Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

sábado, 23 de julio de 2016

El otro laberinto (J. L. B.) - Antonio Jiménez Millán - España


A Luis García Montero

No hablaba usted de ofensas y venganzas
que conmovieron muros de ciudades antiguas,
ni de sagas perdidas en los siglos,
sino de un país, el suyo, tan próximo y cruel
como un gobierno infame.
                                    Recuerdo su ironía
al presentarnos -"Yo no soy joven y no sé
si alguna vez he sido poeta"-, nuestro miedo
también. ¿Qué podíamos decirle entonces,
si en una sola frase desplegaba
esa mitología personal
que usted fundó y a veces convertían
en voz extravagente, en anécdota y humo?
La habitación discreta,
el rostro del general San Martín
detrás de su figura casi inmóvil...
Desde la noche de otro continente
cuyas ruinas ya estaban en sus libros
le recuerdo ahora, cuando ya no soy joven
y sé que tuvo usted mucha paciencia
llenando ese silencio que nosotros
no éramos capaces de romper;
su memoria nos trajo el nombre de al-Andalus,
las novelas de Cansinos-Assens, los años
en que algunos poetas de vanguardia
tenían secretarios que dictaban
imágenes audaces.
                         Al salir,
la gente discutía de política. Pensábamos
en un tiempo cercano al de sus fábulas,
el otro laberinto: hay una casa que nunca volveré a pisar,
una mirada vacía que no tendré delante.
Quedaba solamente
aquel frío de julio en Buenos Aires.

9 comentarios:

Agostina Alvarez dijo...

Precioso... Y dedicado a mi profesor el gran poeta García Montero. Y sobre Georgie, más perfecto aún. Y todo queda en familia, yo estoy leyendo "Los besos en el pan" de Almudena Grandes.

"... hay una casa que nunca volveré a pisar,
una mirada vacía que no tendré delante.
Quedaba solamente
aquel frío de julio en Buenos Aires."

Doy fe de ese frío de julio...

Gracias Juan y a A.J. Millån...


Juan Nadie dijo...

Un poema de agradecimiento y admiración al gran maestro, que era capaz de decir "no sé si alguna vez he sido poeta".

Por acá, como sabes, julio es un mes más bien tórrido. Es lo que tienen los ciclos estacionales. (Me gustaría estar en Argentina ahora mismo, dicho sea entre paréntesis).

Agostina Alvarez dijo...

Sí, increíble que haya dicho eso...Si Borges ni es un poeta quién lo es entonces? Juan, tú qué sabes tanto, por qué nucha gente no lo quiere a Borges? Con Cortázar no suele pasar lo mismo, es más querible y cercano, comprensible tal vez?

Y respecto al lugar donde estarven julio te aseguro quw Baires está muy lluviosa y nublada, igual es hermosa... Y nos dio a unos cuantos GRANDES de las letras y de la música por favor...t hacen temblar de emoción.Lástima que algunos ya no están...y me refiero a los recientes Cerati y Spinetta. Bueno salté de un lado a otro;-)

Juan Nadie dijo...

Bueno, yo, que no sé nada, diría que quien no quiere a Borges es porque no lo conoce más que de oídas, se queda simplemente (de forma simple) con ciertos posicionamientos políticos de Borges, que más bien buscaban "epatar", sin más transcendencia.
De todas formas te diré que por aquí se le admira a Borges. Quien conoce su obra, claro.

carlos perrotti dijo...

Qué maravilla de entrada que contiene el poema para Borges y vuestros comentarios, tan sustanciosos como el poema, tan plenos de "esa mitología personal" que Borges fundó... Uno se queda sin palabras.

Juan Nadie dijo...

Esa mitología borgiana... Todo un mundo, varios mundos, Borges.
Un tipo que ya era clásico (en el sentido más noble) en vida. Nunca perdonaré a la Academia Sueca que no le concidiese el Nobel.

carlos perrotti dijo...

Por posicionamientos políticos (bien dijiste) parecidos a los que le imputaban.

marian dijo...

Magnífico poema para quien quiera conocer (o reconocer) a Borges.

Juan Nadie dijo...

Quien quiera conocer a Borges tendrá que leerlo, y si no lo ha hecho nunca se sorprenderá.