Bob Dylan - 'Til The Sun Goes Down - Triplicate CD1 (2017)

domingo, 19 de febrero de 2017

Agotada - Elizabeth Siddal - Inglaterra


Elizabeth Eleanor Siddal (1829-1862) fue la modelo y musa preferida de los pintores de la Hermandad Prerrafaelita (Pre-Rafaelite Brotherhood), movimiento artístico surgido en Inglaterra en la primera mitad del siglo XIX, llamado así porque sus componentes (John Everett Millais, Dante Gabriel Rossetti, William Holman Hunt, la propia Siddal) propugnaban el regreso a los modos pictóricos de los primitivos italianos y flamencos anteriores a Rafael. Siddal, casada con Dante Gabriel Rossetti, además de su pintura y sus dibujos nos ha dejado bellos poemas melancólicos, como el que van ustedes a leer a continuación. Acabó suicidándose a los 33 años con una sobredosis de láudano, cansada de las continuas infidelidades de Rossetti.


Worn Out

Thy strong arms are around me, love
My head is on thy breast;
Low words of comfort come from thee
Yet my soul has no rest.

For I am but a startled thing
Nor can I ever be
Aught save a bird whose broken wing
Must fly away from thee.

I cannot give to thee the love
I gave so long ago,
The love that turned and struck me down
Amid the blinding snow.

I can but give a failing heart
And weary eyes of pain,
A faded mouth that cannot smile
And may not laugh again.

Yet keep thine arms around me, love,
Until I fall to sleep;
Then leave me, saying no goodbye
Lest I might wake, and weep


Agotada

Tus fuertes brazos me rodean,
Mi cabello se enamora de tus hombros;
Lentas palabras de consuelo caen sobre mi,
Sin embargo mi corazón no tiene descanso.

Porque sólo una cosa trémula queda de mí,
Que jamás podrá ser algo,
Salvo un pájaro de alas rotas
Huyendo en vano de ti.

No puedo darte el amor
Que ya no es mío,
El amor que me golpeó y derribó
Sobre la nieve cegadora.

Sólo puedo darte un corazón herido
Y unos ojos agotados por el dolor,
Una boca perdida no puede sonreír,
Y tal vez ya nunca vuelva a reír.

Pero rodéame con tus brazos, amor,
Hasta que el sueño me arrebate;
Entonces déjame, no digas adiós,
Salvo si despierto, envuelta en llanto.

5 comentarios:

Agostina Alvarez dijo...

"Mi cabello se enamora de tus hombros" qué linda imagen.
Me encantó el poema, ese amor- desamor profundo que la confunde y sumerge en la tristeza. Al mismo tiempo que brota su deseo de ser amada.

Juan Nadie dijo...

Bastante trágica la vida de Elizabeth Siddal. Enfermiza de siempre, a raíz del posado para la Ofelia de Millais y la neumonía consiguiente, su salud empeoró. Eso unido a la muerte de su hija y a las contínuas infidelidades de Dante Gabriel Rossetti, acabó por llevarla al final.

carlos perrotti dijo...

Malograda Elizabeth para siempre Ofelia. Escribe sincera desde una soledad profunda, ya ni lágrimas tiene. Habrá sufrido mucho entre esos egos de artista... "sólo una cosa trémula queda de mí / que jamás podrá ser algo" ella misma sintiéndose no valorada, oscurecida, como su pintura que también me ha encantado.

Juan Nadie dijo...

Era muy buena pintora y dibujante, muy al estilo de los Prerrafaelitas.

En el próximo post cerraremos el círculo con la Ofelia de Rimbaud y la de Millais.

carlos perrotti dijo...

Palabras y trazos mayores.