Yo-Yo Ma - Soul of the Tango - Astor Piazzolla

miércoles, 14 de marzo de 2018

Requiem por la muerte de un niño // Canción de la muerte . Gabriela Mistral - Chile


En memoria del niño Gabriel Cruz Ramírez ('Pescaíto'), cuya muerte criminal ha conmocionado a España, como ya ocurriera con otros niños asesinados.

Canción de la muerte

La vieja Empadronadora,
la mañosa Muerte,
cuando vaya de camino,
mi niño no encuentre.

La que huele a los nacidos
y husmea su leche,
encuentre sales y harinas,
mi leche no encuentre.

La Contra-Madre del Mundo,
la Convida-gentes,
por las playas y las rutas
no halle al inocente.

El nombre de su bautismo
-la flor con que crece-,
lo olvide la memoriosa,
lo pierda la Muerte.

De vientos, de sal y arenas,
se vuelva demente,
y trueque, la desvariada,
el Oeste y el Este.

Niño y madre los confunda
lo mismo que peces,
y en el día y en la hora
a mí sola encuentre.
Gabriela Mistral

"Girasoles", de Rozalén, era la canción preferida de Gabriel, que le gustaba bailar con su madre.

Girasoles - Rozalén 
 Vídeo publicado por Paco Martínez

2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Matan a los niños, violan a los niños, qué obvio soy, para matarnos el futuro, para violarnos para siempre el por venir...

La voz de la poco recordada Gabriela Mistral suena triste como triste me dejó esta noticia como triste me pone sentir que en estos casos me asumo partidario de no perder ni un minuto de tiempo (no lo quiero decir directamente, pero creo que estoy siendo claro) con quienes son "capaces" de tal aberración y sólo sacan de mí, lo admito, lo peor.

Que el Pescaíto al menos tenga paz en su corazón.

Juan Nadie dijo...

El asunto es tan tremendo que uno no sabe qué decir.

Pero lo ha dicho la madre de Gabriel, con una entereza impresionante, más o menos así: "Por favor, que nadie retuitee cosas de rabia, porque eso no nos representa ni a mí ni a Gabriel". Admirable mujer.

Por supuesto, cantidad de gente ha tuiteado "casas de rabia", las redes se han llenado de basura, como siempre, (naturalmente con excepciones) y las tertulias televisivas y radiofónicas han aprovechado el tirón para sus programas (también con excepciones).

En fin, pasemos página, y sobre todo deseemos que esos padres destrozados encuentren una forma de salir adelante. Que los dioses les bendigan.