Carmen Mcrae - Just A Little Lovin' (2018)

viernes, 19 de enero de 2018

Poética de la ciudad - Daniel Guerra de Viana - España


La ciudad duerme al fondo del olvido...
ANTONIO CASARES, El infierno de los días

Te sientas a escribir sobre la ciudad,
y confundes las luces de las farolas
con los extraños rascacielos neoyorquinos,
y tus ojos no se acostumbran a la opacidad
en la que está sumida tu ciudad; donde los hombres
andan cabizbajos arrastrando la pesada sombra del humo:
y las mujeres toman café cuando han dejado a los niños
expuestos a que un desalmado les enseñe un paraíso deshabitado.

Tu ciudad sucumbe por la noche, como los suicidas que gotean
en las puertas de los cementerios. Y mientras, escribes,                                                                                              [confundido.
Hay una sensación más extraña que mirar el porvenir de las niñas                                                                              [con chándal,
y regresar empujando un lastimero carrito como un niño de ojos                                                                                   [cansados.

No saliste de aquí, y escribiste sobre el mundo que se dibujaba en                                                                                [tu ventana
que se asomaba por el norte a un campo en agraz, al sur al cielo                                                                         [marchito y negro
mientras que el este y el oeste eran quimeras que olvidabas en tu                                                                             [cama, donde
no existían las dimensiones que tu pluma trazaba.

Confundes los paseos con alamedas finiseculares; en tu ciudad
los paseos se hacen con la ropa de los muertos y las lágrimas de
los vivos. La noche se cierra en tu cuerpo y no vislumbras
que el ocaso está sentenciando la página donde escribes, que la                                                                                        [ciudad
se convertirá en una apretada hoja tirada a la papelera.
De Las escamas del frío, 2016

2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

El poeta tiene que vérselas con lo que ama, es decir le duele, y no hay cosa que nos duela tanto como lo que uno siente, tu ciudad, por ejemplo, tu gente. Entonces el poeta escribe para darle pelea a la deshumanización que va tomando posesión de todo cuanto lo rodea. Tiene algo de tanguero el poema.

Juan Nadie dijo...

Y que lo digas. Muy bien visto.