Hace 50 años / The Beatles - Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967)

viernes, 9 de junio de 2017

Las pasarelas del deseo - Eduardo García - España


Llamamos vida
a un desfile de dígitos cansados
zumban coléricas las moscas atrapadas en cárcel de cristal
el viento de la sangre remueve las cortinas
la luz por un instante parece herir la tapia filtrarse en el cemento
la oquedad se adivina y más allá
palpitan en la noche los astros encendidos
combaten los caballos por la flor las aguas por la piedra
la orquídea cobra vida en el torrente
a la luz de la Luna el musgo brilla con fulgor de diamantes en la                                                                                [hierba
no hay rutas convenidas ni semáforos ni siniestros carteles de                                                                    [prohibido pasar
pero abundan los cruces de caminos cuando menos lo esperas                                                                            [amanece
los hombres vagan a su antojo las sendas se disuelven a su paso
quiero decir que a la sombra de los robles te esperan los amigos                                                                       [que perdiste
y hay sábanas tendidas
que guardan el olor de encuentros que no fueron
mujeres
que solitario amaste a la distancia
pero aquí el eco salva todos los precipicios
irrumpen de la nada las pasarelas del deseo
trenzan sus trayectorias en todas direcciones
el viajero termina por arrojar al fuego la brújula y los mapas
confiando sus pasos al instinto se interna en la espesura
aunque un día de pronto se detenga a contemplar las huellas de                                                                              [su viaje
despierte abra los ojos comience a comprender
nada importa cuán vasta la travesía se despliegue
la apariencia radiante de confines la ilusión derrochada en la                                                                             [aventura
              todas las pasarelas conducen a la tapia
              si se es fiel a un deseo si se sigue
              su rastro hasta el final
              nos aguarda el ladrillo hincado en tierra
              la mansedumbre hostil de la costumbre
              un olor a madera que envejece
              un desfile de escenas repetidas
              la cárcel de cristal
              sin cerradura

3 comentarios:

carlos perrotti dijo...

No sé si lo entiendo, pero igual me ha traído agradablemente a lo largo de todo el poema...

Me quedo con esta descripción que hace de su trabajo de poeta:

"...el viajero termina por arrojar al fuego la brújula y los mapas
confiando sus pasos al instinto se interna en la espesura
aunque un día de pronto se detenga a contemplar las huellas de su viaje..."

O al menos me parece entender.

Juan Nadie dijo...

Yo algunas veces tampoco sé muy bien qué quiere decir un poema (los poetas sois un poco raros -:), pero cuando me ocurre esto, me quedo con la "música" del poema, y este suena bien. Suena muy bien.

carlos perrotti dijo...

Absolutamente.