Richie Beirach, Gregor Huebner, George Mraz - Round About Federico Mompou (2001)

sábado, 29 de noviembre de 2014

Fragmento de Reivindicación del Conde don Julián - Juan Goytisolo - España

   

    Juan Goytisolo ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2014 por su capacidad indagatoria en el lenguaje y propuestas estilísticas complejas, desarrolladas en diversos géneros literarios, su voluntad de integrar a las dos orillas, a la tradición heterodoxa española y su apuesta permanente por el dialogo intercultural, según señala el texto leído por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. El ministro estuvo acompañado por los dos anteriores ganadores: José Manuel Caballero Bonald (2012) y Elena Poniatowska (2013). El resto del jurado lo componían Inmaculada Lergo, Fernando Galván, Carmen de Benavides, Julio Martínez Mesanza, Mercedes Monmany, Fernando Segú y Martín, Jaime Reynaldo Iturri Salmón y Elizabeth Marcela Pettinarol

   Caballero Bonald: Juan Goytisolo es una de las cumbres literarias españolas desde la postguerra, y un intelectual realmente cabal.
    Elena Poniatowska: Es una fiesta que obtenga el premio don Juan Goytisolo

   La lucidez conduce al pesimismo. Ver la repetición de errores del hombre tiene algo desolador. Hay un cierto desamparo ante la brutalidad del destino. La especie humana no es más que un conjunto de animales educados, pero animales. Juan Goytisolo


[...] oh manes de Bagdad, de Córdoba, de Damasco! : vehículo de la traición, hermosa lengua mía : lenguaje pulido y cortante, ejército de alfanjes, idioma cruel y brusco!
a mí, beduinos de pura sangre : guerreros que afrontáis diariamente la muerte con desdeñosa sonrisa, jinetes de labios ásperos, abultadas yugulares, rostro bárbaramente esculpido
contemplad el tentador Estrecho con vuestros perspicaces ojos cetreros : la sucesión de olas blancas que impetuosamente galopan hacia la costa enemiga : crestadas de espuma, como sementales que relinchan con furia al zambullirse : playas ansiosas de Tarifa, roca impaciente de Gibraltar!
hay que rescatar vuestro léxico : desguarnecer el viejo alcázar lingüístico : adueñarse de aquello que en puridad os pertenece : paralizar la circulación del lenguaje : chupar su savia : retirar las palabras una a una hasta que el exangüe y crepuscular edificio se derrumbe como un castillo de naipes 
y galopando con ellos en desenfrenada razzia saquearás los campos de algodón, algarrobo, alfalfa
vaciarás aljibes y albercas, demolerás almacenes y dársenas, arruinarás alquerías y fondas, pillarás alcobas, alacenas, zaguanes
cargarás con sofás, alfombras, jarros, almohadas
devastarás las aldeas y sacrificarás los rebaños, depojarás a la ilusionada novia de su ajuar, a la dama aristócrata de sus alhajas, al rico estraperlista de su fulana, al hidalgo provecto de su alcurnia
retirarás el ajedrez de los casinos, el alquitrán de las carreteras
prohibirás alborozos y juergas, zalemas y albricias, abolirás las expansivas, eufóricas carcajadas
el recio comensal de sanchopancesca glotonería que aborda su bien surtida mesa con un babador randado y, tras la oración de rigor, se dispone a catar los manjares que le sirven maestresalas y pajes, lo amenazarás con tu varilla de ballena, impuesto de la autoridad y el prestigio de tus severos diplomas lexicográficos
no se ha de comer, señor carpeto, sino como es uso y costumbre en las otras ínsulas donde ya he morado: yo, señor, soy gramático, y miro por la pureza del idioma mucho más que por mi vida, estudiando de noche y de día y tanteando la complexión del carpeto para acertar a curarle cuando cayere enfermo : y lo principal que hago es asistir a sus comidas y cenas, y dejarle comer de lo que me parece castizo y quitarle cuanto etimológicamente es extraño : y así mando quitarle estos entremeses porque contienen arroz y aceitunas, y aquellos guisos por ver en ellos alubias, berenjenas y zanahorias 
desa manera, aquel plato de perdices que están allí dispuestas, y, a mi parecer bien sazonadas, no me harán algún daño
ésas no comerá el señor carpeto en tanto que yo tuviere vida
pues, por qué?
porque son en adobo y han sido condimentadas con azafrán
si eso es así, vea el señor gramático de cuantos manjares hay en esta mesa cuál me hará más provecho y cuál menos daño y déjeme comer dél sin que me le apalee, porque por mi vida de carpeto, y así Dios me le deje gozar, que me muero de hambre, y el negarme la comida, aunque le pese al señor gramático y el más me diga, antes será quitarme la vida que aumentármela
vuesa merced tiene razón, señor carpeto : y así me parece que vuesa merced no coma de aquellos conejos guisados que allí están, porque van guarnecidos de alcachofa : de aquella ternera, porque ha sido aderezada con espinaca
aquel platonazo que está más adelante vahando me parece que es olla podrida, que por la diversidad de cosas que en tales ollas podridas hay no podrá dejar de topar con alguna que me sea de gusto y provecho ábsit! : vaya lejos de nosotros tan mal pensamiento!: no hay cosa peor en el mundo que una olla podrida con albóndigas y unas gotas de aceite : y respecto a los postres de vuesa merced ni uno siquiera le puedo autorizar : el flan, a causa del caramelo : el helado, por contener azúcar : la macedonia, por el jarabe : en cuanto al exquisito sorbete que acaban de servir a vuesa merced, la duda ofende : es etimológicamente foráneo! 
y, abandonando al carpeto en la plena y solemne posesión de su hambre, galoparás de nuevo por el próspero y floreciente reino de la Paz, el Desarrollo y el Orden y provocarás catástrofes financieras y desastres bursátiles mediante la brusca supresión de aranceles y tarifas, la abrogación inesperada y radical
de todas las barreras de aduana
a los comerciantes que miden y pesan
los dejarás sin fanegas, quintales, arrobas, azumbres, quilates
privarás de álgebra a las escuelas y a las contabilidades de cifras
y galoparás y galoparás e incorporarás a tus huestes alguaciles y alféreces, almirantes y alcaldes
requisarás las bebidas alcohólicas
despoblarás las construcciones de albañiles
derribarás tabiques, secarás acequias, motivarás infecciones y epidemias al desbaratar el arduo, laborioso sistema de alcantarillas
y galoparás y galoparás sin tregua por el vasto y asolado país, y cuando la ruina sea completa y la bancarrota absoluta, te pararás frente al mapa de la Península y apuntarás aún con tu varilla de ballena
ah, se me pasaba : y quíteme de ahí ese Guad-el-Kebir! [...]
1970

jueves, 27 de noviembre de 2014

Literatura satírica y burlesca/ 36 - Coplas - Rodrigo de Reynosa - España


Coplas fechas por Rodrigo de Reynosa
á unas serranas, al tono del bayle del Villano

Mal encaramillo millo
mal encaramillomé.

Allá en val de Cabrejas,
yo guardando á las ovejas,
ví venír dos zagalejas
con que yo me reholgué.
Mal encaramillomé.

Saquéles de la cuajada,
metiles en mi majada,
hízeles la reuellada
y d'ellas me namoré.
Mal encaramillomé.

El baile del aldehuela,
por amór de Toribuela,
les tañí con mi vihuela
y un cantar les canté.
Mal encaramillomé.

La una era Pascuala,
y Toribuela la zagala,
meto que, así Dios me vala,
que d'esta me namoré.
Mal encaramillomé.

Tangíles con gran reposo
un bayle muy amoroso.
Pescudaron -"Sois Reynoso?"
dijeles:  -"Sí, á la mía fé-".
Mal encaramillomé.

Dijéronme gran repertorio,
dijeles de mi abolorio:
en hanso de desposorio
á Toribuela hablé.
Mal encaramillomé.

Ahotas que dos cordones
me dieron porque hiz sones,
á una dí dos besucones
que como la miél sabié.
Mal encaramillomé.

Llevelas á las verduras,
hin allá las espesuras,
diles dos rempujaduras
con que mucho me holgué.
Mal encaramillomé.

Diles migas y moriones,
y dos solos requesones,
mostréles dos saltejones
ahuér del bayle del ré.
Mal encaramillomé.

Meto que, cuando lo oyeron,
que todas se sonrrieron;
un empresorio me pidieron,
y luego ge lo endoné.
Mal encaramillomé.

Hiz bayla palanciada,
hizieron la reuellada,
bailaron la recalcada
allá dentro á la hé.
Mal encaramillomé.

Diles queso rezentál,
y un tasajo de primál,
á huér de Corte reál,
mia fé, con ellas danzé.
Mal encaramillomé

Fizeles un huerte son,
con trapasso y saltejón,
hiziéronme un omillón,
con ellas me requebré.
Mal encaramillomé.

         Fin.

Abonda que he manzilla,
porque fueron á la villa,
mas allá en la mañanilla
yo me la requeriré.
Mal encaramillomé.

martes, 25 de noviembre de 2014

Fragmento de Beowulf, poema épico anglosajón - Anónimo


Texto en idioma anglosajón

[...]
210  Fyrst forð gewát·      flota wæs on ýðum
       bát under beorge·      beornas gearwe
       on stefn stigon      -stréamas wundon,
       sund wið sande-      secgas baéron
       on bearm nacan      beorhte frætwe
215  gúðsearo geatolíc·      guman út scufon
       weras on wilsíð      wudu bundenne.
       Gewát þá ofer waégholm      winde gefýsed
       flota fámíheals      fugle gelícost
       oð þæt ymb ántid      óþres dógores
220  wundenstefna      gewaden hæfde
       þæt ða líðende      land gesáwon,
       brimclifu blícan,      beorgas stéape
       side saénæssas·      þá wæs sund liden
       éoletes æt ende.      Þanon up hraðe
225  Wedera léode      on wang stigon·
       saéwudu saéldon·      syrcan hrysedon
       gúðgewaédo·      gode þancedon
       þæs þe him ýþláde      éaðe wurdon.
       Þá of wealle geseah      weard Scildinga
230  sé þe holmclifu      healdan scolde·
       beran ofer bolcan      beorhte randas
       fyrdsearu fúslicu·      hine fyrwyt bræc
       módgehygdum      hwæt þá men waéron·
       gewát him þá tó waroðe      wicge rídan
235  þegn Hróðgáres·      þrymmum cwehte
       mægenwudu mundum·      meþelwordum frægn:
       'Hwæt syndon gé      searohæbbendra
       byrnum werede      þe þus brontne céol
       ofer lagustraéte      laédan cwómon
240  hider ofer holmas?'
       Hé wæs endesaéta·      aégwearde héold
       þé on land Dena      láðra naénig
       mid scipherge      sceðþan ne meahte·
       'Nó hér cúðlícor      cuman ongunnon
245  lindhæbbende      né gé léafnesword
       gúðfremmendra      gearwe ne wisson
       mága gemédu·      naéfre ic máran geseah
       eorla ofer eorþan      ðonne is éower sum,
       secg on searwum·      nis þæt seldguma
250  waépnum geweorðad·      næfne him his wlite léoge,
       aénlic ansýn!      Nú ic éower sceal
       frumcyn witan      aér gé fyr heonan
       léasscéaweras      on land Dena
       furþur féran·      Nú gé feorbúend
255  merelíðende      mínne gehýrað
       ánfealdne geþóht:      ofost is sélest
       tó gecýðanne      hwanan éowre cyme syndon.'
IIII
       Him se yldesta      andswarode·
       werodes wísa      wordhord onléac:
260  'Wé synt gumcynnes      Géata léode
       ond Higeláces      heorðgenéatas·
       wæs mín fæder      folcum gecýþed
       æþele ordfruma      Ecgþéow háten·
       gebád wintra worn      aér hé on weg hwurfe
265  gamol of geardum·      hine gearwe geman
       witena wélhwylc      wíde geond eorþan.
       Wé þurh holdne hige      hláford þínne
       sunu Healfdenes      sécean cwómon
       léodgebyrgean·      wes þú ús lárena gód·
270  habbað wé tó þaém maéran      micel aérende
       Deniga fréän·      ne sceal þaér dyrne sum
       wesan þæs ic wéne.      Þú wást gif hit is
       swá wé sóþlíce      secgan hýrdon
       þæt mid Scyldingum      sceaðona ic nát hwylc
275  déogol daédhata      deorcum nihtum
       éaweð þurh egsan      uncúðne níð
       hýnðu ond hráfyl.      Ic þæs Hróðgár mæg
       þurh rúmne sefan      raéd gelaéran·
       hú hé fród ond gód,      féond oferswýðeþ-
280  gyf him edwendan      aéfre scolde
       bealuwa bisigu      bót eft cuman-
       ond þá cearwylmas      cólran wurðaþ
       oððe á syþðan      earfoðþráge
       þréanýd þolað      þenden þaér wunað
285  on héahstede      húsa sélest.'
       Weard maþelode      ðaér on wicge sæt
       ombeht unforht:      'AÉghwæþres sceal
       scearp scyldwiga      gescád witan
       worda ond worca      sé þe wél þenceð.
290  Ic þæt gehýre·      þæt þis is hold weorod
       fréan Scyldinga·      gewítaþ forð beran
       waépen ond gewaédu·      ic éow wísige·
       swylce ic maguþegnas      míne háte
       wið féonda gehwone      flotan éowerne
295  níwtyrwydne      nacan on sande
       árum healdan      oþ ðæt eft byreð
       ofer lagustréamas      léofne mannan
       wudu wundenhals      tó Wedermearce·
       gódfremmendra      swylcum gifeþe bið
300  þæt þone hilderaés      hál gedígeð.'
       Gewiton him þá féran      -flota stille bád·
       seomode on sole      sidfaéþmed scip
       on ancre fæst-      eoforlíc scionon
       ofer hléorberan      gehroden golde·
305  fáh ond fýrheard      ferhwearde héold·
       gúþmód grummon·      guman ónetton·
       sigon ætsomne      oþ þæt hý sæltimbred
       geatolíc ond goldfáh      ongyton mihton·
       þæt wæs foremaérost      foldbúendum
310  receda under roderum      on þaém se ríca bád·
       líxte se léoma      ofer landa fela.
       Him þá hildedéor      hof módigra
       torht getaéhte      þæt híe him tó mihton
       gegnum gangan·      gúðbeorna sum
315  wicg gewende·      word æfter cwæð:
       'Maél is mé tó féran.      Fæder alwalda
       mid árstafum      éowic gehealde
       síða gesunde!      Ic tó saé wille
319  wið wráð werod      wearde healdan.'
[...]


Traducción al castellano

[...]
210  El momento llegó.      Al pie de las peñas
211  flotaba la nave;      animosos los hombres
212  saltaron a bordo.      Se arrollaban las olas,
213  mar contra arena.      Los guerreros pusieron
214  adentro del barco      magníficas piezas,
215  brillantes pertrechos.      Hiciéronse al mar,
216  viaje emprendieron      en recio navío.
217  Por el viento impulsado      el barco avanzó
218  -de espumas cubierto      lo mismo que el ave-1
219  y al tiempo debido,      un día después,
220  el curvo navío      llegó a su destino
221  y los hombres de mar      divisaron la costa,
222  relucientes escollos,      altas montañas,
223  buen litoral.      Acabóse el viaje2
224  a través del estrecho.      Del leño del agua
225  saltaron los wedras      con mucha premura,3
226  atracáronlo luego;      rechinaban las cotas
227  y arneses de guerra.      Dieron gracias a Dios,
228  pues quísoles dar      tan feliz travesía.

Un guerrero danés conduce a Beowulf hasta el Hérot.

229  El vigía danés      que en lo alto de un risco
230  la costa guardaba      bien pudo ver
231  que bajaban del barco      equipados de cota
232  y brillantes escudos.      El deseo sintió
233  de saber al momento      qué tropa era aquélla.
234  El guerrero de Ródgar      presto a la orilla
235  corrió en su caballo;      blandía con fuerza
236  en su mano la lanza.      Así les habló:
237  "Decid quiénes sois,      oh gente equipada
238  con armas de guerra      que en alto navío,
239  las olas surcando      a través de los mares,
240  llegasteis acá.      Por tiempo muy largo
241  he guardado la costa,      he oteado las aguas,
242  cuidando que nunca      la tierra danesa
243  atacada se viera      por nave enemiga.
244  Más que ninguno      vinisteis aquí
245  de animosa manera,      aunque poco sabéis
246  si os irá a recibir      y aceptar en su tierra
247  la gente skildinga.      está entre vosotros
248  el hombre más fuerte,      equipado guerrero,
249  que he visto jamás:      no es un simple vasallo
250  -le adornan sus armas-      si es que no miente
251  su digna apariencia.      ahora quiero saber
252  de qué gente venís,      no vayáis a pasar
253  como astutos espías,      siguiendo adelante
254  a la tierra danesa.      ¡Escuchad, extranjeros,
255  oh gente de mar!      ¡Atentos oíd
256  mi sincero consejo:      mucho os conviene
257  decir al instante      de dónde venís!"
258  Respuesta le dio      el de rango más alto,
259  habló de este modo      el que mando tenía:
260  "Somos nosotros      intrépidos gautas,
261  fieles vasallos      del ínclito Híglak.
262  Glorioso renombre      le cupo a mi padre:
263  príncipe era,      llamábase Ekto;
264  tras vida muy larga      -anciano en palacio-
265  partió de este mundo.      ¡Bien lo recuerdan
266  los sabios varones      que habitan la tierra!
267  Con buena intención      al encuentro venimos
268  del rey de tu pueblo,      del hijo de Halfdan,
269  del bravo señor.      ¡Condúcenos tú!
270  Alta misión      al famoso nos trae,
271  al egregio monarca.      No voy a ocultarte
272  el proyecto que tengo:      tú sabes, vigía,
273  -si es verdadero      el relato que oímos-
274  que al pueblo skildingo      un cierto enemigo,
275  un cruel malhechor,      oculto en la noche
276  lo ataca con furia      y le causa quebranto,
277  pesares y muertes.      A Ródgar pretendo
278  en buena amistad      ofrecerle mi ayuda.
279  Podrá de este modo      vencer al maligno,
280  si es que el destino      consiente que tengan
281  sus males remedio,      que le vuelva la paz
282  y encuentre un alivio      en sus muchas desgracias.
283  Sufrirá en otro caso      constantes ultrajes,
284  violentas matanzas,      en tanto se eleve
285  y mantenga en el alto      el hermoso palacio".
286  Allá en su caballo      el osado vigía,
287  el guardián, respondió:      "El guerrero avisado
288  que juzga prudente      se forma opinión
289  atendiendo a lo dicho      o también a los hechos.
290  He oído que es ésta      una tropa leal
291  al señor skildingo.      ¡Pasad adelante
292  con armas y cotas!      ¡Yo seré vuestro guía!
293  A los hombres que mando      la orden daré
294  de que guarden a salvo      de todo enemigo
295  la nave que os trajo,      el bien embreado
296  navío en la costa,      hasta el día en que el leño
297  de proa curvada      de nuevo os devuelva
298  a través de la mar      al país de los wedras:
299  al hombre animoso      la suerte le ayuda,
300  salva la vida      en la dura batalla".
301  Se pusieron en marcha.      Firme quedaba,
302  amarrado con cuerdas,      el amplio navío,
303  sujeto en el ancla.      Coronaban sus yelmos4
304  brillantes verracos      forjados en oro,
305  templados al fuego:      protegían las vidas
306  de aquellos valientes.      Tras rápida marcha
307  -ceñida la tropa-      alcanzaron a ver
308  la ensamblada mansión      de dorados adornos.5
309  En la más excelente      de todas las salas
310  debajo del cielo      el famoso vivía:
311  su reflejo llegaba      hasta muchas naciones.
312  El guardián señaló      la morada del rey,
313  la muy reluciente,      de modo que a ella
314  pudiesen llegar.      Entonces la vuelta
315  se dio en su caballo      y así les habló:
316  "Yo ahora me vuelvo.      ¡Que Dios Poderoso
317  os conceda su gracia      y haga que a salvo
318  salgáis de la empresa!      Yo corro a la costa
319  a guardarla de nuevo      de gente enemiga". 
[...]
Traducción y notas de Luis Lerate

1 V. 218  El ave aludida es el cisne. La semejanza se debe a la proa curvada de la embarcación.
2 Vv. 223-4  El Cattegat, entre Suecia y Dinamarca.
3 V. 225  Los wédras: los gautas.
4 Vv. 303-6  El verraco era animal consagrado a Frey, el dios de la fertilidad, y se le atribuía un carácter mágico como amuleto, según dice ya Tácito en su Germania. Se conserva algún yelmo coronado por una de estas figurillas y los hallamos también en varios grabados.
5 V. 308  El Hérot era ciertamente una construcción de madera.

 Fragmento de 'Beowulf' cantado y recitado por Benjamin Bagby, del grupo de música medieval Sequentia, acompañándose con una lira anglosajona de 6 cuerdas (Sutton Hoo Lyre).

domingo, 23 de noviembre de 2014

Microrrelatos/ 21 - Pequeños cuerpos - Triunfo Arciniegas - Colombia


    Los niños entraron a la casa y destrozaron las jaulas. La mujer encontró los cuerpos muertos y enloqueció. Los pájaros no regresaron.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Literatura y ciencia/ 15 - Soneto a la Ciencia - Edgar Allan Poe - Estados Unidos


¡Oh ciencia, verdadera hija de la antigüedad,
Que todo lo alteras con tus penetrantes ojos!
¿Por qué te ensañas con el corazón del poeta,
Cual buitre cuyas alas son la gris realidad?

¿Cómo podría él amar o tener por sabia
A quien no le permite que en sus ensoñaciones
Busque las joyas que rutilan en el firmamento,
A donde se remonta en intrépido vuelo?

¿No has sacado tú a Diana de su carro?
¿No has expulsado a la dríada del bosque
Obligándola a refugiarse en planeta más feliz?

¿No has arrancado a la náyade de sus aguas,
al elfo de la verde hierba, y a mí
del sueño estival bajo el tamarindo?

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Literatura y jazz/ 41 - Jamboree - Manuel Vázquez Montalbán - España


La muchacha era negra y cantaba
una experiencia agridulce, metálica
de micrófono, metálico el hielo usado
en la penumbra del vaso opaco
                                         gin
y manos espontáneas abofeteándose
en la bromúrica África europea del sábado
                                                        Baudelaire
estaba detrás del frenesí de las caderas
cadenciosas de muchachas emancipadas
abiertas al sol nocturno del saxo
                                           y nadie
intentaba decir a los de la Navy: yankee
go home, porque los yanquis -tal vez
exiliados de algún Harlem blanco- escalaban
el estrado en un salto de tragamillas
o de puntero de rugby en el partido cumbre
para recuperar el jazz y amable
en el piano de aquel pianista poeta
sabio como un soltero sin compromisos
lícitos
        y batíamos palmas si la muchacha
negra nos cantaba Remember When, ya tarde,
hacia las tres de la mañana, cuando
en la plaza del exterior, con estatua,
vomitaba algún padre de familia
                                          y
                                            abajo
-en Jamboree- la triste risa negra de Gloria
nocturna como su piel y su voz de Ella
Fitzgerald tímida, nos hacía inteligentes
de libros y cuba libres, comprobando
que
tampoco había sido aquel el octavo,
el tan esperado octavo día de la semana.
Remember - Ella Fitzgerald

lunes, 17 de noviembre de 2014

Derrota - Rafael Cadenas - Venezuela


Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil
que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme
                                                                 [es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más
                                                                               [aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo
que soy objeto de risa para mí mismo
que creí que mi padre era eterno
que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una
                                                                            [risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en
                                                                              [la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no
                                                                                [hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el
                                                                               [limbo
que no encontraré nunca quién me soporte
que fui preterido en aras de personas más miserables que yo
que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas
                                [veces más burlado en mi ridícula ambición
que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados
                                                                             [que yo
                        ("Ud. es muy quedado, avíspese, despierte")
que nunca podré viajar a la India
que he recibido favores sin dar nada a cambio
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
que me dejo llevar por los otros
que no tengo personalidad ni quiero tenerla
que todo el día tapo mi rebelión
que no me he ido a las guerrillas
que no he hecho nada por mi pueblo
que no soy de las FALN y me desespero por todas esas cosas y
                                                                          [por otras
                                     cuya enumeración sería interminable
que no puedo salir de mi prisión
que he sido dado de baja en todas partes por inútil
que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día
                                                                              [sereno
que me niego a reconocer los hechos
que siempre babeo sobre mi historia
que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he
                                                              [podido encontrarlo
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
que llego tarde a todo
que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable
que no soy lo que soy ni lo que no soy
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas
                                                                                [horas
                     haya sido humilde hasta igualarme a las piedras
que he vivido quince años en el mismo círculo
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he
                                                                              [logrado
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo
que he perdido por relámpagos mi falsedad y no he podido
                                                                         [derribarme,
              barrer todo y crear de mi indolencia, mi flotación,
              de mi extravío, una frescura nueva, y obstinadamente
              me suicido al alcance de la mano,
me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome
                                                                        [de los otros
              y de mí hasta el día del juicio final.
De Falsas maniobras, 1966

Rafael Cadenas

Rafael Cadenas escribió este poema a los 32 años y desde entonces el poema lo ha estado persiguiendo.

Sostiene Cadenas:
Cansado no estoy, pero ese poema hoy no me refleja. Lo escribí en medio de una crisis personal... bueno, una depresión. Si gustó tanto fue porque coincidió con la situación política de los años 60 y la consolidación de la democracia en Venezuela con Rómulo Betancourt.

Uno no sabe por qué escribe lo que escribe, yo no sé qué ha sido para mí lo que la rana fue para Basho, lo que sé es que he ido perdiendo ¿cómo llamarlo? ¿exuberancia?. Bastante misterio hay en la vida cotidiana.

La poesía es todopoderosa e insignificante. Insignificante porque su influencia en el mundo es mínima. Poderosa por su relación con el lenguaje. La política vacía de sentido las palabras -democracia, justicia, libertad-, los poetas llaman la atención sobre ese vacío. Las palabras pierden su valor si no se corresponden con la cosa que designan. No es nada nuevo. Confucio lo llamaba "rectificación de los nombres" y eso es un poeta: alguien que rectifica.