Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

martes, 24 de noviembre de 2015

Alicia - Carlos Oroza - España


He venido a verme. Quiero salir y no puedo entrar.
Paso de lado simplemente y no me llaman.
Y veo a Cátin. La ciudad en sus números y la luz. La calma.

Era en un sexto de un seis de una calle que arrancaba del centro
Una distancia que sólo se conocía por teléfono
Y vino un desconcierto. La calma. Vino la calma.

La calma y mirarás. La mirarás decía
Y sus ojos tenían la precisión táctil de su boca
La calma. Vino la calma.

Y Alicia había declarado al mar calamidad sentimental
Y en el interior había vibraciones incrustadas
Manchas que se reproducían en latidos
Y se esparcían manifestantes y mu1titudinarios por los
          escaparates
Donde permanecían horas y días
Con la cabeza apoyada en los cristales.

Alicia tenía la sonrisa. La alegría del que pierde la respiración
Alicia era una mujer que se confundía en principio
Desde la primera escalera de un sexto izquierda
Un séptimo izquierda que arrancaba del centro
Una distancia que sólo se conocía por teléfono
O a través de sus gemidos en el estado íntimo de su soledad.

Y en la ciudad de cristal del arquitecto de Suiza
Alicia buscaba alivio
Alicia había quedado sola
Porque las lunas de los escaparates estaban todas ocupadas
Y no había ni un milímetro para apoyar su frente.

En los grandes edificios habían puesto andamios
Y en la parte de la ciudad alta
Todas las ventanas estaban ocupadas
Por los delirantes que tenían las frentes agujereadas.

Los hombres estaban suspendidos en el aire
Sobre los andamios con las frentes inclinadas en las ventanas.

Alicia fue a apoyar su frente a los stops
A los coches que habían quedado aparcados
Y los coches estaban también ocupados
Y las ventanas de los coches
Los cristales
Estaban pegados en los frentes que deliraban de dolor.

Alicia fue a refugiarse en la púrpura de los ángeles
Y la púrpura de los ángeles estaba pegada en la frente dolorida
de los místicos
Y fue a buscar la cera de los laboratorios eclesiásticos
Y no había solución

La ciudad de cristal del arquitecto de Suiza
Estaba totalmente ocupada.
Alicia anduvo recorriendo toda la ciudad
Y fue a los stops y a los anuncios publicitarios
Y todos los anuncios
Y los stops
Y la luz piloto de los coches
Estaban ocupados por las frentes que deliraban de dolor.

Alicia fue a ver los ojos abiertos de los animales muertos
Y los ojos abiertos de los animales muertos
Estaban ocupados por las golondrinas
Que se apoyaban contra el ojo derecho de los animales muertos
Del interior de la ciudad de cristal del arquitecto de Suiza.

Alicia fue a la estación
Donde estaban los coches de los ferrocarriles
A ver si había una posibilidad.

Mirar si había una rendija de luz
Que se introdujera por debajo de las puertas de los trenes
Para apoyar su frente
Pero no era posible
Porque aquella luz que bajaba por debajo de las puertas de los
          trenes
Estaba ocupada por las frentes de los animales

Que antes se habían nutrido de los enfermos neurálgicos de los
          trenes.
Que viajaban a la ciudad de cristal del arquitecto de Suiza.

Alicia andaba sola
Y se perdía buscando un espacio en las ventanas
En las lunas de los museos
En los escaparates
Y no había ni un minuto para apoyar sus latidos
No había llanto
Y no era posible inclinar la cabeza sobre la humedad de una
          lágrima.

No eran posibles los extraordinarios
Las horas fuera
En los relojes no había siquiera una hora
Que penetrase contra el punto neurálgico de la cabeza
Habían desaparecido los pinchazos exteriores
Para luchar contra el dominio interno de la cabeza.

Pero ahora ya no hay nadie en los andamios
Nadie está con las frentes en las lunas de los escaparates
Ya no hay más frentes acariciando la púrpura de los ángeles
Ya no hay más gente rociándose la frente
Con la cera derretida de los laboratorios eclesiásticos

Ya no hay más
Nadie
Nadie está mirando a los altares

Aproximando la frente a los monumentos
Nadie está suspendido en esta ciudad.

Nadie está de pie buscando el frío de los escaparates
Buscando el frío el viento de las alturas por el cráneo
Nadie
Absolutamente nadie.

Porque todos los que estaban suspendidos
En la ciudad de cristal del arquitecto de Suiza
Habían descendido
Se habían desplomado contra el suelo boca abajo
Y habían desocupado todas las estancias
Y sucedía entonces que por el suelo no se podía andar
Porque el suelo estaba repleto de bocas boca abajo
Y el espacio aéreo fue ocupado por otras formas de animales.

El poeta gallego Carlos Oroza acaba de fallecer en Vigo a los 92 años. Descanse.

Más conocido por sus performances y recitales que por su escasa obra poética, Oroza ha sido considerado por muchos el Allen Ginsberg español. Según Francisco Umbral era el poeta maldito del café Gijón, el bohemio de los sesenta.

Preguntado en una entrevista por su huida de Madrid y su vuelta a Galicia, respondió: 
-Lo abandoné todo. Decidí salir de ese mundo, de ese desierto emocional y penetrar en la esencia de las cosas, en busca del poema y la sinfonía. Así que regresé. Y el lugar más parecido a mi idea infantil de Galicia es Vigo, y aquí estoy. La poesía exige una renuncia total. Yo he dejado todo por esto, pero esto es mucho más placentero y digno. Decidí perder para ganar. Soy un romántico. Ya lo escribí: "Todas las tardes paseo mi derrota por las calles de Vigo, alguna vez me paro en la orilla y espero algún barco".

Vídeo-presentación de Évame, libro con la obra completa de Carlos Oroza, editado por Editorial Elvira

8 comentarios:

carlos perrotti dijo...

"En los relojes no había siquiera una hora..." mientras lo leía no dejaba de conmoverme a la par de inquietarme. Como que me ponía al revés, me daba vuelta leerlo, no sé...

Otro hallazgo gracias al Crepúsculo. El poeta nuestro de cada día de esa España árbol de poesía.

Merecer esa sentencia de Umbral ya es una corona, no? Bueno, a zambullirme en Carlos Oroza y todo lo que de él encuentre...

carlos perrotti dijo...

"En el norte hay un mar que es más alto que el cielo..." Ahí leo mejor ese video. Insisto: hallazgo, Juan. Agradecido.

Juan Nadie dijo...

Curioso poeta "full time" y paseante eterno, de los que no van quedando.

Echa un vistazo a estas páginas:

http://www.poesiadigital.es/index.php?cmd=documento&id=61

http://raulquinto.blogspot.com.es/2014/06/un-poema-de-carlos-oroza.html

Hay también algunos vídeos en YouTube de algún recital o performance que no te costará encontrar.

carlos perrotti dijo...

En eso estoy. Rastreando a este beatnik. Agradecidísimo.

marian dijo...

No es que me guste solamente su poesía, también su personalidad. Esa coherencia entre lo que se dice y lo que se hace no es fácil de encontrar.

carlos perrotti dijo...

Irrefutable, Marian.

Juan Nadie dijo...

Para encontrar hoy en día esa coherencia, Marian, habría que salir a la calle como ese griego: con una lámpara, aunque fuese de día.

marian dijo...

Cierto, cierto. Muy bueno.