Leonard Cohen - Popular problems (2014)

viernes, 24 de octubre de 2014

De visita - Jon Juaristi - España


Cuando llegue la hora, no hagas ruido.
La casa bulliciosa
olvidará tu paso al poco de irte
como se olvida un sueño desabrido.

No te valdrá el amor ni la paciente
entrega a su cuidado.
Márchate silenciosa,
suavemente.

Entre sus moradores, alguien crece
para quien defendiste la techumbre,
los muros y los altos ventanales
donde la luz cernida comparece
cada nueva mañana.

Es la costumbre:
Permanecer no entraba en el contrato
y es preciso partir
(de todos modos,
no pensabas quedarte mucho rato).
De Diario de un poeta recién cansado

miércoles, 22 de octubre de 2014

Poemas en forma de artefacto - Roger Wolfe - Inglaterra-España


1. Sofisma

Y ahora
que estás
en España
que como
ya sabrás
es un país
en el que impera
el Estado
de Derecho
nunca olvides
que tu libertad
termina
donde empieza
la libertad
de los demás
le dijo
el funcionario
del Ministerio
del Interior
al inmigrante
magrebí.


2. Derecho

Tienes derecho
a expresar
libremente
todo aquello
que te esté permitido decir.

lunes, 20 de octubre de 2014

Sin objetivo - David González - España


una fotografía
en blanco y negro.

una mujer
de principios
de siglo
desnuda
en un estudio
de parís.

no debo olvidarla nunca.

con el tiempo,
yo también puedo
llegar a ser eso:

una fotografía
en blanco y negro.

y tendré suerte,
muchísima suerte,

si alguien,

algún día,

en alguna parte,

me
mira.

sábado, 18 de octubre de 2014

Sirius - Fernando Garcín - España


Lo que sé del vino
sólo lo entiendo
cuando bebo.
La rueda de la vida
es fragilidad locura calma.
Fragilidad
locura
calma.
Que no tenga sentido
me trae sin cuidado.
Tiene belleza y es espantoso.
No me vanaglorio.
Trato de engrasar la rueda
todos los días
sin olvidarme de que existes.
No puedo olvidar que estás
porque eres lo que no soy,
lo que me hace escribir y no hacerlo.
Puedes acompañarme cuando quieras
pero no me preguntes nunca
cuánto falta para llegar.
De Eclipse

jueves, 16 de octubre de 2014

Corazón de nunca jamás - Juan Cobos Wilkins - España


Abandoné Nunca Jamás
para entrar en tu corazón.
                                      No supe
cómo me sucedía. Sólo intuí
-pero no quise interpretarlo- algún
obscuro signo: la escritura
similar al insomnio y el ensueño
igual a la escritura, evitar
a mis años la amenaza
ingenua del horóscopo o negarme
tres veces mi espejismo
en un espejo roto a medianoche.

Aún ahora
no acierto a comprender
a dónde huyó la Sombra, cuándo
venció el Pirata, si se hundirá
la Isla, pero escucho
mi adiós a aquella tierra
y como un niño en el exilio
llamo mi país a esa roja
víscera autista, el corazón,
tu corazón
de nunca jamás.
De Escritura o paraíso, 1998

martes, 14 de octubre de 2014

Residencia de estudiantes - Joaquín Pérez Azaústre - España


Fueron los dos veranos de la conspiración.
Me había confabulado con un hombre invisible
que habitaba ya dentro del espejo
y había previsto el paso de mi paso en la tierra.
Abría la ventana y las contraventanas
de mi cuarto encendido, y había una cortina
de chopos derramados en la lluvia caliente
junto al sendero antiguo del canal.
La transitoriedad tiene estos guiños:
podía atarme a la mesa y escribir
la primera novela, en una habitación,
quizá donde una vez brillara el mar dormido
después de una comida hablando del gin-tonic
como enciclopedistas. Pero ella despertó
después de aquella siesta, y ya se había marchado
para no volver más, aunque volviera.
Y yo mientras vivía y escribía.
Durante dos veranos. La vida en dos veranos
mientras tu propia vida adelgazaba
al otro lado tenue de una llamada corta,
con toda la familia celebrando mi santo,
reunida para mí lejos de mí,
brindando con un vino
que era también mi sangre apelmazada
para todos vosotros: mi sangre de escritor
demasiado lejana de mí mismo,
de tu casa y de ti. Aquí, mientras, dormía
en una fiesta cósmica y secreta
el sueño de unos hombres que no éramos nosotros.
De Las Ollerías

domingo, 12 de octubre de 2014

Literatura y jazz/ 40 - Ondulación incompleta - José Miguel Ullán - España


No te adueñes, Cole Porter,
de nada
              que tuyo sea.

Cuanto más...
You're The Top - Cole Porter 
Canta el propio Cole