Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

sábado, 11 de junio de 2016

Exorcismos ante El grito de Munch - Juan Manuel Roca - Colombia


Hombre o mujer, endriago o fantasma, deje ya de gritar en
ese puente que puede desplomarse con sus podridas vigas.

Salga ya del cuadro y dese a caminar por los pasillos del
museo, salga del museo y camine entre los hombres.

¿No le aburre el mismo gesto crispado, el mismo dolor al
óleo, fijo, indefinido en el tiempo del pintor? ¿No es un
castigo su grito congelado a través de las edades?

Hombre o mujer, endriago o fantasma, su seco grito no
logrará agrietar las paredes del museo. No llene de esos
cantos –atronadores e inaudibles– mis oídos.
De La farmacia del ángel, 1995

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Sí que es un "atronador e inaudible" grito a la condición humana que pone en duda quién será capaz de hacer callar ese silencio que aturde haciendo ondular el paisaje.

Excelente Roca pintando el espíritu que llevó a Munch a pintar su obra.

Juan Nadie dijo...

"silencio atronador e inaudible que aturde haciendo ondular el paisaje."
Qué bárbaro!

marian dijo...

Vaya rapapolvo poético. Está genial, tan genial como la pintura de Munch.

Juan Nadie dijo...

La verdad es que la pintura, de tan conocida y admirada, satura ya un poco, aparte del agobio que supone la pintura en sí.