Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

sábado, 19 de marzo de 2016

I love Cristina Peri Rossi / Fragmento de Julio Cortázar y Cris - Cristina Peri Rossi - Uruguay


I love Cristina Peri Rossi

En el portal de Amazon
aparece mi nombre

al lado de Michael Jackson
Madonna y George Clooney

venden camisetas en tres tallas
(pequeña mediana mayor)
para hombres mujeres niños
o niñas

las camisetas blancas
tienen una inscripción
en letras rojas: I love Michael Jackson
I love Madonna
I love George Clooney
I love Cristina Peri Rossi
mi nombre es más largo
ocupa más espacio

Me pregunto quién habrá tenido
la alocada idea de quererme en camisetas
de Amazon

Sólo me gusta el No llores por mí Argentina
de Madonna
y detesto a George Clooney
(Michael Jackson me da un poco de lástima
tuvo una infancia difícil, como yo)

Al otro día las camisetas siguen allí
en el portal
a quién se le habrá ocurrido
que me ama tanta gente

como no me lo termino de creer
compro un par de camisetas I love
Cristina Peri Rossi

-a ver si haces un poco de dinero-
dice mi amiga -que la literatura
no da para comer
parece que puede dar para vestirse un poco
pienso

A los quince días llegan por correo
las camisetas I love Cristina Peri Rossi

dos por cincuenta dólares más diez de envío
Pienso que amarme no es tan caro
podría ser mucho peor

Mi abogado dice que es inútil poner una demanda
Amazon no contesta
tiene una respuesta robot para todos igual

no sé a quién regalarle las camisetas

A mí, mi amor me queda grande.
____________________

Fragmento de Julio Cortázar y Cris

Tomé el tren en la estación de Francia, en Barcelona. Era invierno, un duro invierno en toda Europa. "Te espero en la gare de Austerlitz", me dijiste por teléfono. Yo nunca había visto la nieve. Gasté el último dinero que me quedaba en comprarme botas altas y un gorro de piel, porque siempre andaba resfriada, a punto de contraer alguna infección maligna (te dije que había tenido tuberculosis, de pequeña, y me contestaste que la vocación literaria me venía de ahí). Acababa de perder un gran amor, además de haber perdido la revolución, mi casa, mi familia, mis libros, mis alumnos, mi ciudad y mi pasado, de ser "innombrable" en Uruguay (a no quejarse: yo solo perdí mi nombre, otros perdieron la vida). Pero el exilio me acababa de regalar algo con lo que no había soñado: el encuentro con Julio Cortázar, en la gare de Austerlitz. No me gusta viajar, me gustan las personas.

Sólo viajo para ver a alguien, y en este caso, París era sólo un telón de fondo.

Cuando llegué, lo divisé, altísimo, flaco, desgarbado, con una leve barba que le cubría las mejillas y los ojos más celestes y acuosos que había visto en mi vida. Un nombre me vino a la cabeza: Papaíto piernas largas. Era el título de una novela de Jean Webster que había leído en mi infancia.

(Tiempo después, con mucha cautela, se lo pregunté: "¿Vos leíste Papaíto piernas largas?". Con infinita paciencia, me contestó: "Sí, Cristina, lo leí, en la colección Robin Hood, de tapas amarillas. Pero a mí me gustaría ser otra cosa, no tu papá". "Lo digo por las piernas", me defendí. "Te equivocás, Cristina, no son piernas: son zancos.")

8 comentarios:

carlos perrotti dijo...

La entrañable Cristina Peri Rossi
La también (todavía) innombrable (casi desconocida) poeta uruguaya
a la que "el amor le queda grande"
La eterna amiga a la que el flaco desgarbado Papaíto piernas largas le regaló
su tímida insinuación
"Pero a mí me gustaría ser otra cosa, no tu papá..."
La Cristina Peri Rossi que esa vez también se dio por no enterada de lo obvio
del amor de Julio
Y desvió la conversación.

Juan Nadie dijo...

A todas las personas inteligentes su amor propio les queda grande. Es que no puede ser de otra forma, si es que se conocen.

La amiga de "Papaíto Piernas Largas" es muy valorada y conocida por aquí (entre los amantes de la literatura, claro, que no son tantos). Quizá más que en su propio país. Es que prácticamente todo lo que ha publicado lo ha hecho en España, país en el que vive desde que se exilió de Urugay en los años setenta.

Cortázar, Cristina: hermanos del alma.

Agostina Alvarez dijo...

Yo no la conocía pero me encantó el relato de su encuentro con Cortázar.Y que curioso, ella a diferencia de él y de mí no le gusta andar vagando sin rumbo fijo por las ciudades hasta perderse. Son su "telón de fondo".También es verdad que las ciudades sin personas especiales...Muy buen descubrimiento, merci!

Agostina Alvarez dijo...

Yo no la conocía pero me encantó el relato de su encuentro con Cortázar.Y que curioso, ella a diferencia de él y de mí no le gusta andar vagando sin rumbo fijo por las ciudades hasta perderse. Son su "telón de fondo".También es verdad que las ciudades sin personas especiales...Muy buen descubrimiento, merci!

marian dijo...

Si sirvió para que comprasen sus libros... además de las camisetas.

Pero qué bueno:
"Me pregunto quién habrá tenido
la alocada idea de quererme en camisetas
de Amazon
a quién se le habrá ocurrido
que me ama tanta gente"

Una de esas camisetas no voy a comprar, pero "Julio Cortázar y Cris" ya mismo.

Juan Nadie dijo...

Por aquí, Agostina, Peri Rossi es conocida y valorada por quienes aman la literatura, que me temo que no son tantos. Claro, casi toda su obra la ha publicado en España, donde vive desde que tuvo que exiliarse de Uruguay en el 72.
Una sensible escritora de la que hay y habrá más cosas en este blog.

Juan Nadie dijo...

No he leído al completo "Julio Cortázar y Cris", Marian, pero lo haré.

Juan Nadie dijo...

Qué desastre, me acabo de dar cuenta que me repito más que las cebollas. La respuesta a Agostina es casi exactamente igual que la respuesta a Carlos.
(Por si no había quedado claro). Tendré que aprender a revisar los comentarios.