Michel Camilo & Tomatito - Spain Forever (2016)

martes, 7 de febrero de 2017

Fragmento de Paraíso perdido - John Milton - Inglaterra


Libro V

Avanzaba el Alba por el este con rosáceo paso,
Esparciendo por tierra perla oriente,
Cuando Adán se despertó, siguiendo su costumbre,
Pues tenía el sueño tan ligero, por la pura digestión
Y los vapores blandos, temperados, que el sonido sólo
De las hojas y arroyos neblinosos, ventalle de la Aurora,
Enseguida lo ahuyentaban, y el chirrido matinal
De pájaros en cada rama. Tanto más su asombro,
Pues, al hallar a Eva aún dormida,
Con cabellos descompuestos y mejilla sonrojada
Como por descando inquieto: apoyándose en el codo,
Alzado a medias, con miradas de profundo amor,
Se recostó sobre ella cautivado y vio
Belleza que irradiaba, ya despierta ya dormida,
Gracia peculiar; después, con voz tranquila,
Como cuando a Flora Céfiro le sopla1,
Tocándole la mano dulce susurró: "Despierta,
Bella mía, mi mujer, mi don reciente,
El postrero y el mejor del Cielo, mi deleite siempre nuevo.
Despierta, la mañana brilla, fresco el campo
Nos reclama, nos perdemos la alborada: el brotar
De nuestras plantas, florecer del limonar,
El goteo de la mirra, de los bálsamos
Y cómo la Natura pinta sus colores, cómo pausa
En la flor la abeja succionando líquida dulzura".
    Tal susurro la despierta; mas con ojos asustados,
Abrazándose a Adán, así le habla:
    "Oh único en quien mis pensamientos se reposan,
Perfección y gloria mías, qué alegría ver
Tu rostro y el tornado amanecer, pues esta noche
-Noche como ésta nunca tuve- he soñado
-Si soñé-, no como siempre, cosas tuyas,
La labor cumplida ayer, la que hacer mañana,
Sino ofensas y conflicto, que mi mente
Nunca viera hasta esta noche inoportuna; parecía
Que alguien al oído me invitaba a caminar
Con voz gentil (pensé la tuya) que decía:
"¿Por qué duermes, Eva? Ésta es la hora grata,
Fresca, silenciosa, salvo allí donde el silencio cede
Ante el ave de nocturno trino que, despierta ahora,
Extrema la dulzura de su canto pasional; ahora reina
Pletórica la Luna, y con luz más plácida
La faz asombra de las cosas; mas en vano,
Cuando nadie mira; vela el Cielo, todo ojos,
Contemplándote, ¿y a quién sino al capricho de Natura,
En cuya imagen toda cosa se complace,
Arrobada por seguir mirándote?".
Me levanté cual si llamases, sin hallarte,
Y por hallarte dirigí mis pasos luego;
Y creí pasar a solas por senderos
Que de pronto me llevaron a ese Árbol
De prohibida Ciencia: muy hermoso parecía,
Más hermoso en sueños que de día;
Y mientras lo miraba con asombro, cerca había
Uno con figura y alas como esos de los Cielos
Que a menudo vemos; sus rorantes aladares
Destilaban ambrosía; también el Árbol él miraba;
Y "Oh hermosa planta -dijo- abundante en fruto,
¿No hay nadie que tu peso alivie y pruebe tu dulzor?
¿Ni Dios, ni hombre? ¿Tanto se desdeña el conocer?
¿O envidia, o reserva alguna, vedan degustarte?
Védelo quien quiera, que ninguno ha de privarme más
De tus presentes: ¿qué harías tú aquí, si no?".
Dicho esto no pausó, sino con brazo temerario
Arrancó, probó. Un frío horror me recorrió al oír
Palabras tan audaces rubricadas con audacia tal;
Mas él, arrebatado: "Oh divino fruto,
Dulce por ti mismo y aun más dulce así cogido,
Prohibido aquí, parece, cual si sólo apto para Dioses,
Mas capaz de convertir en Dioses a los Hombres:
¿Y por qué no en Dioses a los Hombres, pues el bien,
Cuanto más se extiende, crece más fecundo
Y el Autor recibe más, no menos, honra?
Ven, feliz criatura, bella Eva angélica,
Participa tú también, dichosa como eres
Más dichosa habrás de ser: más digna, no es posible.
Prueba de esto y, desde ahora entre los Dioses,
Diosa sé tú misma, no a la Tierra limitada:
A veces, cual nosotros, vive por los aires,
Otras sube al Cielo, por tus méritos, y ve
Qué vida ahí los dioses tienen, y tú vívela también".
Diciendo esto vino a mí y me ofreció,
A los labios me ofreció, parte de ese fruto
Que arrancara; el sabroso aroma placentero
Tanto me avivó el deseo que, pensé,
Tenía que probarlo. Al instante yo a las nubes
Ascendí con él, y abajo contemplé
La Tierra inmensa, un extenso panorama
Y muy diverso, sorprendida de mi vuelo y cambio
A tal exaltación. De pronto,
Ya mi guía me faltaba y, creyendo hundirme,
Caí dormida; pero qué contenta desperté
Y vi que fuera sólo un sueño". [...]
Traducción y nota de Bel Atreides
John Milton

1 Flora: la diosa de las flores y la floración; Céfiro aparece aquí como la personificación del viento del oeste.

La Creación - Dúo: 'Adorable esposa, a tu lado transcurren las horas dulcemente' - Joseph Haydn
Gundula Janowitz: soprano
Dietrich Fischer-Dieskau: barítono
Filarmónica de Berlín
Herbert von Karajan

5 comentarios:

carlos perrotti dijo...

"Avanzaba el Alba por el este con rosáceo paso..."

Lo había leído la semana pasada. Y ya el primer verso me fascinó. Como el sueño premonitorio de Eva teniendo que vérselas con la Tentación:

"Ven, feliz criatura, bella Eva angélica,
Participa tú también, dichosa como eres
Más dichosa habrás de ser: más digna, no es posible.
Prueba de esto y, desde ahora entre los Dioses,
Diosa sé tú misma, no a la Tierra limitada:
A veces, cual nosotros, vive por los aires,
Otras sube al Cielo, por tus méritos, y ve
Qué vida ahí los dioses tienen, y tú vívela también"

Le habla como si fuera el rezo a María. Por un momento mientras leía hace unos días, y me acaba de volver a pasar, me pareció escuchar, aunque no lo rezo, el Ave María. No debo ester loco, verdad?

Fascinante Milton y excelso Haydn.

Juan Nadie dijo...

De loco nada, lo has hilado extraordinariamente bien.
El Paraíso perdido es una maravilla, aunque hay que decir que quien se enfrente con su lectura tendrá que hacer voluntad: son doce capítulos (doce "Libros") de poemas larguísimos, pero no importa, es de esos libros que se pueden ir leyendo durante toda la vida, lo puedes abrir por cualquier parte y lo disfrutas siempre. Y si es con esta traducción (pasa por ser la más poética que se ha hecho en castellano), mejor. Por cierto, de Atreides tendremos algo en el próximo post.

Haydn, sublime.

carlos perrotti dijo...

Párrafo aparte para Gustave Doré.

carlos perrotti dijo...

Qué gran entrada, Juan. Mi piel de gallina lo atestigua.

Sí, tengo esa misma traducción. Qué sensible creador debe ser también el traductor, verdad?

Juan Nadie dijo...

Lo verás en un par de días. Magnífico poeta. Atento a su página web.