Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

jueves, 17 de marzo de 2016

El tigre poético// El tigre - William Blake - Inglaterra / El oro de los tigres - El otro tigre - Jorge Luis Borges - Argentina / El tigre y yo, durmiendo juntos - Georgina Herrera - Cuba / El tigre - Otros tigres - Eduardo Lizalde - México / El tigre - Pablo Neruda - Chile / Un poema con tigre - Víctor Rodríguez Núñez - Cuba

The Tiger

Tiger, tiger, burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Could frame thy fearful symmetry?

In what distant deeps or skies
Burnt the fire of thine eyes?
On what wings dare he aspire?
What the hand dare seize the fire?

And what shoulder and what art
Could twist the sinews of thy heart?
And when thy heart began to beat,
What dread hand and what dread feet?

What the hammer? what the chain?
In what furnace was thy brain?
What the anvil? What dread grasp
Dare its deadly terrors clasp?

When the stars threw down their spears,
And water'd heaven with their tears,
Did He smile His work to see?
Did He who made the lamb make thee?

Tiger, tiger, burning bright
In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Dare frame thy fearful symmetry?


El tigre

Tigre, tigre, que te enciendes en luz
por los bosques de la noche
¿qué mano inmortal, qué ojo
pudo idear tu terrible simetría?

¿En qué profundidades distantes,
en qué cielos ardió el fuego de tus ojos?
¿Con qué alas osó elevarse?
¿Qué mano osó tomar ese fuego?

¿Y qué hombro, y qué arte
pudo tejer la nervadura de tu corazón?
Y al comenzar los latidos de tu corazón,
¿qué mano terrible? ¿Qué terribles pies?

¿Qué martillo? ¿Qué cadena?
¿En qué horno se templó tu cerebro?
¿En qué yunque?
¿Qué tremendas garras osaron
sus mortales terrores dominar?

Cuando las estrellas arrojaron sus lanzas
y bañaron los cielos con sus lágrimas
¿sonrió al ver su obra?
¿Quien hizo al cordero fue quien te hizo?

Tigre, tigre, que te enciendes en luz,
por los bosques de la noche
¿qué mano inmortal, qué ojo
osó idear tu terrible simetría?

El oro de los tigres

Hasta la hora del ocaso amarillo
cuántas veces habré mirado
al poderoso tigre de Bengala
ir y venir por el predestinado camino
detrás de los barrotes de hierro,
sin sospechar que eran su cárcel.
Después vendrían otros tigres,
el tigre de fuego de Blake;
después vendrían otros oros,
el metal amoroso que era Zeus,
el anillo que cada nueve noches
engendra nueve anillos y éstos, nueve,
y no hay un fin.
Con los años fueron dejándome
los otros hermosos colores
y ahora sólo me quedan
la vaga luz, la inextricable sombra
y el oro del principio.
Oh ponientes, oh tigres, oh fulgores
del mito y de la épica,
oh un oro más precioso, tu cabello
que ansían estas manos.


El otro tigre

Pienso en un tigre. La penumbra exalta
la vasta Biblioteca laboriosa
y parece alejar los anaqueles;
fuerte, inocente, ensangrentado y nuevo,
él irá por su selva y su mañana
y marcará su rastro en la limosa
margen de un río cuyo nombre ignora
(en su mundo no hay nombres ni pasado
ni porvenir, sólo un instante cierto.)
Y salvará las bárbaras distancias
y husmeará en el trenzado laberinto
de los olores el olor del alba
y el olor deleitable del venado.
Entre las rayas del bambú descifro
sus rayas y presiento la osatura
bajo la piel espléndida que vibra.
En vano se interponen los convexos
mares y los desiertos del planeta;
desde esta casa de un remoto puerto
de América del Sur, te sigo y sueño,
oh tigre de las márgenes del Ganges.
Cunde la tarde en mi alma y reflexiono
que el tigre vocativo de mi verso
es un tigre de símbolos y sombras,
una serie de tropos literarios
y de memorias de la enciclopedia
y no el tigre fatal, la aciaga joya
que, bajo el sol o la diversa luna,
va cumpliendo en Sumatra o en Bengala
su rutina de amor, de ocio y de muerte.
Al tigre de los simbolos he opuesto
el verdadero, el de caliente sangre,
el que diezma la tribu de los búfalos
y hoy, 3 de agosto del 59,
alarga en la pradera una pausada
sombra, pero ya el hecho de nombrarlo
y de conjeturar su circunstancia
lo hace ficción del arte y no criatura
viviente de las que andan por la tierra.

Un tercer tigre buscaremos. Éste
será como los otros una forma
de mi sueño, un sistema de palabras
humanas y no el tigre vertebrado
que, más allá de las mitologías,
pisa la tierra. Bien lo sé, pero algo
me impone esta aventura indefinida,
insensata y antigua, y persevero
en buscar por el tiempo de la tarde
el otro tigre, el que no está en el verso.

El tigre y yo, durmiendo juntos

El tigre tuvo sueño,
se echa junto a mí, se duerme
como un regalo inusitado; tiendo
la mano y lo acaricio.
Dichosa es esta mano que se pierde
entre el dibujo de su piel.
El tigre es tibio y manso. Pego
mi oído a su corazón.
Apenas late. Cómo
puede ser tan pausado
El corazón del tigre?

Entre él y yo no hay selva,
tempestad ni miedo,
ninguna distancia nos separa.
Respira suave; huele
cerezas el aliento
de este animal que amo y cuido.

Se mueve ahora; vuélvese
al otro lado, no despierta,
pero temo
que el sueño acabe.
No el del tigre, el mío.

El tigre

Hay un tigre en la casa
que desgarra por dentro al que lo mira.
Y sólo tiene zarpas para el que lo espía,
y sólo puede herir por dentro,
y es enorme:
más largo y más pesado
que otros gatos gordos
y carniceros pestíferos
de su especie,
y pierde la cabeza con facilidad,
huele la sangre aun a través del vidrio,
percibe el miedo desde la cocina
y a pesar de las puertas más robustas.

Suele crecer de noche:
coloca su cabeza de tiranosaurio
en una cama
y el hocico le cuelga
más allá de las colchas.
Su lomo, entonces, se aprieta en el pasillo,
de muro a muro,
y sólo alcanzo el baño a rastras, contra el techo,
como a través de un túnel
de lodo y miel.
No miro nunca la colmena solar,
los renegridos panales del crimen
de sus ojos,
los crisoles de saliva emponzoñada
de sus fauces.

Ni siquiera lo huelo,
para que no me mate.

Pero sé claramente
que hay un inmenso tigre encerrado

en todo esto.


Otros tigres

El tigre ya está ahí
Blake lo sabía.
Se oyen sus pasos fuertes en la grama o la alfombra.
No hay nada que agregarle.
Es más que la literatura.
Su estampa queda grande a toda poética desdicha.
No admite glosa alguna,
no puede ser pintado sino como es,
y no hay fotografía que lo encarcele.
No hay variantes poéticas del tigre.
Sólo tigre es el tigre.

El tigre

Soy el tigre.
Te acecho entre las hojas
anchas como lingotes
de mineral mojado.

El río blanco crece
bajo la niebla. Llegas.

Desnuda te sumerges.
Espero.

Entonces en un salto
de fuego, sangre, dientes,
de un zarpazo derribo
tu pecho, tus caderas.

Bebo tu sangre, rompo
tus miembros uno a uno.

Y me quedo velando
por años en la selva
tus huesos, tu ceniza,
inmóvil,
lejos del odio y de la cólera,
desarmado en tu muerte,
cruzado por las lianas,
inmóvil en la lluvia,
centinela implacable
de mi amor asesino.

Un poema con tigre
Para  Alex Fleites
Me persigue el tigre de Blake
el oro de su piel
                         el fragor de su impaciencia

Ayer
          mientras llovía
asaltó una reunión de mi comité de base
y no quedó un papel en su sitio
-lo siento por las actas
                                    yo las hago
Se bebió los ojos de un amigo
y de un zarpazo dejó desnuda a Esther
-precisamente a Esther-
y sus pechos de madera bendita
temblaron en el aire
con olor a naranjas que presienten el fuego

Me persigue el tigre de Blake
su poderosa respiración de astro
el ardor de sus garras

No terminaré nunca este poema

12 comentarios:

Agostina Alvarez dijo...

Bueno, qué entrada! Estoy , para variar, con Borges. Primero: (en su mundo no hay nombres ni pasado ni porvenir, sólo un instante cierto) Bueno Borges y el tiempo. Ni en los animales ni en los niños el tiempo está demasiado claro. Borges lo examina desde afuera. Su tigre es un tigre "de símbolos y de sombras" Es como si Borges adivinara la sombra de la vida, aquello que no vemos y que él nos ayuda a ver. Hay dos mundos, el real, el tigre, y el de la "ficción" aquel que es otro cuando se lo nombra. Y los versos finales son sublimes. "en buscar por el tiempo de la tarde el otro tigre, el que no está en verso" Es el gran Borges. Pareciera como si el contemplara el mundo desde su cabeza e intelectualidad y luego viera "lo real" que no sabemos si es más real que su consciencia.

Bueno Juan este año con Carlos tenemos la dicha de ir a la Feria del libro en abril dedicada a Borges porque se cumplen 30 años de su fallecimiento.

Agostina Alvarez dijo...

Só lo él podría decir que "y nadie hay que no corra el albur de ser el primer inmortal"
Menuda frase. Un Genio.

Juan Nadie dijo...

Muchas gracias, Agostina.

Borges, inmenso e inagotable. Cada vez que lees algo de él, descubres nuevos matices, nuevas cosas que quizá te habían pasado inarvertidas.

Suerte que tenéis en Argentina con la celebración de Borges. "Respiráis literatura".
¿Te puedes creer que este año se conmemora el aniversario de la muerte del gran Cervantes (400 años) y que yo sepa las instituciones no han programado nada al respecto? O, al menos, nada coherente.

carlos perrotti dijo...

Magnífica producción, Juan, maravilloso compendio puñado de poemas que Blake y su tigre inmortal inspiran, y que la propia maravilla del tigre inspira... Una llamarada de poesía esta entrada.

Tan acordes los poemas de Georgina Herrera, no la conocía, qué sensibilidad, qué felicidad arrancar así el día. Envidiable poesía y envidiable sueño, nunca soné con un tigre, uno de mis sueños.

Estos son poetas a los que por todos lados les sobra poesía. A Eduardo Elizalde tampoco lo conocía. Una prueba más de que uno vive sin darse cuenta de todo lo que se está perdiendo. Y Don Pablo, siempre exuberante, como la pintura de Rousseau... Y Víctor Rodríguez Núñez con otra pincelada de oro de poesía.

Y qué decir del comentario de Agostina, uno se queda colgado admirando tanta captura que hace de lo que le provoca la poesía. Una poeta lectora. A gritos seguimos reclamando su blog, verdad, Juan? Te vamos a hacer un piquete en cualquier momento, Agostina.

Y las obras que elegiste para ilustrar, Juan, el ingenuo tierno para nada salvaje ni cruel ni sanguinario tigre de Blake, casi un gatito mimoso doméstico, pero miren la letra que hizo, que eligió para titular su poema, transgresor diseño, tan moderna para su época. Y Dalí, qué decir de su genio… En fin, qué maravilla de entrada nos regalaste hoy, Juan, qué felicidad andar siempre por aquí.

carlos perrotti dijo...

Lo que comentás sobre el aniversario de Cervantes suena por lo menos inadmisible. Y triste.

Agostina Alvarez dijo...

Gracias a los dos por sus comentarios. Amo la literatura, tura de turas como decía Cortázar en Rayuela. 400 años de Cervantes y na de na? Como dice Carlos es inadmisible.

Agostina Alvarez dijo...

jaja que gracioso lo del piquete. Es que no sé hacer un blog. Tengo que ponerme amigos.

Juan Nadie dijo...

Pues muchas gracias, Carlos. La verdad es que me ha gustado armar este post. La idea me la dio el reciente premio Loewe, Víctor Rodríguez Núñez, a quien hasta ahora no conocía. Investigando un poco me encontré con "Un poema con tigre" y de ahí surgió, porque sabía que un montón de poetas tienen poemas con tigre, animal fascinante donde los haya.

Lo del Cervantes os juro que es verdad, las instituciones no se ponen de acuerdo sobre lo que debería hacerse, y creo que les da igual. Mientras tanto, en Inglaterra están comemorando los 400 de Shakespeare por todas partes. En fin, esto es España.

Agostina, esperamos tu blog, o ya sabes: piquete.

marian dijo...

De los ocho tistres trigres:) los que más me dicen son: el de Eduardo Lizalde y el de la fuente inspiradora.

marian dijo...

Y las pinturas, especialmente la de Rousseau.

Juan Nadie dijo...

Muy bueno Eduardo Lizalde, pero ¿qué me dices de Borges?

El "tigre" de Blake es realmente el inspirador de todos ellos.

De las pinturas me quedo con todas.

marian dijo...

Nada... nada malo:) Pero los de Eduardo Lizalde me dicen más, y con ellos, la pintura china.