Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

jueves, 4 de febrero de 2016

Axí com són sus l'espera los signes / Midons - Jordi de Sant Jordi - España


La superioridad de la dama (a quien el poeta se dirige usando el término clásico de los trovadores, midons, 'mi señor', con obvias resonancias feudales) es certificada por el tono hiperbólico propio del panegírico y con una sucesión de comparaciones procedentes del ámbito teológico, para asegurar la condición espiritual y la potencialidad divina de las virtudes de "Reina de honor", entre las que destaca la castidad, en la línea de los elogios del dolce stil novo.

Axí com són sus l'espera los signes
per instruhir los scientals estròlechs,
són en midons totes virtuts insignes
que divissar pusquen alguns teòlechs,
les quals hi mès Dieu, qui n'à fay[t] retaules
perquè cascú, miran sa bella talla,
veja d'onor cap, pes, mans ez spaules,
e que, pensan en leys, ha més no falla.

Axí com dech a Moÿsès les taules
Dieu per guardar de ffallir lo se[u] pobles,
nos ha tramès, sens monsongues ne faules,
per nostre bé desay lo sieus cors nobles,
bé que l·és tals que tot lo món abarca
le renoms sieus, tant és valenz e casta;
per qu·eu l'apell archiu de prets e barca
e fruyt de ley, del qual nagú no tasta.

Sí com salvech Noè laïns en l'arca
tot ço que y mès en lo temps del dilluvi,
salva midons ley e çells de ssa marca,
ab son engeny, del vergoyable fluvi
qui pel món cor on trop negat per fama;
car leys és tals que no consén la taca
del perlamén ne de fayts ne de fama,
per qu·en lo preu d'onor son pretz stacha.

Sí com deffés Dieus lo fruyt de la rama,
que no·n mangés lo primer payre nostre,
deffín midons als qui per sieus reclama
qu·en fayts ni·n dits alguns viltats no·s mostre,
ne teme ges de perdre la persona
per far s·onor en montanya ne plassa;
e s·en aycests ella s·amistat dóna,
ez als volpels ab vergony·ls manassa.

Per qu·eu aysí com çells qui s'abandona
lansan-se en mar, vasén perda la fusta,
e preya Dieu que·ll desliure de l'hona,
me ren a ley hon gran valor s'ajusta,
sopleyant-la que·m retraga dels vicis
qui·m poden far perdre l'onor del segle,
qu·eu en tal punt en vey mos artificis,
qu·en perill visch, si per ley no m'aregle.


Tornada

Reyna d'onor, tots hòmens tench per nicis,
qui us vol d'amor sopplear ne requerre,
car hom no·s pot trobar en vós indicis
per què dejats causa semblan sufferre.

______________________________________

Igual que están los signos en la esfera
con el fin de instruir a los astrólogos,
así en midons están todas las altas
virtudes que distinguen los teólogos.
Dios las ha puesto, como en un retablo
en cuya excelsa talla todos vean
el honor, de los pies a la cabeza,
y así, al pensar en ella, nunca pequen.

Igual que Dios le dio a Moisés las tablas
y así impidió el pecado de su pueblo,
nos transmitió sin fábulas ni engaño
para bien nuestro su persona noble;
porque ella es tal, que su renombre abarca
el mundo entero, por valiosa y casta:
archivo y barca de virtud la llamo,
fruto de rectitud que nadie cata.

Así como Noé salvo en el arca
tantas cosas en tiempos del diluvio,
midons se salva, y salva así a los suyos,
por su ingenio, del río vergonzoso
que por el mundo corre y nos anega;
pues ella es tal, que no tolera mancha
de habladuría en hechos ni en palabras,
porque a prez de honor liga su mérito.

Como Dios prohibió el fruto del árbol
a nuestro primer padre, así prohibe
midons a quien por súbdito reclama
mostrar vileza en obras o en palabras
y tener miedo de perder la vida
por defender su honor en campo y plaza.
Y si con su amistad premia a estos fieles,
con injuria amenaza a los cobardes.

En fin, así como el que al mar se lanza
cuando ya da la nave por perdida
y pide a Dios salvarse del naufragio,
me rindo a ella, muy valiosa dama,
y le ruego me aparte de los vicios
que hurtar me pueden el honor del mundo;
han llegado a tal punto mis ardides,
que en gran peligro estoy si no la sigo.


Tornada

Reina de honor, es necio todo hombre
que de amor os suplica y os requiere,
pues no se puede hallar en vos indicio
de tolerancia con conductas tales.
Comentario y traducción de José María Micó

3 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Alta musicalidad (y religiosidad) la de estas estrofas. Jordi enamorado enamoraría realmente...

marian dijo...

¡Pero si estaba enamorado todas las horas del día y todos los días del año! (En permanente trance:)

Juan Nadie dijo...

Debía de ser un sinvivir. :-)