Silvia Pérez Cruz

martes, 13 de junio de 2017

La patria del desasosiego - Ana Blandiana - Rumanía


Patria neliniştii

Aici este patria neliniştii,
Gata să se răzgândească
Din clipă în clipă
Şi, totuşi, nerenunţând să aştepte
Ceva nedefinit.
Aici este patria,
Între pereţii aceştia
La câţiva metri unul de altul,
Şi nici măcar în spaţiul întreg dintre ei,
Ci doar pe masa cu hârtii şi creioane
Gata să se ridice singure şi să scrie,
Schelete brusc animate ale unor condeie mai vechi
Nefolosite de mult, cu pasta uscată,
Lunecând pe hârtie frenetic
Fără să lase vreo urmă...
Aici este patria neliniştii:
Voi reuşi vreodată
Să descifrez urmele care nu se văd,
Dar eu ştiu că există şi aşteaptă
Să le trec pe curat
În patria mea A4 ?


La patria del desasosiego

Esta es la patria del desasosiego
A punto de cambiar de opinión
De un momento a otro
Y, no obstante, sin renunciar a esperar algo indefinido.
Esta es mi patria,
Entre estas paredes
A unos metros los unos de los otros
Y ni siquiera en el espacio completo entre ellos,
Sólo en la mesa con papel y lápices
Dispuestos a moverse solos y a empezar a escribir,
Esqueletos animados bruscamente por unas plumas más antiguas,
Sin usar desde hace mucho tiempo, con la pasta seca,
Que se deslizan frenéticamente sobre el papel
Sin dejar ninguna huella…
Esta es la patria del desasosiego:
¿Conseguiré alguna vez
Descifrar las huellas que no se ven,
Pero que sé que existen y esperan
Que las pase a limpio
En mi patria A4?
Traducción de Viorica Patea y Antonio Colinas
De Mi Patria A4 - Pre-Textos, Valencia, 2014

[...] Blandiana escribe acerca de la posibilidad de crear una patria personal que nace de ese deseo de erigir un orden redentor que se escapa de los dictados del consumismo materialista. Es esta "patria del desasosiego", en la que la poetisa no se cansa de "esperar algo indefinido", en la que intenta transcribir y descifrar "las huellas que no se ven, / Pero que sé que existen y esperan / Que las pase a limpio". Para ella, la escritura está íntimamente ligada a la idea del exilio y de la salvación. En este folio apátrida, la poetisa encuentra su verdadera identidad gracias a la escritura. En su espacio en blanco emprende la búsqueda del sentido último del ser en el laberinto del tiempo. Ante todo, la escritura se revela como patria, la patria del desasosiego personal. La escritura es el modo esencial de manifestación de un mundo cuyo misterio queda por descifrar.
Del prólogo de Viorica Patea

2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Efectivamente su patria es no la poesía sino su poesía, su patria es ella misma. Y con todo derecho.

Me encanta el espíritu que alienta a Ana Blandiana a descifrar lo que detecta pero no se ve, lo que existe a la espera, entre otras cosas, de una forma o un sonido o vaya a saber qué necesita para expresarse...

Juan Nadie dijo...

Merece la pena leer los dos enlaces que aparecen en el post, sobre todo la entrevista de Viorica Patea a Ana Blandiana (enlace de Viorica Patea)