Barbara Mendes - So Many Stars (2017)

lunes, 30 de enero de 2017

Paisaje - Waldo Leyva - Cuba


Los bajos paralelos, los espinos,
el yamaquey sonoro, la sabana,
el aire levantando la mañana
de la nostalgia gris de los caminos.

Caminos que eran trillos, no caminos,
cicatrices de polvo en la sabana,
por donde íbase un buey cada mañana
entre el seco espartillo y los espinos.

Por allí va mi infancia a la laguna,
por allí va mi padre hacia su estancia,
por allí volví a ver, una por una,

las cosas que existían por mi infancia;
pero el buey se murió con la laguna
y mi padre está lejos de su estancia.
De Con mucha piel de gente, 1983

sábado, 28 de enero de 2017

La siesta del fauno. Égloga - Stéphane Mallarmé - Francia


LE FAUNE

Ces nymphes, je les veux perpétuer.

                                                  Si clair,
Leur incarnat léger, qu'il voltige dans l'air
Assoupi de sommeils touffus.

                                         Aimai-je un rêve?
Mon doute, amas de nuit ancienne, s'achêve
En maint rameau subtil, qui, demeuré les vrais
Bois mêmes, prouve, hélas! que bien seul je m'offrais
Pour triomphe la faute idéale de roses -

Réfléchissons...

                       ou si les femmes dont tu gloses
Figurent un souhait de tes sens fabuleux!
Faune, l'illusion s'échappe des yeux bleus
Et froids, comme une source en pleurs, de la plus chaste:
Mais, l'autre tout soupirs, dis-tu qu'elle contraste
Comme brise du jour chaude dans ta toison?
Que non! par l'immobile et lasse pâmoison
Suffoquant de chaleurs le matin frais s'il lutte,
Ne murmure point d'eau que ne verse ma flûte
Au bosquet arrosé d'accords; et le seul vent
Hors des deux tuyaux prompt à s'exhaler avant
Qu'il disperse le son dans une pluie aride,
C'est, à l'horizon pas remué d'une ride,
Le visible et serein souffle artificiel
De l'inspiration, qui regagne le ciel.

Ô bords siciliens d'un calme marécage
Qu'à l'envi de soleils ma vanité saccage,
Ticites sous les fleurs d'étincelles, CONTEZ
« Que je coupais ici les creux roseaux domptés
» Par le talent; quand, sur l'or glauque de lointaines
» Verdures dédiant leur vigne à des fontaines,
» Ondoie une blancheur animale au repos:
» Et qu'au prélude lent où naissent les pipeaux,
» Ce vol de cygnes, non! de naïades se sauve
» Ou plonge...»

                    Inerte, tout brûle dans l'heure fauve
Sans marquer par quel art ensemble détala
Trop d'hymen souhaité de qui cherche le la:
Alors m'éveillerais-je à la ferveur première,
Droit et seul, sous un flot antique de lumière,
Lys! et l'un de vous tous pour l'ingénuité.

Autre que ce doux rien par leur lèvre ébruité,
Le baiser, qui tout bas des perfides assure,
Mon sein, vierge de preuve, atteste une morsure
Mystérieuse, due à quelque auguste dent;
Mais, bast! arcane tel élut pour confident
Le jonc vaste et jumeau dont sous l'azur on joue:
Oui, détournant à soi le trouble de la joue,
Rêve, dans un solo long, que nous amusions
La beauté d'alentour par des confusions
Fausses entre elle-même et notre chant crédule;
Et de faire aussi haut que l'amour se module
Évanouir du songe ordinaire de dos
Ou de flanc pur suivis avec mes regards clos,
Une sonore, vaine et monotone ligne.

Tâche donc, instrument des fuites, ô maligne
Syrinx, de refleurir aux lacs où tu m'attends!
Moi, de ma rumeur fier, je vais parler longtemps
Des déesses; et, par d'idolâtres peintures,
A leur ombre enlever encore des ceintures.

Ainsi, quand des raisins j'ai sucé la clarté,
Pour bannir un regret par ma feinte écarté,
Rieur, j'élève au ciel d'été la grappe vide
Et, soufflant dans ses peaux lumineuses, avide
D'ivresse, jusqu'au soir je regarde au travers.

Ô nymphes, regonflons des SOUVENIRS divers.
« Mon œil, trouant les joncs, dardait chaque encolure
» Immortelle, qui noie en l'onde sa brûlure
» Avec un cri de rage au ciel de la forêt;
» Et le splendide bain de cheveux disparaît
» Dans les clartés et les frissons, ô pierreries!
» J'accours; quand, à mes pieds, s'entrejoignent (meurtries
» De la largueur goûtée à cel mal d'être deux)
» Des dormeuses parmi leurs seuls bras hasardeux;
» Je les ravis, sans les désenlacer, et vole
» A ce massif, haï par l'ombrage frivole,
» De roses tarissant tout parfum au soleil,
» Où notre ébat au jour consumé soit pareil.»
Je t'adore, corroux des vierges, ô délice
Farouche du sacré fardeau nu qui se glisse
Pour fuir ma lèvre en feu buvant, comme un éclair
Tressaille! la frayeur secrète de la chair:
Des pieds de l'inhumaine au cœur de la timide
Qui délaisse à la fois une innocence, humide
De larmes folles ou de moins tristes vapeurs.
« Mon crime, c'est d'avoir, gai de vaincre ces peurs
» Traîtresses, divisé la touffe échevelée
» De baisers que les dieux gardaient si bien mêlée;
» Car, à peine j'allais cacher un rire ardent
» Sous les replis heureux d'une seule (gardant
» Par un doigt simple, afin que sa candeur de plume
» Se teignît à l'émoi de sa sœur qui s'allume,
» La petite, naïve et ne rougissant pas)
» Que de mes bras, défaits par de vagues trépas,
» Cette proie, à jamais ingrate se délivre
» Sans pitié du sanglot dont j'étais encore ivre.»

Tant pis! vers le bonheur d'autres m'entraîneront
Par leur tresse nouée aux cornes de mon front;
Tu sais, ma passion, que, pourpre et déjà mûre,
Chaque grenade éclate et d'abeilles murmure;
Et notre sang, épris de qui le va saisir,
Coule pour tout l'essaim éternel du désir.
A l'heure où ce bois d'or et de cendres se teinte
Une fête s'exalte en la feuillée étiente:
Etna! c'est parmi toi visité de Vénus
Sur ta lave posant ses talons ingénus,
Quand tonne une somme ou s'épuise la flamme.
Je tiens la reine!
                  
                       Ô sûr châtiment...

                                                Non, mais l'âme
De paroles vacante et ce corps alourdi
Tard succombent au fier silence de midi:
Sans plus il faut dormir en l'oubli du blasphème,
Sur le sable altéré gisant et comme j'aime
Ouvrir ma bouche à l'astre efficace de vins!

Couple, adieu; je vais voir l'ombre que tu devins.

~~~~

EL FAUNO

Estas ninfas... Quisiera hacerlas mías para siempre.

                                                                      Tan leve
es su rosada carne, que se cierne
en el aire adormecido por el espesor de los sueños.

                          ¿He amado yo, pues, un sueño?
Mi incertidumbre, mi viejo cúmulo de oscuridad, se agota
en el sutil ramaje que aún es materia de los bosques. Ahora sé
que sólo yo, ¡qué desdicha!, entendí como un triunfo
la traición ideal de las rosas.

Reflexionemos...

                        Fauno, quizá esas mujeres de que hablas
no sean otra cosa que un deseo de tus delirantes sentidos.
Como un manantial de llanto, la ilusión se desprende
de los ojos fríos y azules de la más casta,
¿y dices tú que la otra, la que se deshace en suspiros, se adentra
como una cálida brisa en tu pelambre? Pues no:
aunque aún la fresca mañana se esfuerce en que el creciente                                                                                  [calor
no le imponga inmovilidad ni desmayo,
no existe otro rumor de aguas que el que mi flauta vierte
regando con sus acordes la arboleda. Y,
si el exhalado es un aire ajeno a mis cánulas
que dispersa su sonido como una lluvia estéril, será,
ante un horizonte de inconmovible lisura,
el sensible, plácido y artificial aliento
de una inspiración que retorna a su origen.

Ah bordes sicilianos de la tersa laguna
que, calladamente, mi vanidad, oculta bajo deslumbrantes flores,
despoja rivalizando con el sol, decid
que yo estaba aquí cortando las vacías cañas
que el arte toma para sí, cuando,
sobre el oro glauco de una vegetación lejana
que acerca los viñedos a las fuentes,
vi temblar la quietud de una animal blancura,
y que, al brotar el lento preludio de los caramillos,
un vuelo, no de cisnes sino de náyades, se elevaba
o se hundía...
               
                   Inerte, todo se abrasa en la hora candente,
sin declarar el artificio por el que, al unísono, se desvaneció
tanto himeneo deseado por el buscador de armonías.
Quizá, como un lirio erguido y solitario
bajo las oleadas de una antigua luz,
despierte yo a aquel fervor primero
y me haga semejante a vosotros en la ingenuidad.

Más allá de la suave vaciedad desprendida de sus labios,
de ese beso que calladamente las delata en su perfidia,
mi corazón, aunque sin pruebas, da fe
de la misteriosa dentellada de una boca augusta.
¡Pero basta! El arcano eligió por confidente
a la gruesa, doble caña tañida bajo el inmenso azul,
que, advirtiendo la turbación de mi rostro,
sueña, en un largo solo musical,
que atraemos a la belleza con falsedad, confundiéndola
en la inocencia de nuestro cántico,
y que, con tanta altura como la pasión sentida,
una vana y monótona sonoridad emana
de mi sueño carnal, de la espalda y del delicado perfil
que yo veo con los ojos cerrados.

Trata, pues, oh instrumento de las fugas, oh perversa Siringa,
de florecer de nuevo en la orilla de los lagos en que me esperas.
Yo, orgulloso de mi música, continuaré hablando de las diosas
y, en idílicas escenas, desciñendo sus sombras.

De igual manera, cuando libo el fulgor suculento de la vid
para desvanecer un pesar fingido por mi pensamiento,
ofrezco alegremente al cielo estival el racimo agotado,
y, poniendo mi aliento en sus pieles luminosas, ávido
de ebriedad, miro a través de ellas hasta que llega la noche.

Oh ninfas, demos vida a algunos recuerdos.
Mis ojos, atravesando juncos, se prendían
en cuellos inmortales que aliviaban su ardor en las aguas
y hendían con penetrantes gritos
la culminación celeste de los bosques.
El explendor de los bañados cabellos se desvanecía
en claridades temblorosas, ¡oh pedrería refulgente!
Me acerqué y, de pronto, a mis pies, entrelazadas,
azarosamente reunidas por sus brazos, vi a las durmientes
lánguidamente heridas por el doloroso placer de ser dos y no                                                                                   [una.
Y las rapté sin separarlas. Volamos
a un macizo de rosas que, desdeñadas por la indiferencia de la                                                                              [sombra,
entregaban su perfume al sol allí, donde
nuestro retozo se hiciera semejante a la plenitud del crepúsculo.
Yo adoro el furor de las vírgenes, la salvaje delicia
de la desnuda y divina carga que, incorporándose
al temblor de un relámpago, huye,
hurta a mis encendidos y sedientos labios
el temor secreto de la carne. Así es
desde los pies de la más cruel hasta el corazón de la más tímida,
a la que ya abandona su inocencia, húmeda
de enloquecidas lágrimas, o, quizá, a causa
de otras emanaciones menos tristes.
Feliz por haber vencido falsos temores, mi crimen no fue otro
que romper el emmarañado manojo de los besos
que los dioses mantenían apretadamente urdido.
Cuando me disponía a ocultar mi hirviente gozo
bajo los graciosos pliegues de la primera y más cruel
(acariciando con un solo dedo a la otra, a la pequeña, ingenua
y ajena al rubor, a fin de que su inocente blancura
se tiñese de la encendida pasión de su hermana),
mi amorosa presa, infinitamente ingrata,
abandonó mis brazos debilitados por el tempestuoso tránsito
sin apiadarse de mi aún sollozante ebriedad.

¡Qué importa! Otras me conducirán a la dicha
anudando su trenza a los cuernos de mi frente.
Pasión mía, tú sabes que, purpúreas y maduras,
las granadas estallan en un rumor de abejas
y que nuestra sangre, prendada de quien va a hacerla suya,
se entrega al aterno enjambre del deseo.
En la hora en que este bosque se tiñe de oro y ceniza,
estalla una fiesta en la apagada arboleda.
¡Etna!, cuando, visitada por Venus,
sobre tu lava se posan sus inocentes plantas,
retumbas tristemente o se extingue tu llama. Entonces,
¡yo hago mía a la reina!

                                 Oh seguro castigo...

                                                            No,
no es eso: son el alma vacía de palabras y este pesado cuerpo
los que tardan en sucumbir al gran silencio del mediodía.
Está claro: necesito descansar en el olvido de la blasfemia,
yacer sobre la removida arena y, a placer, libremente,
abrir, ofrecer mi boca al poderoso astro de la ebriedad.

Adiós, ninfas: me voy
a contemplar la sombra en que os habéis convertido.
Traducción de Antonio y Amelia Gamoneda

Preludio a la siesta de un fauno - Claude Debussy
Orquesta de París
Daniel Baremboim
Michel Debost: flauta

jueves, 26 de enero de 2017

The Dry Salvages - T. S. Eliot - Inglés nacido en Estados Unidos


(The Dry Salvages -acaso originalmente les trois 
sauvages- es un pequeño conjunto de rocas en las 
que se levanta un faro. Se encuentran en la costa 
noreste de Cape Ann, Massachusetts. Salvages se 
pronuncia de modo que rime con assuages
Groaner es una boya silbante.) 


No sé mucho de dioses, mas supongo que el río
Es un dios pardo y fuerte —hosco, indómito,
    intratable,
Paciente hasta cierto punto, al principio reconocido
    como frontera;
Útil, poco de fiar, como transportador del comercio,
Luego sólo un problema para los constructores
    de puentes.
Ya resuelto el problema queda casi olvidado el gran
    dios pardo
Por quienes viven en ciudades—sin embargo,
    es implacable siempre,
Fiel a sus estaciones y sus cóleras
Destructor que recuerda
Cuanto prefieren olvidar los humanos.
No es objeto de honras
Ni actos propiciatorios por parte de los veneradores
    de las máquinas;
Está siempre esperando, acechando, esperando.
En la cuna del niño su ritmo estuvo presente,
En el frondoso ailanto del jardín en abril,
El olor de las uvas en la mesa otoñal
Y el círculo nocturno ante la luz de gas del invierno

El río está dentro de nosotros, el mar en torno
    nuestro;
El mar es también el borde de la tierra,
El granito en que se adentran las olas,
Las playas donde arroja
Sugerencias de una creación anterior y distinta:
La estrella de mar, el límulo, el espinazo
    de la ballena;
Las pozas donde ofrece a nuestra curiosidad
La anémona de mar y las algas más delicadas.
Arroja nuestras pérdidas: la jábega rota, la nasa de
    langostas maltrecha, el remo quebrado
Y los arreos de extranjeros muertos.
El mar tiene muchas voces,
Muchos dioses y muchas voces.
La sal está en la rosa silvestre,
La niebla en los abetos.
                                    El aullido del mar
Y su bramido son voces diferentes
Que a menudo se escuchan juntas: el gemir
    en los aparejos,
La amenaza y caricia de la ola que estalla
    mar adentro,
La rompiente lejana contra la dentadura de granito
Y el lamento que avisa del promontorio
    que se acerca
Todas son voces del mar, y la boya silbante
Al girar hacia tierra, y la gaviota.
Y bajo la opresión de la niebla silenciosa
El redoble de la campana, tañida sin prisa
Por la ola que se hincha allá en el fondo,
Mide el tiempo, no nuestro tiempo
Sino un tiempo más antiguo
Que el tiempo de los cronómetros, más antiguo
Que el tiempo medido por las mujeres que
    en su angustia y su insomnio
Calculan el porvenir, tratan de destejer, devanar,
    desenredar
Y remendar pasado y futuro,
Entre la medianoche y el amanecer,
Cuando es engaño ya todo el pasado,
El futuro no tiene porvenir,
Antes de que amanezca y cambien la guardia
Cuando el tiempo se detiene,
Y el tiempo no acaba nunca,
Y la ola que se hincha allá en el fondo
Y es y era desde el principio
Hace sonar la campana.


II 

¿Dónde termina aquello, este mudo gemido,
La extinción silenciosa de la flor otoñal
Que soltando sus pétalos queda inmovilizada?
¿Hay fin para los restos que flotan naufragados
Y el hueso que en la playa musita la irrezable
Plegaria a la terrible anunciación?

No hay fin y todo es suma: el desmedido Resultado
de días y horas sin final.
La emoción reflexiona ensimismada
En años de vivir entre los destrozados
Restos de lo que se creyó lo más confiable—
Y por ello más apto a la renunciación.

Hay la última suma, el desvaído
Orgullo que resiente su declive fatal,
La devoción lejana que parece borrada
Como un barco que hace agua por los cuatro
    costados,
O escuchar en silencio tañer la irremediable
Campana que te invoca, última anunciación.

¿En dónde encontrarán su fin perdido
Los que bogan al fondo de la niebla letal?
Inconcebible un tiempo sin la mar encrespada
O un océano ya limpio de restos oxidados
O un futuro no expuesto, como el irretornable
Pasado, a no tener destino, tampoco solución.

Pensemos en aquellos, desaguando el roído
Navío, desplegando las velas contra el viento brutal,
Entre bancos de arena que no está erosionada,
Cobrando su salario en muelles maltratados,
Sin zarpar en el alba para un viaje incosteable
Tras una pesca inútil que no vale su acción.

No tiene fin, no acaba, este mudo gemido,
Tampoco el marchitarse encuentra su final,
El dolor que no duele y se resuelve en nada,
El mar a la deriva, los restos destrozados,
La plegaria del hueso a la Muerte, su Diosa; tan sólo
    la irrezable
Plegaria a ti elevada, única Anunciación.

A medida que envejecemos, parece
Que el pasado tiene otra estructura y deja de ser una
mera secuencia—
O incluso un desarrollo. Esto es una falacia parcial
Estimulada por nociones superficiales de evolución
Que se vuelven en la mentalidad popular
Medios para el repudio del pasado.
En los momentos de felicidad—no la sensación
    de bienestar,
Fruición, plenitud, seguridad o afecto,
O hasta una excelente cena, no esto sino la súbita
    iluminación—
Tuvimos la experiencia pero no captamos
    el significado
Y el acercamiento al significado restaura
    la experiencia
En forma diferente, más allá de cualquier
    significado
Que asignemos a la felicidad. Antes he dicho
Que la experiencia revivida en el significado
No es la experiencia de una sola vida
Sino de muchas generaciones —sin olvidar
Algo que acaso es inefable:
La mirada hacia atrás más allá de la seguridad
De la historia escrita, la mirada hacia atrás furtiva
Hacia el terror primitivo.
Entonces llegamos a descubrir que los momentos
    de dolor
(No se discute si se deben o no a un malentendido O
a haber esperado lo erróneo o temido lo erróneo)
Son también permanentes
Con una permanencia igual a la del tiempo.
Mejor que en el nuestro lo apreciamos
En el sufrimiento de los demás, casi experimentado
Al implicarnos a nosotros mismos.
Porque nuestro pasado está cubierto por las
corrientes de la acción,
En cambio el sufrimiento ajeno sigue siendo una
    experiencia
Sin reservas ni desgaste por la erosión posterior.
La gente cambia y sonríe pero su sufrimiento
    permanece.
El tiempo destructor es también el tiempo
    preservador,
Como el río con su carga de negros muertos y reses
    muertas y jaulas de gallinas,
La manzana amarga y el mordisco en la manzana.
Y la roca mellada en las aguas sin calma,
Las olas que la cubren, la niebla que la oculta
En un día sereno, es nada más un monumento;
En tiempo navegable es siempre una señal
Para fijar el rumbo; pero en la estación sombría
O bajo la repentina furia del mar
Es lo que siempre ha sido.


III 

A veces me pregunto si es esto lo que Krishna quiso
    decir
— Entre otras cosas— o una manera de expresar
    lo mismo:
Que el futuro es una canción desvanecida, una rosa
    real o un ramo de lavanda,
De ansioso lamento por los que aún no están aquí
    para lamentarse,
Prensado entre las hojas amarillentas de un libro que
    nunca ha sido abierto.
Y el camino que sube es el camino que baja,
El camino de ida es el camino de vuelta.
No podemos afrontarlo realmente aunque
    de seguro
El tiempo no es curandero: el paciente ya no está
    aquí.
Cuando arranca el tren y los pasajeros se han
    instalado
Con sus frutas, periódicos y cartas comerciales
(Y parten del andén quienes fueron a despedirlos)
Sus caras se relajan y pasan de la preocupación
    al alivio
Al ritmo soñoliento de cien horas.
¡Adelante, viajeros! No escapan del pasado
Hacia vidas distintas ni hacia ningún futuro.
Ustedes no son los mismos que salieron
    de la estación
Ni los que llegarán a terminal alguna,
Mientras los rieles convergentes se deslizan unidos
    detrás de ustedes;
Y en la cubierta del murmurante trasatlántico,
Al observar la estela que a sus espaldas se ensancha,
No pensarán: "Ya terminó el pasado"
Ni "el futuro está por delante".
Cuando la noche cae en las antenas y en las jarcias
Hay una voz que contrapuntea (aunque no al oído,
Al susurrante caracol del tiempo,
Ni tampoco en ninguna lengua):
"Adelante, ustedes que creen estar viajando,
No son los mismos que vieron alejarse el puerto
Ni los que desembarcarán.
Aquí, entre la orilla próxima y la orilla distante,
Mientras el tiempo se retira, consideren con el mismo
    ánimo
El pasado y futuro.
En ese instante que no es de acción ni de inacción
Pueden aceptar esto: 'En toda esfera del ser
La mente humana debe estar ocupada
Por la hora de la muerte'
(Y la hora de la muerte es cada momento.)
Esta es la única acción que fructificará en las vidas
    del prójimo.
Y no piensen en el fruto de la acción.
Adelante.
          Oh viajeros, oh gente de mar,
Ustedes que llegaron a puerto y ustedes
    cuyos cuerpos
Sufrirán el proceso y el juicio del océano
U otro acontecimiento, este es su verdadero
    destino"
—Dijo Krishna, como cuando amonestó a Arjuna
En el campo de batalla.
                                No adiós
Sino adelante, viajeros.


IV 

Señora, en tu santuario que está en el promontorio,
Ruega por todos los navegantes,
Los dedicados a la pesca y aquellos
Que se ocupan en lícitos negocios
Y quienes los dirigen.

Reza también por las mujeres que han visto
Zarpar y no volver a sus maridos o a sus hijos,
Figlia del Tuo Figlio, Reina del Cielo.

Ruega también por cuantos se embarcaron
Y terminaron su viaje en la arena,
En los labios del mar
O en la sombría garganta que no los rechazará
O allí donde no puede ya alcanzarlos
El tañido de la campana del mar,
Su ángelus perpetuo.



Comunicarse con Marte, dialogar con espíritus,
Informar sobre la conducta del monstruo marino,
Trazar horóscopos, leer en las entrañas de las aves
    o en bolas de cristal,
Diagnosticar enfermedades por la firma, evocar
La biografía por las líneas de la mano
Y la tragedia por los dedos; predecir
Mediante sortilegios u hojas de té,
Adivinar lo inevitable gracias a la baraja,
Juguetear con hexagramas, o barbitúricos,
    escudriñar
La imagen que recurre en terrores preconscientes—
Explorar el útero o el féretro o los sueños:
Todos estos son los habituales pasatiempos y drogas
Y secciones de prensa; y siempre lo serán,
Especialmente algunos de ellos
Cuando exista aflicción en las naciones, perplejidad
En las costas de Asia o en la Edgware Road.
La curiosidad humana explora pasado y futuro
Y se aferra a esa dimensión. Pero aprehender
El punto en que interceden lo temporal y lo eterno
Es tarea del santo —o más que tarea
Algo que se da y quita,
En la muerte de amor de una vida entera,
Fervor y desprendimiento y entrega.
Para la mayoría de nosotros sólo existe el momento
Desatendido, el momento fuera y dentro
    del tiempo,
El acceso de distracción que se pierde en un rayo
    de luz solar,
El invisible tomillo silvestre o los relámpagos de
    invierno
O la catarata o la música tan profundamente
    escuchada
Que no se escucha en absoluto,
Pero somos la música mientras dura la música.
Estas son nada más sugerencias y conjeturas,
Sugerencias que engendran conjeturas; lo demás
Es oración, observancia, disciplina, pensamiento
    y acciones.
La sugerencia medio adivinada, el don
    semientendido, es la Encarnación.
Aquí es real la junta imposible
De las esferas de existencia.
Aquí pasado y futuro se conquistan y reconcilian
Donde la acción sería de otra manera movimiento
De lo que tan sólo es movido
Y no tiene fuente propia de movimiento
Sino que es impulsado por poderes demoníacos
    y terrenales.
Y la acción justa es libertad
Respecto al pasado y también al futuro.
Para la mayoría de nosotros éste es el objetivo
Que aquí jamás alcanzaremos.
Sólo estamos invictos porque seguimos intentando;
Nosotros, los finalmente satisfechos
Si nuestra reversión temporal nutre
(A no mucha distancia del ciprés)
La vida del suelo significante.
De Cuatro cuartetos, 1943
Traducción de José Emilio Pacheco

martes, 24 de enero de 2017

Esperando a los bárbaros - Constantin Cavafis - Egipto-Grecia


Περιμένοντας τους βαρβάρους

-Τι περιμένουμε στην αγορά συναθροισμένοι;

Είναι οι βάρβαροι να φθάσουν σήμερα.

-Γιατί μέσα στην Σύγκλητο μιά τέτοια απραξία;
Τι κάθοντ' οι Συγκλητικοί και δεν νομοθετούνε;

Γιατί οι βάρβαροι θα φθάσουν σήμερα.
Τι νόμους πια θα κάμουν οι Συγκλητικοί;
Οι βάρβαροι σαν έλθουν θα νομοθετήσουν.

-Γιατί ο αυτοκράτωρ μας τόσο πρωί σηκώθη,
και κάθεται στης πόλεως την πιο μεγάλη πύλη
στον θρόνο επάνω, επίσημος, φορώντας την κορώνα;

-Γιατί οι βάρβαροι θα φθάσουν σήμερα.
Κι ο αυτοκράτωρ περιμένει να δεχθεί
τον αρχηγό τους. Μάλιστα ετοίμασε
για να τον δώσει μια περγαμηνή. Εκεί
τον έγραψε τίτλους πολλούς κι ονόματα.

-Γιατί οι δυό μας ύπατοι κ' οι πραίτορες εβγήκαν
σήμερα με τες κόκκινες, τες κεντημένες τόγες·
γιατί βραχιόλια φόρεσαν με τόσους αμεθύστους,
και δαχτυλίδια με λαμπρά γυαλιστερά σμαράγδια·
γιατί να πιάσουν σήμερα πολύτιμα μπαστούνια
μ' ασήμια και μαλάματα έκτακτα σκαλισμένα;

Γιατί οι βάρβαροι θα φθάσουν σήμερα·
και τέτοια πράγματα θαμπόνουν τους βαρβάρους.

-Γιατί κ' οι άξιοι ρήτορες δεν έρχονται σαν πάντα
να βγάλουνε τους λόγους τους, να πούνε τα δικά τους;

Γιατί οι βάρβαροι θα φθάσουν σήμερα·
κι αυτοί βαριούντ' ευφράδειες και δημηγορίες.

-Γιατί ν' αρχίσει μονομιάς αυτή η ανησυχία
κ' η σύγχυσις. (Τα πρόσωπα τι σοβαρά που έγιναν).
Γιατί αδειάζουν γρήγορα οι δρόμοι κ' οι πλατέες,
κι όλοι γυρνούν στα σπίτια τους πολύ συλλογισμένοι;
Γιατί ενύχτωσε κ' οι βάρβαροι δεν ήλθαν.
Και μερικοί έφθασαν απ' τα σύνορα,
και είπανε πως βάρβαροι πια δεν υπάρχουν.

Και τώρα τι θα γένουμε χωρίς βαρβάρους.
Οι άνθρωποι αυτοί ήσαν μιά κάποια λύσις.


Esperando a los bárbaros
                                         
-¿Qué esperamos agrupados en el foro?
Hoy llegan los bárbaros.

-¿Por qué inactivo está el Senado
e inmóviles los senadores no legislan?
Porque hoy llegan los bárbaros.
¿Qué leyes votarán los senadores?
Cuando los bárbaros lleguen darán la ley.

-¿Por qué nuestro emperador dejó su lecho al alba,
y en la puerta mayor espera ahora sentado
en su alto trono, coronado y solemne?
Porque hoy llegan los bárbaros.
Nuestro emperador aguarda para recibir
a su jefe. Al que hará entrega
de un largo pergamino. En él
escritas hay muchas dignidades y títulos.

-¿Por qué nuestros dos cónsules y los pretores visten
sus rojas togas, de finos brocados;
y lucen brazaletes de amatistas,
y refulgentes anillos de esmeraldas espléndidas?
¿Por qué ostentan bastones maravillosamente cincelados
en oro y plata, signos de su poder?
Porque hoy llegan los bárbaros;
y todas esas cosas deslumbran a los bárbaros.

-¿Por qué no acuden como siempre nuestros ilustres oradores
a brindarnos el chorro feliz de su elocuencia?
Porque hoy llegan los bárbaros
que odian la retórica y los largos discursos.

-¿Por qué de pronto esa inquietud
y movimiento? (Cuánta gravedad en los rostros.)
¿Por qué vacía la multitud calles y plazas,
y sombría regresa a sus moradas?
Porque la noche cae y no llegan los bárbaros.
Y gente venida desde la frontera
afirma que ya no hay bárbaros.

¿Y qué será ahora de nosotros sin bárbaros?
Quizá ellos fueran una solución después de todo.
Traducción de José María Álvarez
Constantin Cavafis

Este poema de Cavafis, quizá su poema más conocido (Ítaca aparte), ha sido objeto de cierta controversia por parte de los especialistas en la obra del escritor alejandrino. Para unos, la escena (imaginaria) sugiere la Roma decadente, mientras que para otros se trata de la decadencia del Imperio Bizantino. Hay quien hace una lectura más universalista, según la cual el poema expresaría la preocupación por el futuro de las civilizaciones agotadas. Personalmente, me quedo con esta última interpretación.

domingo, 22 de enero de 2017

Ellos son poderosos - William Ospina - Colombia


No digas que tienes sed, porque te darán un vaso con tu sangre.
No digas que tienes hambre, porque te servirán tus dedos                                                                                  [cortados.
No digas que tienes sueño, porque te coserán con hilo los                                                                                  [párpados.
No digas que amas a alguien, porque te traerán su corazón                                                                               [putrefacto.
No digas que quieres al mundo, porque multiplicarán los                                                                                    [incendios.
No digas que buscas a Dios, porque te llenarán de brasas la boca.
No digas que está bello el rocío que dulcemente cubre los                                                                                   [campos,
porque en cada gota celeste inocularán pestilencia.
De Una sonrisa en la oscuridad
Universidad Externado de Colombia
Facultad de Comunicación Social-Periodismo, 2007

viernes, 20 de enero de 2017

Poesía del vino/ 25 - Carpe Diem/ 14 - Ergo bibamus! - Johann Wolfgang von Goethe - Alemania


Ergo bibamus!

Hier sind wir versammelt zu löblichem Tun;
Drum, Brüderchen! Ergo bibamus.
Die Gläser, sie klingen, Gespräche, sie ruh'n;
Beherziget Ergo bibamus.
Das heißt noch ein altes, ein tüchtiges Wort:
Es passet zum ersten und passet so fort,
Und schallet ein Echo vom festlichen Ort,
Ein herrliches Ergo bibamus.

Ich hatte mein freundliches Liebchen geseh'n,
Da dacht' ich mir: Ergo bibamus.
Und nahte mich traulich; da ließ sie mich steh'n.
Ich half mir und dachte: Bibamus.
Und wenn sie versöhnet euch herzet und küßt
Und wenn ihr das Herzen und Küssen vermißt,
So bleibet nur, bis ihr was Besseres wißt,
Beim tröstlichen Ergo bibamus.

Mich ruft mein Geschick von den Freunden hinweg;
Ihr Redlichen! Ergo bibamus.
Ich scheide von hinnen mit leichtem Gepäck;
Drum doppeltes Ergo bibamus.
Und was auch der Filz von dem Leibe sich schmorgt,
So bleibt für den Heitern doch immer gesorgt,
Weil immer dem Frohen der Fröhliche borgt;
Drum, Brüderchen! Ergo bibamus.

Was sollen wir sagen zum heutigen Tag!
Ich dächte nur: Ergo bibamus.
Er ist nun einmal von besonderem Schlag;
Drum immer aufs neue: Bibamus.
Er führet die Freude durchs offene Tor,
Es glänzen die Wolken, es teilt sich der Flor,
Da scheint uns ein Bildchen, ein göttliches, vor;
Wir klingen und singen: Bibamus.


Ergo bibamus!

Unidos aquí estamos para una accion laudable;
por tanto, hermanos míos, arriba. Ergo bibamus!
Resuenen nuestros vasos y callen nuestas lenguas;
levantar vuestras almas muy bien. Ergo bibamus!
He aquí una sentencia tan vieja como sabia;
conserva su vigencia hoy lo mismo que antaño,
y un eco nos aporta de espléndidos festines,
esta jovial y grata consigna: Ergo bibamus!

Hoy he visto a mi dulceamada placentera;
al punto fui y me dije: "Bueno está. Ergo bibamus!"
Me acerqué sin recelo y ella me acogió bien.
Y entonces repetí mi alegre Ergo bibamus! 
Mas lo mismo si os mima y os acaricia y besa,
que si nos niega adusta su corazón y brazos,
¿qué recurso nos queda, mientras no nos sonríe,
que de nuevo apelar al viejo Ergo bibamus!

De los amigos lejos cruel destino me lleva.
¡Oh fieles camaradas! ¿Qué hacer? Ergo bibamus!
Ya me marcho cargado con liviano bagaje;
quiere decir se impone un doble Ergo bibamus!
Y aunque a veces el cuerpo la carcoma nos roa,
nunca de la alegría vacío el tesoro hallamos;
que el alegre al alegre suele prestar rumboso,
así que, hermanos mios, ¡venga un Ergo bibamus!

Ahora bien: ¿qué debemos cantar en este día?
¡Yo tan sólo pensaba cantar Ergo bibamus!
Pero recuerdo ahora su especial importancia;
así que alzad las voces. De nuevo Ergo bibamus!
Este día se nos mete la dicha por la puerta;
resplandecen las nubes, tiembla el trigo dorado;
y una imagen divina brilla ante nuestros ojos;
así que alegremente cantad Ergo bibamus!
Ergo Bibamus! - Studentenlieder

miércoles, 18 de enero de 2017

Fragmento de El Corsario - Lord Byron - Inglaterra


Nessun maggior dolore   
Che ricordarsi del tempo felice  
Nella miseria. 
Dante. 
- I - 

  Del negro abismo de la mar profunda
sobre las pardas ondas turbulentas,
son nuestros pensamientos como él, grandes;
es nuestro corazón libre, cual ellas.
Do blanda brisa halagadora expire,
do gruesas olas espumando inquietas
su furor quiebren en inmóvil roca,
haced nuestro hogar y nuestro imperio. En esa
no medida extensión, de playa a playa,
todo se humilla a nuestra roja enseña.
Lo mismo que en la lucha en el reposo
agitada y feliz nuestra existencia,
hoy en el riesgo, en el festín mañana,
brinda a nuestra ansiedad delicias nuevas.
¿Quién describir pudiera nuestros goces?
¡Oh!, no eres tú, que la molicie enerva,
siervo de los deleites, que temblaras
de las montañas de olas en la incierta,
móvil cumbre; ni tú, noble orgulloso,
del hastío sumido en la indolencia,
a quien ya el sueño bienhechor no halaga,
a quien ya los placeres no deleitan.
Sólo el infatigable peregrino
de esos caminos líquidos sin huellas,
cuyo audaz corazón, templado al riesgo,
al sordo rebramar de la tormenta
palpitando arrogante, hasta la fiebre
del delirio frenético en sus venas
sintiese hervir la sangre enardecida,
nuestros rudos placeres comprendiera.
Do el cobarde ve el riesgo, él ve la gloria,
y sólo por luchar la lucha anhela
el pirata feliz, rey de los mares.
Cuando ya el débil desmayado tiembla,
se conmueve él, apenas... se conmueve
al sentir que en su pecho se despierta
osada la esperanza, que atrevida
su corazón para el peligro templa.
¿Qué es a nosotros la temida muerte
como el rival odioso también muera?
¡Qué es la muerte! La muerte es el reposo...
cobarde, eterno, aborrecible... ¡Sea!
Serenos aguardémosla. Apuremos
la vida de la vida, y después venga
fiebre traidora o descubierto acero
implacable a romper su débil hebra.
Cobardes otros, de vejez avaros,
revuélquense en el lecho que envenena
dolencia inmunda, y el impuro ambiente
con flaco pecho aspiren y fallezcan
luchando con la muerte... ¡Oh, no a nosotros
fúnebre lecho de agonía lenta;
¡césped fresco es mejor...! Y mientras su alma
sollozo tras sollozo tarda quiebra
los nudos de la vida, de un impulso
sus ligaduras rompe y se liberta
osado nuestro espíritu. Sus restos
del blanco mármol de su tumba estrecha,
grabado por el mismo que su muerte
hipócrita anhelaba, se envanezcan:
Cuando sepulte el mar nuestro cadáver
le bastará una lágrima sincera,
¡una lágrima sola! Henchido el vaso
del alegre festín en la ancha mesa
honra de nuestros bravos la memoria.
Corto epitafio su valor celebra
cuando en el día augusto del peligro,
al repartir el vencedor la presa,
recuerdo de dolor su frente anubla
y con voz ronca que insegura tiembla:
"¡Cuán felices, exclama, nuestra dicha
los valientes que han muerto compartieran!"
Así grito salvaje en sordo acento
repite el eco en las cortadas peñas
del islote escarpado del Corsario,
do del vivac se apagan las hogueras;
y en alegre cantar sus agrias notas
de los piratas al oído suenan.
En pintorescos grupos esparcidos
de fresca playa en la dorada arena,
aguzan unos sus puñales; otros
alegres ríen, bulliciosos juegan,
o sus fieles alfanjes desnudando
indiferentes, sin afán, contemplan
la sangre que los mancha. Precavidos
otros, con mano previsora pliegan
las anchas velas del bajel osado,
o el negro flanco recomponen; mientras
pensativos algunos por la orilla,
de las olas al son, lentos pasean.
A quien aguija de inquietud oculta
el afán incesante, allá en las quiebras
de las ásperas rocas, lazos tiende
a las marinas aves, o al sol seca
la red humedecida; y en la mancha
que del mar en los límites blanquea,
con los ojos de la ávida esperanza
del incauto bajel mira las velas.
De cien noches de horror y de combate
los lances con placer todos recuerdan.
Y de luchar ansiosos se preguntan:
"¿En dónde buscaremos nuevas presas?"
¿Dónde? ¿Qué les importa? Ya lo sabe,
y basta, el capitán. Fiel obediencia
es su único deber: saben que nunca
les faltará el botín, y más no anhelan.
¿Y quién es ese capitán? Su nombre
pronuncian en voz baja y lo respetan
cuantos habitan las hermosas playas
que aquellas olas complacidas besan:
y más no saben, ni saber más quieren
Les basta un gesto, una mirada. Apenas
oyen su voz. De sus banquetes rudos
no anima el regocijo su presencia.
Mas ¿cómo ante la gloria de sus triunfos
acusar sus desdenes? Jamás llenan
para él la roja copa: indiferente
la mira y a sus labios no la acerca;
y es su sobrio manjar, que desdeñara
el más grosero de su banda, y fue
a ermitaño frugal ración escasa,
secas raíces de silvestres yerbas,
rústico pan y los jugosos frutos
que brinda el árbol en sus ramas tiernas.
El impuro placer de los sentidos
desdeñoso su espíritu desprecia,
¿Será que su energía no domada
de esa abstinencia misma se alimenta?
"Pronto a la mar."-Y el mar surcan sus naves.
"A aquella playa el rumbo."-Y allá vuelan.
"¡Sus!, ¡a las armas!"-¡Y el botín es suyo!
Así a su voz, que imperativa ordena,
sigue la acción; y todos obedecen,
Y su oculta intención nadie penetra.
Si suena escrutadora una palabra,
una mirada de desprecio muestra
de su temida indignación un rayo:
no sabe dar su orgullo otra respuesta.
Traducción de Vicente Wenceslao Querol y Teodoro Llorente, 1863
Nè sulla terra creatura alcuna... ('Il Corsario', Acto II) - Giuseppe Verdi 
Maria Callas, soprano 
Choeurs et Orchestre de l'Opéra National de Paris
Nicola Rescigno

lunes, 16 de enero de 2017

Canto XXVI - El pensamiento dominante - Giacomo Leopardi - Italia


Poderoso, dulcísimo
dominador de mi profunda mente;
terrible, mas querido
don del cielo; consorte
de mis lúgubres días,
pensamiento que siempre ante mí tornas.

De tu natura arcana,
¿quién no habla? Su influjo entre nosotros,
¿quién no siente? Mas siempre
que al decir sus efectos
la humana lengua el sentir propio excita,
nuevo parece por lo que razona.

¡Cuán desierta mi mente
quedó desde el instante
en que tú la escogiste por morada!
Raudos como el relámpago, de en torno
todos mis pensamientos
se alejaron. Lo mismo que una torre
en solitario campo,
estás solo, gigante, en medio de ella.

¡En qué, fuera de ti, se han convertido
las obras terrenales,
toda la vida entera ante mis ojos!
¡Qué intolerable hastío
el ocio acostumbrado,
la del vano placer vana esperanza,
al lado de ese gozo,
gozo celeste que de ti procede!

Como desde las rocas
del Apenino abrupto
a un campo verde que lejano ríe
los ojos vuelve ansioso el peregrino,
tal yo del rudo y seco
mundano conversar, ávidamente
regreso a ti como a un jardín ameno
y restauro a tu lado mis sentidos.

Me parece increíble
que la vida infeliz y el necio mundo
durante tanto tiempo
sin ti haya soportado;
entender no consigo
que por otros deseos
de ti distintos, haya quien suspire.

Jamás desde el momento
en que entender la vida lograr pude
turbó mi pecho el miedo de la muerte.
Hoy me parece un juego
la que el inepto mundo,
loando a veces, aborrece y teme,
necesidad extrema;
y si acaso el peligro se presenta,
arrostro sonriendo su amenaza.

Siempre al cobarde, al alma
miserable y abyecta
desprecié. Y hoy cualquier acción indigna
me hiere los sentidos;
desdén siente mi alma
por todo ejemplo de vileza humana.
A esta edad orgullosa
que se nutre de huecas esperanzas
y ama lo vano y la virtud combate,
que clama por lo útil
y no ve que la vida
por eso en más inútil se convierte,
superior yo me creo.
Me burlo del humano juicio; al vulgo
que el bello pensamiento
desdeña, pisoteo con desprecio.

Ante aquello que inspiras,
¿qué otro afecto no cede?
Más aún, ¿qué otro afecto
asiento tiene aquí entre los mortales?
Avaricia, desdén, odio, soberbia,
ansias de honor, de mando,
¿qué son sino caprichos
comparados con él? Sólo un afecto
vive en nosotros; uno,
poderoso, que dieron
eternas leyes al humano pecho.

Valor no tiene, ni razón la vida,
sino por él, que para el hombre es todo;
sola disculpa al hado
que al mortal en la tierra
puso para sufrir sin otro fruto;
sólo por quien a veces,
no la estúpida gente, al alma digna
la vida es más hermosa que la muerte.

Por alcanzar tu gozo, pensamiento,
probar humanas ansias
y sufrir muchos años
esta vida mortal, no ha sido indigno;
volvería de nuevo,
experto como soy de nuestros males,
hacia tu meta a recorrer la senda;
que tras la arena y tras la viperina
picada, tan cansado
por el mortal desierto
nunca llegué hasta ti que nuestras penas
vencer no lo creyera un bien muy alto.

¡Oh qué mundo, qué nueva
inmensidad, que edén aquel a donde
frecuentemente tu sublime hechizo
me elevó, donde errando
bajo otras luces que las habituales,
mi terrenal estado
y toda realidad echo en olvido!
Tales son, imagino,
los sueños de los dioses. ¡Ay! Un sueño
que en parte la verdad realza, eres
tú, dulce pensamiento;
sueño y error. Mas tu naturaleza,
entre gratos errores,
divina es; tan viva y poderosa
que junto a la verdad, tenaz, perdura
y a menudo se iguala,
disipándose sólo con la muerte.

Tú, pensamiento mío, tú tan sólo,
vital para mis días,
causa dilecta de infinitas ansias,
conmigo morirás cuando me muera;
dentro del alma las señales siento
de que tú por señor me fuiste dado.
Otros dulces engaños
la realidad solía
desvanecer. Cuando de nuevo vuelvo
a contemplar a aquella
de quien contigo vivo razonando,
crece aquel gran deleite,
crece el delirio por el que respiro.

¡Angélica hermosura!
Cualquier hermoso rostro me parece
casi fingida imagen
que a tu rostro imitó. Tú, sola fuente
de toda donosura;
tú, la sola belleza verdadera.

Desde que pude verte,
¿de mi solicitud último objeto
no fuiste tú? ¿Cuánto pasó del día
sin que pensara en ti? En los sueños míos,
tu soberana imagen
¿cuántas veces faltó? Bella cual sueño,
aparición angélica,
en la terrena estancia,
en la altura de todo el universo,
¿qué espero yo, qué pido,
que sea más bello que los ojos tuyos,
que sea más dulce que tu pensamiento?
Versión de Diego Navarro

sábado, 14 de enero de 2017

Fragmentos de El sueño de una noche de verano - William Shakespeare - Reino Unido


ACTO I

ESCENA SEGUNDA

Entran Membrillo el carpintero, Ajuste el ebanista,
Fondón el tejedor, Flauta el remiendafuelles,
Morros el calderero y Hambrón el satre.

MEMBRILLO    ¿Está toda la compañía?
FONDÓN    Más vale que los llames peculiarmente, uno a uno según el escrito.
MEMBRILLO    Aquí está la lista con los nombres de todos los de Atenas a los que se considera aptos para representar la comedia ante el duque y la duquesa en la noche de su boda.
FONDÓN    Amigo Membrillo, primero di de qué trata la obra; después nombra a los cómicos y entonces llega al final.
MEMBRILLO    Pues la obra se llama La dolorosísima comedia y la crudelísima muerte de Píramo y Tisbe.1
FONDÓN    Un gran trabajo, te lo digo yo, y divertido. Ahora, amigo Membrillo, pasa lista a los cómicos. Señores, separaos.
MEMBRILLO    Responded conforme os llame. Fondón el tejedor.
FONDÓN    Presente. Dime mi papel y sigue.
MEMBRILLO    Tú, Fondón, haces de Píramo.
FONDÓN    ¿Quién es Píramo? ¿Un amante o un tirano?
MEMBRILLO    Un amante que se mata galantemente por amor.
FONDÓN    Para hacerlo bien eso exigirá algún llanto. Si es mi papel, que el público se cuide de sus ojos: desencadenaré tempestades, lloraré mi dolor. Todo eso. Aunque lo mío es el tirano. Haría un Hércules espléndido o un papel de bramar y tronar, de estremecerlo todo:

          Las rocas rugientes,
          los golpes rompientes
          destrozan los cierres
          de toda prisión.
          Y el carro de Febo,
          que brilla a lo lejos,
          al destino necio
          trae la destrucción.

¡Qué sublime! - Llama a los otros cómicos. - Es el tono de Hércules, el tono de un tirano. Un amante es más doliente.
MEMBRILLO    Flauta el remiendafuelles.
FLAUTA    Presente, Membrillo.
MEMBRILLO    Flauta, tú tienes que hacer de Tisbe.
FLAUTA    ¿Quién es Tisbe? ¿Un caballero andante?
MEMBRILLO    Es la amada de Píramo.
FLAUTA    Oye, no. No me deis un papel de mujer: me está saliendo la barba.2
MEMBRILLO    No importa. Puedes hacerlo con máscara y hablar con voz fina.
FONDÓN    Si puedo taparme la cara, déjame hacer de Tisbe a mí también. Pondré una voz finísima: "Tizne, Tizne". "¡Ah, Píramo, amado mío! ¡Querida Tisbe, amada mía!"
MEMBRILLO    No, no. Tú haces de Píramo; y tú, de Tisbe, Flauta.
FONDÓN    Bueno, sigue.
MEMBRILLO    Hambrón el sastre.
HAMBRÓN    Presente, Membrillo.
MEMBRILLO    Hambrón, tú tienes que hacer de madre de Tisbe. - Morros el calderero.
MORROS    Presente, Membrillo.
MEMBRILLO    Tú, de padre de Píramo. Yo, de padre de Tisbe. - Ajuste el ebanista. Tú, el papel del león. - Espero que sea un buen reparto.
AJUSTE    ¿Tienes escrito el papel del león? Si lo tienes, haz el favor de dármelo, que yo aprendo despacio.
MEMBRILLO    Puedes improvisarlo: sólo hay que rugir.
FONDÓN    Déjame hacer de león a mí también. Rugiré de tal modo que levantaré el ánimo a cualquiera. Rugiré de tal modo que el duque dirá: "¡Que vuelva a rugir, que vuelva a rugir!".
MEMBRILLO    Si te pones tan tremendo asustarás a la duquesa y a las damas, y harás que griten. Sólo por eso nos ahorcarían a todos.
TODOS    A todos, a cada hijo de vecino.
FONDÓN    Amigos, si asustáis de muerte a las damas, seguro que no les quedará más respectiva que ahorcarnos. Pero yo voy a agraviar la voz y os rugiré más suave que un pichón. Os rugiré como un ruiseñor.
MEMBRILLO    Tú no harás más que de Píramo, que Píramo es bien parecido y tan apuesto como el que más en día de primavera. Muy guapo y todo un caballero. Así que tienes que hacer de Píramo.
FONDÓN    Bueno, pues me encargo de él. ¿Qué barba es mejor para el papel?
MEMBRILLO    La que tú quieras.
FONDÓN    Actuaré con barba de color paja, con barba cobriza, con barba carmesí o con barba dorada como una corona de oro francesa.
MEMBRILLO    Algunas coronas francesas ya no tienen pelo,3 así que tendrás que actuar afeitado. - Bueno, amigos, aquí tenéis los papeles. Os ruego, suplico y ordeno que os los aprendáis para mañana noche y que os reunáis conmigo en el bosque de palacio, a una milla de Atenas, a la luz de la luna. Allí ensayaremos, que, si nos juntamos en la ciudad, la gente nos asediará y sabrá lo que tramamos. Mientras, haré una lista de los accesorios que requiere la comedia. Os lo ruego, no faltéis.
FONDÓN    Nos reuniremos y podremos ensayar con todo libertinaje y sin temor. ¡Trabajad duro y sin fallos! ¡Adiós!
MEMBRILLO    Nos vemos junto al roble del duque.
FONDÓN    Conforme. El que falte, se la carga.

Salen.



ACTO II

ESCENA PRIMERA

Entra un Hada por una puerta y Robín el bueno
por la otra.4

ROBÍN    ¿Qué hay, espíritu? ¿Dónde te encaminas?

HADA    Por valle y collado,
por soto y brezal,
por parque y cercado,
por fuego y por mar.
Por doquier me muevo presta,
como la luna en su esfera.5
A mi Hada Reina sirvo
y en la hierba formo círculos.6
Sus guardianas son las prímulas:
sus mantos dorados brillan
de rubíes, don de hadas;
vive en ellos su fragancia.
Traeré gotas de rocío, por prenderlas
en la oreja de estas flores como perlas.
Adiós, espíritu burdo; ya te dejo.
Nuestra reina se aproxima con sus elfos.

ROBÍN    Esta noche el rey aquí tiene fiesta;
procura que no se encuentre a la reina:
Oberón está cegado de ira,
porque ella ha robado a un rey de la India
un hermoso niño que será su paje;
jamás había robado niño semejante.7
Oberón, celoso, quiere la criatura
para su cortejo, aquí, en la espesura.
Mas ella a su lindo amado retiene,
lo adorna de flores, lo hace su deleite.
Y ya no se ven en prado o floresta,
junto a clara fuente, bajo las estrellas,
sin armar tal riña que los elfos corren
y en copas de bellotas todos se esconden.

HADA    Si yo no confundo tu forma y aspecto,
tú eres el espíritu bribón y travieso
que llaman Robín. ¿No eres tú, quizá?
¿Tú no asustas a las mozas del lugar,
trasteas molinillos, la leche desnatas,
haces que no saquen manteca en las casas
o que la cerveza no levante espuma,
se pierda el viajero de noche, y te burlas?
A los que te llaman "el trasgo" y "buen duende"
te agrada ayudarles, y ahí tienen suerte.
¿No eres el que digo?

ROBÍN    Muy bien me conoces:
yo soy ese alegre andarín de la noche.
Divierto a Oberón, que ríe de gozo
si burlo a un caballo potente y brioso
relinchando a modo de joven potrilla.
Acecho en el vaso de vieja cuentista
en forma y aspecto de manzana asada;
asomo ante el labio y, por la papada,
cuando va a beber, vierto la cerveza.
Al contar sus cuentos, esta pobre vieja
a veces me toma por un taburete:
le esquivo el trasero, al suelo se viene,
grita "¡Qué culada!", y tose sin fin.
Toda la compaña se echa a reír,
crece el regocijo, estornudan, juran
que un día tan gracioso no han vivido nunca.
Pero aparta, hada: Oberón se acerca.

[...]
Traducción y notas de Ángel-Luis Pujante 
William Shakespeare
El sueño de una noche de verano en PDF

1 Pareja protagonista de una trágica historia de amor de la mitología griega. Píramo y Tisbe se amaban contra la voluntad de sus padres y, tras concertar una cita secreta, Píramo se suicidó creyendo que un león había devorado a su amada.
2 En el teatro isabelino no había actrices, y los papeles femeninos los representaban muchachos a los que no se les había mudado la voz (ni tenían barba).
3 Probablemente alusión a la calvicie causada por la sífilis (el mal francés).
4 Referencia a las puertas situadas a ambos lados del fondo del escenario isabelino.
5 Según la astronomía tolemaica, cada planeta o cuerpo celeste giraba alrededor de la Tierra llevado en una esfera envolvente de la que era inseparable.
6 Se creía que un círculo de hierba más oscura y espesa en medio de un pradera era obra de las hadas y que estas bailaban sobre él.
7 Se creía que las hadas robaban criaturas.

Una de las primeras obras "maduras" de Meldelssohn es la Obertura para El sueño de una noche de verano de William Shakespeare que compuso a la edad de 17 años. Más adelante, al cumplir los 33, Federico Guillermo IV, rey de Prusia, le encargó la composición de la música para la totalidad de la obra. La Obertura fue estrenada en Stettin (hoy Szczecin) por la orquesta local de la Corte el 20 de febrero de 1827. El resto de la música incidental se interpretó -junto con la obra de Shakespeare- en el Nuevo Palacio de Potsdam el 14 de octubre de 1843, con el propio Mendelssohn a la batuta, alcanzando un extraordinario éxito.

Ofrecemos aquí cuatro piezas de esta música incidental, entre ellas la espléndida Obertura y la famosísima Marcha Nupcial, que los organistas de medio mundo suelen masacrar alegre y concienzudamente en las bodas.

El sueño de una noche de verano (Selección) - Félix Mendelssohn Bartholdy
Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera
Rafael Kubelik

jueves, 12 de enero de 2017

Retrato - Santiago Sylvester - Argentina


Esta cara es también las otras que alguna vez ha sido.
Este pelo blanco, en cambio, no es el otro, pero cumple su
          tarea con la misma fe.
El brazo izquierdo, con un reloj en la muñeca, pregunta la
          hora a cada rato;
el derecho acerca la comida, se estira hacia el teléfono y
          dispone de una mano que no tiene descanso: una mano
          que detuvo un camión en Payogasta.
La pierna izquierda alguna vez se golpeó contra una piedra
          (dos meses inactiva); se acompaña con la otra y entre las
          dos transportan esta carga difícil, de opinión imprevista.
El hígado promueve aclamadas satisfacciones;
el sexo euforia súbita, esperanza sucesiva de una nueva euforia.
Los ojos miran gestos, colecciones de gestos, y de ellos
          sacan la conclusión que necesitan.
Esta mirada no siempre es impasible, esconde un centro
          incontrolado, una acumulación de miradas: todas
          necesarias, ninguna con la solución.

No puedo distraerme;
un solo instante de abandono
y muero aplastado por estos desconocidos
que he juntado
y que trabajan para mi perdición.

martes, 10 de enero de 2017

Fragmento de Peer Gynt - Henrik Ibsen - Noruega


ACTO CUARTO

ESCENA DÉCIMA

Día de verano del Norte. Cabaña en el bosque. Puerta abierta con gran cerradura de madera. Sobre la puerta, las astas de un reno; varias cabras junto a un muro de la cabaña.


Una mujer de edad mediana, rubia y bonita, permanece sentada al sol, hilando.

LA MUJER. - (Mira hacia el camino y canta.)

Pasarán, quizá, el invierno y la primavera,
y el próximo verano, y todo el año;
pero estoy segura de que llegarás algún día,
y esperaré, conforme prometí a última hora.

(Llama a las cabras, vuelve a hilar y sigue cantando.)

¡Dios te guarde, donde quiera que estés!
Dios te colme de dicha si estás sobre su trono.
Aquí te esperaré hasta que retornes,
y si me aguardas allá arriba, ¡allá nos encontraremos, amado                                                                                 [mío!*
Traducción de J. Álvarez
Henrik Ibsen
* Kanske vil der gå både Vinter og Vår,
og næste Sommer med, og det hele År,
men engang vil du komme, det ved jeg vist,
og jeg skal nok vente, for det lovte jeg sidst.

Gud styrke dig, hvor du i Verden går,
Gud glæde dig, hvis du for hans Fodskammel står.
Her skal jeg vente til du kommer igjen;
og venter du hist oppe, vi træffes der, min Ven!


Solveig, la Penélope escandinava. La música de Grieg

Como la Penélope de La Odisea de Homero, Solveig espera la vuelta de su amado Peer, aunque pase la primavera y después el verano, porque estoy segura de que llegarás algún día, y esperaré, conforme prometí a última hora. Solveig y Aase (madre de Peer) son los dos personajes femeninos positivos de la obra. Las otras muchachas, Anitra o Ingrid son seducidas fácilmente por el pícaro Peer. Sin embargo, la sincera y hermosa Solveig lo conquista con su dulzura y, como Penélope, será ella quien lo espere, quizás eternamente, a que vuelva de su propia Odisea. 

Podríamos decir, sin faltar a la verdad, que Ibsen forma parte de la "Trinidad" de artistas noruegos reconocidos y admirados en todo el mundo, junto con el pintor Edvard Munch y el músico Edvard Grieg. Este último, amigo de Ibsen, compuso entre 1874 y 1875, a petición del propio Ibsen, una versión musical de Peer Gynt con 23 números musicales intercalados en la obra (música incidental), cuyo estreno tuvo lugar el 24 de febrero de 1876 en Christiania (Oslo). 
En 1888, seleccionó cuatro de las piezas con las que formó una suite de concierto y en 1891-1892 creó una segunda parte a partir de otras cuatro piezas. En ambos grupos las piezas están dispuestas en el orden en que Grieg creía que mejor convenía al sentido musical, en vez de en el orden en el que se insertan en el curso de la obra. La sensual Danza de Anitra, el acompañamiento de la cuerda con sordina de la Muerte de Aase y el frenesí creciente de En la gruta del rey de la montaña han hecho que la primera suite sea más popular que la segunda, pero la melancolía de la Canción de Solveig, con que se cierra la segunda suite, es probablemente la pieza más típicamente "griegiana" de las ocho. Su melodía ha sido utilizada en bandas sonoras de películas e interpretada por multitud de cantantes.

La canción de Solveig (Peer Gynt, Segunda Suite) - Edvard Grieg
Sissel KyrkjebØ: soprano noruega

Palabras de Jorge Luis Borges sobre Ibsen y su Peer Gynt:

El más ilustre de los evangelistas de Ibsen, George Bernard Shaw, dijo en su Quintessence of Ibsenism que es absurdo preguntarle a un autor una explicación de su obra, ya que esta explicación bien puede ser lo que la obra buscaba. La invención de la fábula precede a la comprensión de su moraleja. En el caso de Ibsen, las invenciones nos importan más que las tesis. Tal no fue el caso cuando se estrenaron sus obras. Gracias a Ibsen, la tesis de que una mujer tiene derecho a vivir su propia vida es ahora lugar común. En 1879, era escandalosa. [...]

Peer Gynt es, a mi parecer, la obra maestra de su autor y una de las obras maestras de la literatura. Todo en ella es fantástico, salvo la convicción que despierta. Peer Gynt es el más irresponsable y el más querible de los canallas. La ilusión del yo lo domina. Aspira, escarnecido y roto, al alto título de Emperador de Sí Mismo; en un manicomio de El Cairo, los dementes lo coronan así, postrado en el polvo. Algo de pesadilla y algo de cuento de hadas hay en Peer Gynt. Con horror o con gratitud recibimos las extremadas aventuras y la cambiante geografía que proponen sus páginas. Alguien ha conjeturado que la conmovedora escena final ocurre después de la muerte del héroe, en el otro mundo. [...]

Henrik Ibsen es de mañana y de hoy. Sin su gran sombra el teatro que lo sigue es inconcebible.
Jorge Luis Borges