Barbara Mendes - So Many Stars (2017)

domingo, 16 de abril de 2017

Microrrelatos/ 19 - Quijotescas/ 31 - Crueldad de Cervantes - Marco Denevi - Argentina


    En el primer párrafo del Quijote dice Cervantes que el hidalgo vivía con una ama, una sobrina y un mozo de campo y plaza. A lo largo de toda la novela este mozo espera que Cervantes vuelva a hablar de él. Pero al cabo de dos partes, ciento veintiséis capítulos y más de mil páginas la novela concluye y del mozo de campo y plaza Cervantes no agrega una palabra más.

8 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Por qué habrá sido?
Por qué mencionarlo y luego "olvidarlo"?
O será que la zancadilla nos la hace Denevi y el tal mozo de campo y plaza sin pena ni gloria pasa y no es verdad que "espera que Cervantes vuelva a hablar de él"?
Incógnita o inconclusión o sin sentido de los que está llena la vida y que sencillamente pasan rumbo al olvido?

Cuánto hace que ni pensaba en Denevi. Otro inmerecidamente olvidado. Deporte nacional el olvido. Al menos por aquí.

Juan Nadie dijo...

El olvido yo creo que es deporte internacional, aunque los latinos solemos ser los primeros en ese deporte.

En cuanto al mozo de campo y plaza, que yo recuerde es verdad, Cervantes no lo vuelve a mencionar. Tiene "fallos" aún mayores en el Quijote. ¿Y qué más da? Yo creo que Cervantes no se paraba mucho a releer lo que había escrito, ¿para qué? ¿cómo se podría escribir mejor?

Juan Nadie dijo...

Cervantes, en la corrección que hizo al reimprimirse el libro en 1608, reubicó el robo del burro de Sancho por parte de Ginés de Pasamonte en el Capítulo 23 de la Primera Parte. Sin embargo, al cambiar ese hecho de lugar, Cervantes olvidó corregir varias de sus consecuencias posteriores, de manera que en los capítulos siguientes, en los que Sancho debería ir a pie, resulta que sigue yendo a lomos de su burro.

Hay más:

En el Capítulo 36 de la Segunda Parte, aparece una carta de Sancho a su mujer (llamada aquí Teresa Panza, a pesar de que antes, en el Capítulo 52 de la Primera Parte, el autor la había bautizado Juana). Esta carta lleva una fecha imposible: 20 de julio de 1614, es decir, la fecha en que Cervantes estaba escribiendo el libro, y no la fecha en que Sancho escribía esa carta en la novela.

Hay más, pero lo bueno (el Quijote es todo un mundo) es que en el capítulo 3 de la segunda parte algunos personajes comentan alguno de estos errores, porque son conscientes de haber participado en la primera parte, que ya han leído. ¿Hay mayor modernidad?

Borges, en “Magias parciales del Quijote” (De Otras inquisiciones), dice incluyendo a otros clásicos de la literatura:

¿Por qué nos inquieta que el mapa esté incluido en el mapa y las mil y una noches en el libro Las mil y una noches? ¿Por qué nos inquieta que don Quijote sea lector de Don Quijote y Hamlet espectador de Hamlet? Creo haber dado con la causa: […] si los caracteres de una ficción pueden ser lectores o espectadores, nosotros […] podemos ser ficticios.

¡Qué tipo!

carlos perrotti dijo...

Piel de gallina, ojos en lágrimas, respiración levemente agitada, maravillado me quedo, como colgado de un ensueño...

Más que modernidad, genialidad del Quijote y su devoto lector JLB.

Este es un post en el que tus comentarios y agregados "empardan" lo posteado, sin desestimar el microrrelato de Denevi, claro.

Juan Nadie dijo...

En el Quijote hay maravillas, ya lo hemos dicho, que dan para hablar toda la vida. Y no digamos en Borges:
"si los caracteres de una ficción pueden ser lectores o espectadores, nosotros […] podemos ser ficticios".

carlos perrotti dijo...

...Y hablando de maravillas, hace días vengo olvidando acercarte una que he encontrado buscando material para mi sección gatuna y que seguramente conoces, pero bueno, por las dudas, y puesto que oportunamente me revelaste a Umbral pégale una mirada a ver qué te parece…


http://arbor.revistas.csic.es/index.php/arbor/article/viewArticle/2050/2570

Juan Nadie dijo...

Magnífico, extraordinario artículo, no lo conocía, lo guardaré como oro en paño. Muy agradecido.

Fíjate si Umbral estaba influenciado por Baudelaire que tituló durante años (no recuerdo si en El País o en El Mundo) una serie de artículos diarios como "Spleen en Madrid", parafraseando a Baudelaire. Luego todos esos artículos se conviertieron en libro, creo, y no sé si lo tengo en epub, voy a mirarlo.

Juan Nadie dijo...

No, no lo tengo, pero es igual, en su día los leí en el periódico.