Dulce Pontes - Caminhos (1997)

miércoles, 5 de marzo de 2014

Literatura y ciencia/ 2 - La Energía - Andrés Neuman - Argentina-España


“Con el razonamiento puro nos formamos
una imagen sublime de este mundo”;
eso escribió Max Planck, genio inocente.
¿Pero acaso hay razones sin afecto,
pureza sin caprichos,
imagen sin temblores?
Lo curioso es que el físico en su ensayo
la primera palabra que pronuncia
no es evidencia, ley ni hecho:
la primera palabra es entusiasmo.
(Cuando nombro tu cuerpo
no es la urdimbre de músculos radiantes,
de sangre revoltosa y de nervios veloces
lo que digo, artesana; aunque también
la física intervenga en la manera
que tenemos de hablarnos al oído:
la energía del nombre se transmite,
el tacto cobra fuerza y aumenta lo probable.)
Y a ti, Max Planck, que amabas la entropía,
¿qué misterioso impulso de poleas
te empujó a cruzar cartas con un tal señor Sommerfeld
y a intercambiar poemitas como aquel de la flor
que corona tu libro sobre ciencia?


"En mi sentir, la ciencia y la literatura jamás se han opuesto. Sino que, al contrario, resultan admirablemente paralelas en su objetivo (el conocimiento del mundo) y complementarias en sus métodos (la emoción de la regla en el pensamiento científico, las reglas de las emociones en el pensamiento literario). Cualquiera que haya hojeado un manual de física contemporánea, por ejemplo, no habrá dejado de admirarse por el espesor de metáforas, imágenes y neologismos que contienen sus textos. Igual que hace la poesía, la ciencia y sus diferentes ramas se valen del asombro para obtener un sentido y poner algún orden en el caos cotidiano. La ley de la gravedad, por sí sola, encierra la evidencia simple y misteriosa que vive persiguiendo la poesía con su mirada: una roja manzana cae, alguien acierta a describir su vuelo instantáneo y así recomienza la historia de la eterna curiosidad humana, la emoción de ver y no entender del todo qué vemos."

Amén, amigo Neuman.

____________________________________

Recuperamos esta entrada para la serie.

9 comentarios:

Gatopardo dijo...

(Cuando nombro tu cuerpo
no es la urdimbre de músculos radiantes,
de sangre revoltosa y de nervios veloces
lo que digo, artesana; aunque también
la física intervenga en la manera
que tenemos de hablarnos al oído:
la energía del nombre se transmite,
el tacto cobra fuerza y aumenta lo probable.)

¡Menudo menda! A este no se le resistía ni una...

Juan Nadie dijo...

Supongo que seguirán sin resistírsele. Es joven y muy buen poeta y escritor.

carlos perrotti dijo...

Pura poesía ciencia. Y romántica. Y argentina.

Juan Nadie dijo...

Las tres cosas juntas pueden ser la bomba.

Juan Nadie dijo...

El mismo Neuman, en el último post de su blog "Microréplicas", con el mismo texto que aparece aquí, aunque ligeramente retocado, llama a Newton poeta. Estoy de acuerdo.

carlos perrotti dijo...

Me sumo. Gracias por el dato de su blog.

marian dijo...

Al final vas a llevar razón.
Magnífico el poema y también "su sentir".
Pero lo de que no se le resistirá ninguna, ¿por qué lo decís?, que no lo pillo.

Juan Nadie dijo...

A ese comentario no contestaré si no es en presencia de mi abogado.

marian dijo...

¿Pero, qué es lo que (potencialmente) le hace irresistible? Que no lo entiendo, en serio.