Alma - Oeo (2017)

miércoles, 14 de agosto de 2013

El auto-Hamlet - Carlos Martínez Rivas - Guatemala-Nicaragua


El auto-Hamlet
Un anti-guión
Insomnio. No poder dormir, y, sin embargo,
soñar. Ser la auto-pieza
de disección espiritual, el auto-Hamlet.
R.D., "Nocturno"


PRIMER CÍRCULO

Bien la viviríamos viviendo sin personajes.

Pero vivimos el día infestados por dentro
como de ratas por Myshkins Raskolnikovs Karamázovs.

No nos bastó la pesadilla sórdida de nuestras
vidas: temor y temblor. Necesitábamos de esos
esperpentos anti-héroes para reconocernos.

Durante el día.
Porque la noche es toda inevitable Hamlet.

Diríase más adecuado Macbeth, por aquello
de: "No podrás dormir, porque has asesinado al sueño".

Pero tiene que ser Hamlet. Ese
darling de la megalomanía macabra.
El sueño Paramount de actores. Su desiderátum.
Desde sir Laurence Olivier, pasando por Monty Clift
James Dean hasta Henry Rivas, ¡protagonizar Hamlet!

SEGUNDO CÍRCULO

El Guión. Rodando. Escena: un corredor. El niño
de diez años, sentado junto al padre. Éste
leyéndole el Peregrinaje de Childe Harold.
La tía Leopoldina entrando por el foro,
sarmentosa, sibilina, el brazo extendido
señalando como una de las Parcas: -"Get thee
to a nunnery! ¡Ofelia, vete a un convento!"-.
                                                                    Corte.

TERCER CÍRCULO

Desvaríos estos de una noche de insomnio,
cuando el delirio; ya a punto de incurrir en Hamlet.

Y uno con sus propios espectros en su propio Krónborg
de Elsinor: Hijos lejos, desatados del tobillo,
infernando en desarrimo de Padre, acarrean
(¡TODO NIÑO DE CUATRO AÑOS PAGA PASAJE!)
andas rodantes en los luciérnagos aeropuertos
de galaxias ya juzgadas y condenadas. Niños
(¡NO RESPONDEMOS DE MENORES EXTRAVIADOS!)
todavía con la leche en los labios, responsables.

Superintendentes de los Catafalcos del Hielo
en Morgues cocinas amoníacas, llorosientos,
apilan platos hasta altas bóvedas llovedizas.

EL DEFORME NARCISO
Salmo

¡Sal si puedes salterio, salta. Salta tú mismo salmista, tú la sal
misma. Narciso narcisista narcínico! Aquí están
todos: don
Francisco de Quevedo Swift el Deán:
-"Yo empezaré a morirme como ese árbol, por la copa"-. Al
    igual que Malcolm
Lowry.
            ¡Bob
Burns, wow! Byron Villon Tasso el desechado
huésped del mundo Heine Leopardi ¡Mister Pope! Con
y entre todos ellos
y otros,
entre los torturados y los cojos
está tu puesto.
                        Aleluya.

7 comentarios:

Gatopardo dijo...

Interesante y original.

marian dijo...

Un poco deprimente ¿no?.

Juan Nadie dijo...

Sí, estoy de acuerdo con los dos.
Dentro de unos días saldrá otro poema de Martínez Rivas, que es de lo mejor que yo he leído en poesía, ya veréis. Sólo por ese poema es justo que se le tenga por uno de los grandes poetas sudamericanos.

Tomas Arce dijo...

Que error mas arrogante!!! . Carlos Martinez Rivas es nicaraguense.

Juan Nadie dijo...

Bueno, por lo visto nació en Puerto de Ocoz (Guatemala), aunque vivió en Nicaragua y tomó la nacionalidad nicaragüense, por eso he puesto los dos países.

Tomas Arce dijo...

Guatemala esta en centroamérica, estimado bloguero, no en sudamérica. Es de padres nicaragüenses. Vivió su primera juventud en Nicaragua. Recorrió el mundo occidental durante gran parte de su vida. Retorno a Nicaragua y murió en Managua.

No obstante, merito a usted por difundir la obra de este parco poeta

saludes

Juan Nadie dijo...

Efectivamente, en uno de los comentarios escribí "poetas sudamericanos", cuando Gautemala está en Centroamérica, lo mismo que Nicaragua. Gracias por la aclaración.

En todo caso, Martínez Rivas es un gran poeta, independientemente de su patria.

Pásate cuando quieras por el blog, estás en tu casa.
Un saludo.