Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

lunes, 2 de mayo de 2016

Franz Kafka - William Ospina - Colombia


Padre, le digo, dame tres granos de cebada para despertar al
                                                                   [durmiente.
Pero mi padre no responde:
es un enorme jinete de bronce, alto sobre colinas y sinagogas.
Madre, le digo, aparta tanta niebla,
muéstrame un rostro dulce, del que broten palabras ingenuas.
Pero ella se ha perdido por los callejones de piedra
y sólo encuentro en el espejo sus ojos inmensos.
Abuelo, digo entonces, ya no luches más con el ángel,
ven a contarme historias junto al fuego, mientras se hiela el Elba.
Pero el viejo me mira con ojos ausentes, y comprendo
que no es éste mi abuelo sino un viejo gitano que quiere venderme
                                                                   [un recuerdo.
Hermana, bella hermana, le digo,
toma mi mano que está oscuro en esta casa inmensa.
Pero a mi lado pasa una condesa polaca monumental y arrogante
y se escucha un violín, y se cierra una puerta.
Hermano, digo, qué bello cabalgas sobre el potro de madera y
                                                                       [de laca,
¿hacia dónde nos llevan estas tardes inciertas?
Pero él es sólo una imagen, una gris fotografía en mis manos,
y a lo lejos, atroces, los cañones resuenan.
Goethe, le digo, cántame una canción romana,
haz que yo sienta en mi corazón esta antigua tristeza.
Pero la tumba calla y sobre ella vuelan grises palomas
y no puedo abrir este libro porque sus páginas son de ceniza.
Milena, digo luego, tal vez tú puedas finalmente salvarme,
dime que soy de carne y de sangre, que esto que me atenaza es
                                                                      [un deseo
Pero ella se afantasma entre miles de seres escuálidos
y apenas si percibo dos llamas que se apagan muy lejos.

¿Entonces es delirio todo esto? ¿A quién puedo llamar que me
                                                                        [salve?
Su reino es de este mundo. Todos están aceptados y absueltos.
Son demasiado humanos, son demasiado justos,
y yo no logro hablarles con mi estruendo de élitros.
y no aprendí a cruzar las puertas,
y no sé defenderme.

Si ves dos grises ojos de gato en la gótica noche de Praga
comprenderás que temo morir si me duermo.
Si oyes una canción en la gótica noche de Praga
comprenderás que intento saber dónde me encuentro.
Si oyes un corazón en la gótica noche de Praga
comprenderás quién sostiene todo este sueño.

5 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Uno de mis preferidos de Ospina. Es un sueño. El poema de un sueño, incierto, lleno de misterio y de instantáneas ("y no puedo abrir este libro porque sus páginas son de ceniza") y de momentos en los que surgen y confluyen seres y hechos concretos, sin ningún control ni previsión.

Si hay algo que no sabés en qué va a terminar, adónde va a dar, eso es un sueño. Nada más incierto y a la vez tan cierto como un sueño. Lo mismo ocurre a veces cuando escribís un poema. No sabés en que va a confluir. Creo que la brillantez de Ospina logró escribir eso. Un poema sueño.

Juan Nadie dijo...

Poema-sueño, sí. Sueño de Kafka, además, a cuya personalidad (por lo que conocemos) creo que se ha acercado extraordinariamente.

carlos perrotti dijo...

Extraordinario, sí... Ahora que lo releo el libro cuyas páginas "son de ceniza" me hacen pensar en el Libro de Arena de su admirado Borges. Grande Ospina.

marian dijo...

Poema de poemas, casi cada verso es un poema (o cada dos).
Maravilloso poeta.

Juan Nadie dijo...

Impresionante. Seguirá habiendo más poemas de Ospina, acompañados por los de d'Ors, Megget, Vilariño y Roca, durante una temporada, intercalando, eso sí, alguna otra cosa.