, pero eso no es cierto. A medida que el ser humano va avanzando en la vida, la novela que en su juventud le deslumbraba, la leyenda fabulosa que de niño le seducía, se marchitan y oscurecen por sí solas. Pero las profundas tragedias de la infancia —brazos de niños arrancados para siempre del cuello de sus madres, labios de niños separados para siempre de los besos de sus hermanas— siguen viviendo ocultas bajo las otras leyendas del palimpsesto. La pasión y la enfermedad carecen de una química lo suficientemente poderosa para quemar esas impresiones inmortales.
Traducción de Luis Echávarri

martes, 20 de marzo de 2018

Literatura y fútbol/ 8 - Fragmento de Buba - Roberto Bolaño - Chile


El protagonista de Buba  es un futbolista chileno al que ficha el F. C. Barcelona. Nada más llegar se lesiona y tiene que estar una temporada en el banquillo, lo que le lleva a pasarla de juerga en juerga, con el consiguiente deterioro físico y mental. Así hasta que lo meten en un apartamento con Buba, un nuevo jugador venido de Africa. Buba le inicia en unos rituales de sangre, que supuestamente hacen magia con el balón y convierten a los jugadores en invencibles en el terreno de juego.

Ahora tal vez debería decir algo acerca de los goles. El primero (que fue el segundo del encuentro) se produjo tras un córner que sirvió Palau. Buba, en medio del barullo, metió la pierna y marcó. El segundo fue extraño: el equipo rival ya había aceptado la derrota, corría el minuto 85, todos los jugadores estaban cansados, los nuestros probablemente más, el tono del partido era francamente conservador, y entonces alguien le pasó la pelota a Buba, con la esperanza, digo yo, de que la devolviese o la retrasara, pero Buba corrió por su batida, rápido, mucho más rápido de lo que había estado en el resto del partido, se acercó a unos cuatro metros del área grande y cuando todos esperaban que centrara soltó un tiro que sorprendió a los dos defensas que tenía delante y al arquero, un tiro con un chanfle como yo no había visto nunca, un disparo endemoniado propio sólo de los jugadores brasileños, que se coló por la escuadra derecha de la portería contraria y que puso a todos los espectadores de pie.

Esa noche, después de celebrar la victoria, hablé con él. Le pregunté por la magia, por el hechizo, por la sangre en el vaso. Buba me miró y se puso serio. Acerca tu oreja, dijo. Estábamos en una discoteca y apenas nos oíamos. Buba me susurró unas palabras que al principio no entendí. Probablemente yo ya estaba borracho. Luego alejó su boca de mi oreja y me sonrió. Tú pronto podrás marcar goles mejores, dijo. De acuerdo, perfecto, dije yo.

domingo, 18 de marzo de 2018

Poesía del vino/ 28 - Llorando la desaparición de Ji, el buen destilador de vino - Li Po - China


En el otro mundo,
el anciano Ji seguirá destilando su vino.
¿Pero a quién se lo venderá,
si Li Po no está allá?
Traducción de Guojian Chen
Li Po

viernes, 16 de marzo de 2018

La Isla - Juan Cobos Wilkins - España


No la busques, la Isla
te encontrará a ti.
En esos bares
en los que siempre cenas solo,
en la obsesión por contemplar un día
la aurora boreal, en las horas
de fiebre cuando desde el escalofrío
de la sábana mirabas
cobijarse de la lluvia
a los inflados gorriones. Incluso
mientras, indiferente, escéptico,
oficias a un dios desconocido.
Donde estés
-entre el tedio o la frivolidad
fugitiva- allí
donde quiera que te escondas,
la isla encuentra al náufrago.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Requiem por la muerte de un niño // Canción de la muerte . Gabriela Mistral - Chile


En memoria del niño Gabriel Cruz Ramírez ('Pescaíto'), cuya muerte criminal ha conmocionado a España, como ya ocurriera con otros niños asesinados.

Canción de la muerte

La vieja Empadronadora,
la mañosa Muerte,
cuando vaya de camino,
mi niño no encuentre.

La que huele a los nacidos
y husmea su leche,
encuentre sales y harinas,
mi leche no encuentre.

La Contra-Madre del Mundo,
la Convida-gentes,
por las playas y las rutas
no halle al inocente.

El nombre de su bautismo
-la flor con que crece-,
lo olvide la memoriosa,
lo pierda la Muerte.

De vientos, de sal y arenas,
se vuelva demente,
y trueque, la desvariada,
el Oeste y el Este.

Niño y madre los confunda
lo mismo que peces,
y en el día y en la hora
a mí sola encuentre.
Gabriela Mistral

"Girasoles", de Rozalén, era la canción preferida de Gabriel, que le gustaba bailar con su madre.

Girasoles - Rozalén 
 Vídeo publicado por Paco Martínez

lunes, 12 de marzo de 2018

El triunfo de la muerte - Carlos Vitale - Argentina


Non c′è di dolcezza che possa 
                                                  uguagliare la Morte.
                                                  Dino Campana
1

Alguien lloraba
en el Camposanto de Pisa.
Sin embargo, las tumbas vacías de los muertos
guardaban la escoria de los vivos.
La muerte siempre triunfa.
Silencio del Camposanto y fuera.
En alguna parte alguien llora.


2

Ahora que definitivamente no podrás contestarme
la espera se convierte en su propio botín.
Frágil, el día universal
volvió vana la precoz indignación.
Sólo la muerte es sólida.


3

Materias impuras
de un incierto dominio.
¿Qué claridad asoma
de su opaca presencia?
¿En su fluir existe
lo que velado pasa?
No hay belleza superflua.


4

Al filo dice madre de esperanza.
La generosa maldad de los oficios
no abandona a su servidor más encumbrado.
Nupcias de silencio llamadas
a heroicas ceremonias de nobleza.
Feliz del que quiere creer y cree.
Esta victoria es una trampa.


5

El ojo avanza y la mano no llega.
En medio, la costumbre de las cosas
la sombra de una luz extranjera.
No acierta el viajero a recordar
su desvelada imagen y el cansado espejo.
El ojo es el fracaso de la mano.
Su ojo es una luz extranjera.


6

Un colorido manto de sombrillas
protege el sueño de plenitud de la especie.
Cuerpos al sol en la tarde de agosto.
¿La tierra o el aire? ¿Los gusanos o el fuego?
Abusos de la imaginación en un mar de arena y carne.
Extensa mancha de horizontal destreza
que en la quietud encuentra su prodigio.
La ausencia es el milagro que repite.


7

La humillación
es el signo de los tiempos.
Para una voz lejana
un recuerdo presente.
Fragmentos de una máscara
que el azar reconstruye.
Temblor y oscuro afán.
Fiesta vedada.


8

Simultáneamente se vive en las ventanas.
Las mujeres se entregan a un futuro cercano
y el verano no encierra más que escasos deberes.
No será éste tampoco el día revelado.
Una mediocridad febril sustenta los objetos
en su reiterada formulación pasiva.
Ese que grita sólo pide un movimiento verdadero.
Sabores de espuma en un cuarto vacío.


9

Vagaba por la casa con ambición furtiva.
Una prisión doméstica bastaba
para hacer muros de huesos compartidos.
Temeroso escondía sus motivos de tregua
y callado esperaba las virtudes ajenas.
Nunca sabré quién era en realidad.
No distingo ni su voz que en este instante me habla.
Una parte de ignorancia y una parte de desdicha.


10

Una noche conjunta vimos
la cara del horror imperfecto.
¿De qué exilio volvía
a disiparse ante un gesto
de la desolación severa?
Con la gravedad de un cadáver hastiado
anfibio mostraba la boca rigurosa.
Venga ahora la luz.
Ya llegará el tiempo de mirar lo oscuro.
De Confabulaciones, 1992

sábado, 10 de marzo de 2018

Viaje a Montevideo - Dino Campana - Italia


Viaggio A Montevideo

Io vidi dal ponte della nave
I colli di Spagna
Svanire, nel verde
Dentro il crepuscolo d'oro la bruna terra celando
Come una melodia:
D'ignota scena fanciulla sola
Come una melodia
Blu, su la riva dei colli ancora tremare una viola...
Illanguidiva la sera celeste sul mare:
Pure i dorati silenzii ad ora ad ora dell'ale
Varcaron lentamente in un azzurreggiare:...
Lontani tinti dei varii colori
Dai più lontani silenzii
Ne la celeste sera varcaron gli uccelli d'oro: la nave
Già cieca varcando battendo la tenebra
Coi nostri naufraghi cuori
Battendo la tenebra l'ale celeste sul mare.
Ma un giorno
Salirono sopra la nave le gravi matrone di Spagna
Da gli occhi torbidi e angelici
Dai seni gravidi di vertigine. Quando
In una baia profonda di un'isola equatoriale
In una baia tranquilla e profonda assai più del cielo notturno
Noi vedemmo sorgere nella luce incantata
Una bianca città addormentata
Ai piedi dei picchi altissimi dei vulcani spenti
Nel soffio torbido dell'equatore: finché
Dopo molte grida e molte ombre di un paese ignoto,
Dopo molto cigolìo di catene e molto acceso fervore
Noi lasciammo la città equatoriale
Verso l'inquieto mare notturno.
Andavamo andavamo,per giorni e per giorni: le navi
Gravi di vele molli di caldi soffi incontro passavano lente:
Sì presso di sul cassero a noi ne appariva bronzina
Una fanciulla della razza nuova,
Occhi lucenti e le vesti al vento! ed ecco: selvaggia a la fine di un giorno che apparve
La riva selvaggia là giù sopra la sconfinata marina:
E vidi come cavalle
Vertiginose che si scioglievano le dune
Verso la prateria senza fine
Deserta senza le case umane
E noi volgemmo fuggendo le dune che apparve
Su un mare giallo de la portentosa dovizia del fiume,
Del continente nuovo la capitale marina.
Limpido fresco ed elettrico era il lume
Della sera e là le alte case parevan deserte
Laggiù sul mar del pirata
De la città abbandonata
Tra il mare giallo e le dune


Viaje a Montevideo

Yo vi desde el puente de la nave
desvanecerse
las colinas de España, en el crepúsculo
de oro, mientras la morena tierra ocultaba en el verde
casi una melodía:
muchacha sola de ignota escena,
casi una melodía
azul, a la vera de las colinas aún temblaba una viola...
languidecía la tarde celeste sobre el mar:
También los dorados silencios de las alas, de vez en cuando,
cruzaban lentamente en un azulear...
lejanos y teñidos de varios colores
desde los más lejanos silencios
en la celeste tarde cruzaban los pájaros de oro: la nave,
ya ciega, cruzando y golpeando las tinieblas
con nuestros náufragos corazones
golpeando las tinieblas las alas celestes sobre el mar.
Mas un día
subieron a la nave las graves matronas de España
de ojos turbios y angélicos
de pechos grávidos de vértigo. Cuando
en una bahía profunda de una isla ecuatorial
vimos surgir en la luz encantada
una blanca ciudad adormecida
a los pies de los picos altísimos de los volcanes extinguidos
en el soplo turbio del ecuador: hasta que
después de muchos picos altísimos de los volcanes extinguidos
en el soplo turbio del ecuador: hasta que
después de muchos gritos y muchas sombras de un pais ignoto,
después de un gran chirrido de cadenas y muy encendido fervor
dejamos la ciudad ecuatorial
hacia el inquieto mar nocturno.
Andábamos y andábamos, durante días y días: las naves
graves de velas mojadas de cálidos soplos
a nuestro encuentro pasaban lentas:
¡Así, cerca, sobre el alcázar se nos aparecía, broncínea,
una muchacha de la raza nueva,
ojos brillantes y vestidos al viento! y he aquí:
salvaje al final de un día apareció
la ribera salvaje, allá abajo, sobre la infinita marina:
y vi, como yeguas
vertiginosas, disolverse las dunas
hacia la pradera sin fin
desierta, sin casas humanas,
y viramos, huyendo de las dunas, hasta que apareció,
sobre un mara amarillo de la portentosa riqueza del río,
del continente nuevo la capital marina.
Límpida, fresca y eléctrica era la luz
de la tarde y allá las altas casas parecían desiertas,
allá abajo, en el mar del pirata
de la ciudad abandonada
entre el mar amarillo y las dunas
Traducción de Carlos Vitale
Viaggio a Montevideo - Voz de Domenico Pelini - Música de Astor Piazzolla (Milonga del Angel)

jueves, 8 de marzo de 2018

El crepúsculo vespertino (dos visiones diferentes de un mismo poeta) - Charles Baudelaire - Francia


El crepúsculo vespertino

Muere el día. Una profunda paz se hace en los pobres espíritus fatigados por el trabajo de la jornada y sus pensamientos toman ahora los colores suaves e indecisos del crepúsculo.

Sin embargo, desde lo alto de la montaña llega hasta mi balcón, a través de las nubes transparentes de la tarde un intenso aullido, constituido por multitud de gritos discordantes, que el espacio transforma en lúgubre armonía, como la de la marea que sube o la tempestad que se desencadena.

¿Quiénes son los desdichados a los que el crepúsculo no calma y que, como los búhos, interpretan la llegada de la noche como una señal de aquelarre? Este siniestro ulular nos llega del negro hospicio encaramado en la montaña y, al atardecer, fumando y contemplando el descanso del inmenso valle erizado de casas cada una de cuyas ventanas dice: "¡Aquí está la paz ahora; ésta es la alegría familiar!", puedo, cuando el viento sopla de allá arriba, mecer mi pensamiento atónito por esta imitación de las armonías del infierno.

El crepúsculo incita a los locos. Recuerdo a dos amigos que se enfermaban realmente con el crepúsculo. Uno reaccionaba ignorando las relaciones de amistad y cortesía y maltrataba, como un salvaje, al primero que llegase. Le he visto arrojar a la cabeza de un camarero un pollo excelente, en el cual quiso ver no sé qué insultante jeroglífico. El anochecer, preludio de las voluptuosidades profundas, le echaba a perder las cosas más suculentas.

El otro, un ambicioso frustrado, a medida que el día declinaba, se iba volviendo más agrio, más sombrío, más mordaz. Indulgente e incluso sociable durante el día, era implacable de noche y ejercía su manía crepuscular no sólo sobre los demás, sino también sobre sí mismo.

El primero murió loco, incapaz de reconocer a su mujer ni a su hijo; el segundo está poseído de la inquietud de una enfermedad crónica y aunque se le gratificara con todos los honores que puedan conceder las repúblicas y los príncipes, creo que el crepúsculo encendería aún en él el ardiente deseo de distinciones imaginarias.

La noche, que introducía tinieblas en su espíritu, ilumina el mío y, aunque no sea raro ver que la misma causa engendra dos efectos contrarios, ese hecho me sigue intrigando y alarmando.

¡Oh noche! ¡Oh refrescantes tinieblas! Sois para mí la señal de una fiesta interior, sois la liberación de una angustia. En la soledad de las llanuras, en los laberintos pedregosos de una ciudad, vosotros, centelleo de estrellas, explosión de luces, sois los fuegos artificiales de la diosa Libertad.

¡Crepúsculo, qué dulce y tierno eres! Los rosados resplandores que aún se arrastran por el horizonte como la agonía del día bajo la opresión victoriosa de su noche, las luces de los candelabros que manchan de rojo opaco las últimas glorias del poniente, los pesados lienzos que una mano invisible saca de las profundidades del Oriente imitan todos los sentimientos complejos que luchan en el corazón del hombre en las horas solemnes de la vida.

Se diría también que, como bajo el negro presente se transparenta el delicioso pasado, en uno de esos extraños trajes de las bailarinas, una gasa transparente y oscura deja entrever, amortiguados, los esplendores de una falda resplandeciente, y las temblorosas estrellas de oro y plata que la salpican representan esos fuegos de la fantasía que sólo se encienden bien bajo el luto profundo de la Noche.

De Le Spleen de Paris - Petits poèmes en prose, 1862
Traducción de Jaime Uribe



El crepúsculo vespertino

He aquí la noche bruja, del criminal amiga;
Llega a paso de lobo, como un cómplice; el cielo
Se cierra lentamente tal una inmensa alcoba
Tornando en alimaña al hombre sin sosiego.

Oh noche, noche amable, deseada por aquellos
Cuyos brazos, sin trampa, pueden decir: ¡El día
Ha sido laborioso! —La noche es quien alivia
Las almas consumidas por el dolor sin tregua:
Al obstinado sabio cuya frente se nubla
Y al obrero agotado que a su lecho retorna.

Los malsanos demonios, mientras, en esa atmósfera
Se desperezan torpes, como hombres de negocios,
Golpeando en su vuelo aleros y postigos
A través de las luces que bambolea el viento.
De pronto, en las aceras, se abre el amor venal,
Y alzando sus compuertas tal inmenso hormiguero,
Sin esfuerzo se labra un oculto camino
Igual al enemigo que prepara un asalto;
Retuércese en el seno de la ciudad de fango
Cual larva que robara al hombre su alimento.
Se oyen aquí y allá silbar a las cocinas,
Los gritos del teatro, acordes orquestales,
Los verdosos tapetes donde el juego gobierna
Se pueblan de rameras y estafadores cómplices
Y los cacos, que no saben de días feriados,
También ellos, comienzan su nocturno trabajo
Forzando suavemente las puertas y las cajas
Y viven cierto tiempo y visten a sus bellas.

Recógete, alma mía, en tan grave momento
Y permanece sorda a ese inmenso tumulto.
Es la hora en que todos los enfermos se agravan.
La Noche los aferra por la garganta; acaban
Su destino y se hunden en el común abismo;
El hospital se llena de suspiros. Más de uno
No irá a buscar jamás la suculenta sopa
Junto al fuego, a la noche, cerca del ser querido.

Más aún, la mayoría no ha conocido nunca
El calor del hogar ni han vivido siquiera.
De Las flores del mal, 1857
Traducción de Antonio Martínez Sarrión

martes, 6 de marzo de 2018

Fragmento de Mis paraísos artificiales - Francisco Umbral - España


    Eran las castañas pilongas y el regaliz de palo, eran las pipas y las alcachofas, aquella psicodelia modesta de los cacahuetes y el bebedizo negro del agua con pastillas de a perrona. Eran los alimentos terrestres, los frutos de la tierra, los paraísos perdidos y callejeros de la infancia. Las pilongas, sí, con su sabor milenario de fruto chino, con su vejez, su dulzor rancio, como venidas del regazo de las abuelas, y aquel regaliz de palo, de un sabor montaraz y acre, que había que morder y morder, que luego era en la boca un estropajo triste, ya sin dinero en los bolsillos, o el anís picante del cigarrillo, su tos primera, el humo detrás de las bardas, por no hablar ya de años de hambre, posguerras, cosas.

    Los primeros alimentos callejeros del niño malo, su mercadería menuda y sabrosa, todo aquello que vendía la señora Landelina, una universal señora Landelina, en sus chiscones de barrio, en sus tenderetes de domingo, a la puerta de los colegios, en los barrios atroces, en el suburbio estremecido de trenes distantes. Para qué seguir. La calderilla robada, las propinas escasas, esas monedas que florecen milagrosamente en los bolsillos de la infancia, inmediatamente eran un puñado de alcachofas oscuras y crujientes, un cuenco de semillas secas, raíces dulces, granos para masticar de prisa, con el hambre clandestina.

    Cómo recuperar los alimentos terrestres, los sabores primeros, aquellas donaciones modestas y breves de la tierra, su cosecha seca de presentes para una infancia que giraba entre los peones de pino, los carruseles del pasado y los astros solemnes de los cielos. Nunca más. Luego se prueban otras cosas, se viven otras vidas, pero es como si la madre tierra se hubiera secado para siempre de aquella riqueza vegetal y menor, de aquella agricultura entrañable que era la de las oscuras tribus infantiles.

    Quizá van todavía por nuestra sangre, quizá vienen de tarde en tarde a nuestra saliva los alimentos terrestres, los frutos amargos y dulces de los ocho, de los diez años, pero nunca más. Y no sabemos cómo encontrar a la señora Landelina en su chiscón para que nos llene las manos de esencias, anises, pastillas de leche de burra, regalices, pipas de gigantea.

    La gigantea, sí, aquel sol granado y terrestre, aquel planeta vegetal de largo tallo, con lumbres amarillas y estivales. Luego hemos visto una plantación de giganteas, un bosque de girasoles, y hemos vivido frente a ellos, a la orilla del mar. Pero ya no el gigantismo de la gigantea, planta que era más alta que nuestra infancia.

    El niño no se alimentaba de purés maternales y postres médicos. Alguien dijo que los libros que verdaderamente forman al muchacho son los que lee a escondidas en la copa de los árboles. Así, los alimentos terrestres que nos hicieron crecer el corazón dentro del pecho no fueron los ceregumiles ni los huevos pasados por agua, sino aquellas cosas del tenderete, y por siempre tendremos un alma de castaña pilonga, de gigantea solar. ¿Qué es eso que desde siempre nos gira ya dentro del pecho, siguiendo el curso de la luz, para morir cada noche y renacer cada mañana, qué es sino un girasol, una gigantea en la que viven todas las giganteas que nos comimos a puñados?

    Si se tiene en el alma una gigantea alta y fresca, la gigantea de la infancia, un girasol amarillo y adolescente, se es niño eternamente, se es joven, se sigue el curso natural de los astros, aunque el cuerpo vaya a sus cosas y tire por otro lado. Pero hay muchos hombres a quienes la gigantea se les ha quedado muerta -o seca y tiesa- dentro del pecho, y en seguida se lo notamos en la cara, se lo vemos en los ojos, y nos preguntamos por qué se les murió la planta, por qué la dejaron morir, quién se la ha matado. Los niños tienen un alma de girasol y de ellos será el reino de los soles. Pero qué difícil saber esto. "Cada día creo menos en la inteligencia", dice Proust. Y se refería a su propia inteligencia. Pero no hay que estar muy seguros de lo que dice, naturalmente, porque él ha hecho una de las obras más altas y sinfónicas de la inteligencia humana. Quizás, en toda su obra, sin embargo, Marcel Proust quiso ir renunciando a su inteligencia de adulto para oír sólo dentro de sí el girar suavísimo de la gigantea infantil, aquellos girasoles que le iluminaron en los lejanos veranos de la Francia atlántica.

    Federico García Lorca, en un poema adolescente, le devuelve a Dios su corazón, "que es un membrillo demasiado otoñal y está podrido", y dice que le va a pedir prestado el corazón a un amigo, un corazón de hierro de veleta. ¿Y por qué no un corazón de gigantea que gire todos los días siguiendo el curso del sol? Ignacio Aldecoa habló bellamente del corazón y otros frutos amargos. Parece que los escritores y los poetas están de acuerdo en la condición caediza y otoñal del corazón humano. Es tan difícil, sí, que la luminosa gigantea de la infancia siga alta y fresca en el pecho del hombre que dicen unidimensional.

Que nos criamos en años de hambre, que fuimos unos niños malos, que hicimos lo que no debíamos hacer. Todas esas cosas nos dicen. Ahora les dan a los niños harinas lacteadas y preparados con varios cereales. Pero nosotros, los que íbamos directamente al quiosquillo de la señora Landelina a buscar los alimentos terrestres, nos criamos con dureza de castaña pilonga, dulzor acre de regaliz de palo, pulpa de alcachofas y remolacha robada. Claro que nos daban otras cosas nuestras madres, pues buenas eran, pero uno sabe secretamente que lo que le hizo crecer y vivir fueron aquellas cosechas de cacahuetes que pasaban del cuenco de madera de la señora Landelina al cuenco rosa y sucio de nuestras manos juntas.

Leíamos Corazón, de don Edmundo el italiano, leíamos enciclopedias gloriosas, pero lo que nos hizo hombres fueron aquellos poemas "Eróticos y sentimentales" que nos estaban prohibidos, con alejandrinos carnosos que no entendíamos. Y luego Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado y otros versos secretos. ¿Por qué vienen todavía, de tarde en tarde, después de tantos años, los sabores prohibidos, los placeres y los días de entonces, la sustancia lenta y oscura de los alimentos terrestres? Es como si el niño se hubiera despertado, como si el girasol girase, como si fuera a ocurrir algo antiguo, fresco y grande, en nosotros. Pero luego no ocurre nada.

domingo, 4 de marzo de 2018

Lluvias // La lluvia - Jorge Luis Borges - Argentina / Llueve - Pablo Neruda - Chile / Los paragüas de Buenos Aires - Horacio Ferrer - Uruguay-Argentina / Lluvia - Federico García Lorca - España / Balada de otoño - Antonio Machado-Joan Manuel Serrat - España / Maldije la lluvia - Wu King - China / Lluvia - Juan Gelman - Argentina


La Lluvia

Bruscamente la tarde se ha aclarado
Porque ya cae la lluvia minuciosa.
Cae o cayó. La lluvia es una cosa
Que sin duda sucede en el pasado.

Quien la oye caer ha recobrado
El tiempo en que la suerte venturosa
Le reveló una flor llamada rosa
Y el curioso color del colorado.

Esta lluvia que ciega los cristales
Alegrará en perdidos arrabales
Las negras uvas de una parra en cierto

Patio que ya no existe. La mojada
Tarde me trae la voz, la voz deseada,
De mi padre que vuelve y que no ha muerto

Llueve

Llueve
sobre la arena, sobre el techo
el tema
de la lluvia:
las largas eles de la lluvia lenta
caen sobre las páginas
de mi amor sempiterno,
la sal de cada día:
regresa lluvia a tu nido anterior,
vuelve con tus agujas al pasado:
hoy quiero el espacio blanco,
el tiempo de papel para una rama
de rosal verde y de rosas doradas:
algo de la infinita primavera
que hoy esperaba, con el cielo abierto
y el papel esperaba,
cuando volvió la lluvia
a tocar tristemente
la ventana,
luego a bailar con furia desmedida
sobre mi corazón y sobre el techo,
reclamando
su sitio,
pidiéndome una copa
para llenarla una vez más de agujas,
de tiempo transparente,
de lágrimas.


Los paraguas de Buenos Aires

Está lloviendo en Buenos Aires, llueve,
y en los que vuelven a sus casas, pienso,
y en la función de los teatritos pobres
y en los fruteros que a lluvia besan.

Pensando en quienes ni paraguas tienen,
siento que el mío para arriba tira.
"No ha sido el viento, si no hay viento", digo,
cuando de pronto mi paraguas vuela.

Y cruza lluvias de hace mucho tiempo:
la que al final mojó tu cara triste,
la que alegró el primer abrazo nuestro,
la que llovió sin conocernos, antes.

Y desandamos tantas lluvias, tantas,
que el agua está recién nacida, ¡vamos!,
que está lloviendo para arriba, llueve,
y con los dos nuestro paraguas sube.

A tanta altura va, querida mía,
camino de un desaforado cielo
donde la lluvia en sus orillas tiene
y está el principio de los días claros.

Tan alta, el agua nos disuelve juntos
y nos convierte en uno solo, uno,
y solo uno para siempre, siempre,
en uno solo, solo, solo pienso.

Pienso en quien vuelve hacia su casa
y en la alegría del frutero
y, en fin, lloviendo en Buenos Aires sigue,
yo no he traído ni paraguas, llueve, llueve.


Lluvia

La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!
Balada de otoño (Antonio Machado) - Joan Manuel Serrat


Maldije la lluvia

Maldije la lluvia, que, azotando mi techo
no me deja dormir

Maldije al viento, que me robaba las flores de
mis jardines.
Pero tu llegaste y alabé la lluvia. La alabé
cuando te quitaste la túnica empapada.
Pero tu llegaste y alabé al viento.
Lo alabé porque apagó la lámpara.


Lluvia

Hoy llueve mucho, mucho,
y pareciera que están lavando el mundo
mi vecino de al lado mira la lluvia
y piensa escribir una carta de amor
una carta a la mujer que vive con él
y le cocina y le lava la ropa y hace el amor con él
y se parece a su sombra
mi vecino nunca le dice palabras de amor a la mujer
entra a la casa por la ventana y no por la puerta
por una puerta se entra a muchos sitios
al trabajo, al cuartel, a la cárcel,
a todos los edificios del mundo
pero no al mundo
ni a una mujer
ni al alma
es decir
a ese cajón o nave o lluvia que llamamos así
como hoy
que llueve mucho
y me cuesta escribir la palabra amor
porque el amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa
y sólo el alma sabe dónde las dos se encuentran
y cuándo
y cómo
pero el alma qué puede explicar
por eso mi vecino tiene tormentas en la boca
palabras que naufragan
palabras que no saben que hay sol porque nacen y
mueren la misma noche en que amó
y dejan cartas en el pensamiento que él nunca
escribirá
como el silencio que hay entre dos rosas
o como yo
que escribo palabras para volver
a mi vecino que mira la lluvia
a la lluvia
a mi corazón desterrado
Juan Gelman

A sugerencia de Gatopardo incluiremos la extraordinaria versión que Bill Evans hizo del bolero Esta tarde vi llover, de Armando Manzanero:
Yesterday I Heard the Rain (Esta tarde vi llover) (Armando Manzanero) - Bill Evans

viernes, 2 de marzo de 2018

Invitación al viaje - Eduardo García - España


Lo más urgente es encontrar
un charco de agua clara
en donde se reflejen nuestros rasgos.

Una vez comprobada la suma transparencia,
su textura de imagen tocada por la gracia,
conviene aproximarse con sigilo
para no despertar sospecha alguna.

Observando la orilla
con la mirada limpia de temor
es preciso entregar el alma en la tarea
de vislumbrar el límite del agua,
la piel en que reposa.

Se despegan entonces los bordes con cuidado
empujando hacia arriba con una mano en tierra.
Cuando el charco esté listo bastará incorporarse,
dar un tirón en seco, vertical,
para abrir la trampilla de las aguas.

Para evitar intrusos
hay que dejar caer durante el salto
con delicada precisión
el charco en su abertura.

Nada impide al viajero
fugarse por el hueco hacia otra parte.