Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

lunes, 25 de julio de 2016

Ubi sunt?/ 7 - Los estudiantes - Piedad Bonnett - Colombia


Los saludables, los briosos estudiantes de espéndidas sonrisas
y mejillas felposas, los que encienden un sueño en otro sueño
y respiran su aire como recién nacidos,
los que buscan rincones para mejor amarse
y dulcemente eternos juegan ruleta rusa,
los estudiantes ávidos y locos y fervientes,
los de los tiernos cuellos listos frente a la espalda,
las muchachas que exhiben sus muslos soleados
sus pechos, sus ombligos
perfectos e inocentes como oscuras corolas,
qué se hacen
mañana qué se hicieron
qué agujero
ayer
se los tragó
bajo qué piel
callosa, triste, mustia
sobreviven.

6 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Qué agujero ayer se los tragó? Verso que se dispara en varias direcciones interrogantes. Qué habrá sido de los jóvenes?
Ojalá hayan sido hasta las últimas consecuencias, es decir, ojalá lo sigan siendo.
Ojalá no se hayan desentendido demasiado de seguir siendo jóvenes.
Habrán sido lo que soñaron? Habrán sido todo lo jóvenes que debieron ser parar aprender a seguirlo siendo?

Poema que alienta-obliga a rejuvenecerse, a no dejarse tragar por el ayer, a ser implacable con eso... como el tiempo lo es.

Agostina Alvarez dijo...

Hermoso poema y bellísimo comentario/reflexión de Carlos...Juventud divino tesoro...No sin razón Aznavour y otros nos hablan en repetidas ocasiones y distintas canciones sobre les 20 ans...Hier encore, j avais 20 ans...precioso y muy melancólico...Os quiero presentar a un amigo que se llama David y escribe poesía, poesía...Escribió un poema por la muerte reciente de su abuelo que quiero que lo lean, a ver qué les parece...

Agostina Alvarez dijo...

A nuestro apellido…

Brisa silenciosa que recorre mis rocas del verano,
Quimera picardía de mi mitad del cerebro.
Acción en un segundo, vida en un suspiro.

Eres -y soy- sangre de nuestras olas del Mar,
Un golpe seco que derriba vendavales,
Un órdago a la vida en su conjunto,

Jardinero de Raíces y canarios,
Nunca hubo cárcel para el Hombre,
Ni tirachinas sediento de hambre,
Que destruyera los cristales de tus sueños.

Jornalero de Andalucía,
Me enseñaste que vives en tu cosecha,
Y me dejaste buscando la mía.

Juan Nadie dijo...

Nostalgia de la juventud y de lo que quisimos ser pero no somos ni seremos nunca. C'est la vie.
Nostalgia en ciertos sentidos buena, para recordar que tuvimos unos ideales casi siempre utópicos, y mala si no recordamos que algunos de esos ideales eran simples comidas de coco de quienes te dije.

Juan Nadie dijo...

Bonito poema de tu amigo David, Agostina.

carlos perrotti dijo...

Coincido, Agostina, me gustan sus sentidos versos para su abuelo.