Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

viernes, 20 de mayo de 2016

Letanía del ciego que ve - Antonio Colinas - España


El poeta Antonio Colinas ha resultado ganador de la XXV edición del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, que convoca conjuntamente Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca. El premio, aparte de la dotación económica,  lleva aparejado una edición de un poemario antológico del galardonado, con estudio y notas a cargo de un destacado profesor de literatura de la Universidad de Salamanca, además de unas jornadas académicas sobre el premiado.

Esto es lo que ha dicho Colinas al conocer la concesión del premio:

Cuando he recibido esta mañana la noticia, en carretera, he pensado en mi obra, pero sobre todo en mi vida. He pensado en mi vida y en el camino a veces a contracorriente que he llevado, siempre fiel a la palabra y a mi vocación poética.
Colinas reflexiona en un momento de plenitud y en esa frontera de los 70 años que acabo de cumplir, cuando pesan las cervicales y la edad también pesa. ¡Ojalá me quedara en esta situación de alegría, porque siento la cabeza y el corazón lúcidos!

Ha dicho más:

 Hoy en día la poesía es un mensaje a contracorriente al que debemos seguir permaneciendo fieles. Yo soy un autor sensible a la deshumanización, a los problemas medioambientales, me rebelo contra el todo vale, contra la ausencia de valores, esos hechos tristes de este tiempo desnortado en el que estamos en España, en Europa, tal vez en el mundo.
 En esencia la poesía es algo más que un género literario; es más que unas palabras unidas a otras; es más que un juego, es una experiencia muy poderosa fundida con la vida. La poesía nació en la calle y hemos perdido el sentido oral de la palabra vida.

El poema que van ustedes a leer a continuación es uno de los cinco poemas que para la ocasión ha elegido el poeta como sus preferidos:


Letanía del ciego que ve

Que este celeste pan del firmamento
me alimente hasta el último suspiro.
Que estos campos tan fieros y tan puros
me sean buenos, cada día más buenos.
Que si en tiempo de estío se me encienden las manos
con cardos, con ortigas, que al llegar el invierno
los sienta como escarcha en mi tejado.

Que cuando me parezca que he caído,
porque me han derribado,
sólo esté arrodillándome en mi centro.
Que si alguien me golpea muy fuerte
sólo sienta la brisa del pinar, el murmullo
de la fuente serena.
Que si la vida es un acabar,
cual veleta, chirriando en lo más alto,
allá arriba me calme para siempre,
se disuelva mi hierro en el azul.
Que si alguien, de repente, vino para arrancarme
cuanto sembré y planté llorando por las nubes,
me torne en nube yo, me torne en planta,
que sean aún semillas mis dos ojos
en los ojos sin lágrimas del perro.

Que si hay enfermedad sirva para curarme,
sea sólo el inicio de mi renacimiento.
Que si beso y parece que el labio sabe a muerte,
amor venza a la muerte en ese beso.
Que si rindo mi mente y detengo mis pasos,
que si cierro la boca para decirte todo,
y dejo de rozar tu sangre ya sembrada,
que si cierro los ojos y venzo sin luchar
(victoria en la que nada soy ni obtengo),
te tenga a ti, silencio de la cumbre,
o a ese sol abatido que es la nieve,
donde la nada es todo.

Que respirar en paz la música no oída
sea mi último deseo, pues sabed
que, para quien respira
en paz, ya todo el mundo
está dentro de él y en él respira.
Que si insiste la muerte,
que si avanza la edad, y todo y todos
a mi alrededor parecen ir marchándose deprisa,
me venza el mundo al fin en esa luz
que restalla.

Y su fuego
me vaya deshaciendo como llama
de vela: despacio, muy despacio,
como giran arriba extasiados los planetas.
Antonio Colinas

Listado de poetas ganadores del Premio Reina Sofía:

Gonzalo Rojas (Chile) (1992); Claudio Rodríguez (España) (1993); João Cabral de Melo Neto (Brasil) (1994); José Hierro (España) (1995); Ángel González (España) (1996); Álvaro Mutis (Colombia) (1997); José Ángel Valente (España) (1998); Mario Benedetti (Uruguay) (1999); Pere Gimferrer (España) (2000); Nicanor Parra (Chile) (2001); José Antonio Muñoz Rojas (España) (2002); Sophia de Mello Breyner (Portugal) (2003); José Manuel Caballero Bonald (España) (2004); Juan Gelman (Argentina) (2005); Antonio Gamoneda (España) (2006); Blanca Varela (Perú) (2007); Pablo García Baena (España) (2008); José Emilio Pacheco (México) (2009); Francisco Brines (España) (2010); Fina García Marruz (Cuba) (2011); Ernesto Cardenal (Nicaragua) (2012); Nuno Júdice (Portugal) (2013); María Victoria Atencia (España) (2014); Ida Vitale (Uruguay) (2015); Antonio Colinas (España) (2016).

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

No conozco poetas ciegos. Mejor digo, puede que haya alguno ciego pero no que efectivamente lo sea, como lo prueba su poesía.

Merecido premio. No lo conocía a Antonio Colinas. A buscar más de su poesía...

Juan Nadie dijo...

Hay desde hace tiempo otros dos poemas de Colinas en este blog, pero seguro que pondré más. Desde luego no es un poeta ciego, y si hacemos caso a quienes lo conocen, además de enorme poeta es una bellísima persona.

¿Poetas ciegos? Que se lo pregunten a Borges.

carlos perrotti dijo...

Sí, perdón, ahora recuerdo su Homenaje a Tiziano, y releo el otro. Es que son tantos los frutos del Árbol de Poesía...

Juan Nadie dijo...

"Arbol de la Poesía". Me quedaré con esto.