Dulce Pontes - Caminhos (1997)

miércoles, 24 de julio de 2013

Los trovadores/ 2 - L'autrier jost'una sebissa - Marcabrú - Gascuña


    Primera pastorela de la poesía provenzal, llena de gracia y humor (subrayado por la melodía), en la que Marcabrú contrapone el ambiente cortés al ambiente rústico o villano. La pastora halla siempre respuesta adecuada y llena de desenfado a las proposiciones del caballero, quien, al final, queda burlado en sus pretensiones.

                  I
L'autrier jost'una sebissa
trobey pastora mestissa,
de joy e de sen massissa;
e fon filha de vilayna;
cap'e gonelh'e pellissa
vest e camiza treslissa,
sotlars e caussas de layna.

                  II
Ves lieys vinc per la planissa:
"Toza", fi·m ieu, "res faitissa,
dol ai del freg que vos fissa."
"Senher", so dis la vilayna,
"merce Dieu e ma noyrissa,
pauc m'o pretz si·l vens m'erssa,
qu'alegreta suy e sayna."

                  III
"Toza", fi·m ieu, "cauza pia,
destouz me suy de la via
per far a vos companhia;
quar aitals toza vilayna
no deu ses parelh paria
pasturgar tanta bestia
en aital terra soldayna."

                  IV
"Don", fetz ela, "qui que·m sia,
ben conosc sen o folhia.
La vostra parelhairia,
senher", so dis la vilayna,
"lay on se tanch si s'estia,
que tals la cui'en bailia
tener, no·n a mas l'ufayna."

                  V
"Toza de gentil afaire,
cavaliers fon vostre paire,
que·us engenret en la maire,
car fon corteza vilayna.
Quon plus vos guart, m'es belhayre,
e per vostre joy m'esclaire,
si fossetz un pauc humayna."

                  VI
"Don, tot mon linh e mon aire
vey revertir e retraire
al vezoig et a l'araire,
senher", so dis la vilayna;
"mas tals se fay cavalguaire
c'atrestal deuria faire
los seys jorns de la setmayna."

                  VII
"Toza", fi·m ieu, "gentil fada
vos adastret, quan fos nada,
d'una beutat esmerada
sobre tot'autra vilayna;
e seria·us ben doblada,
si·m venia una vegada
sobira e vos sotrayna."

                  VIII
"Senher, tan m'avetz lauzada,
tota'n seri'envejada.
Pus en pretz m'avetz levada,
senher", so dis la vilayna,
"per so n'auretz per soudada
al partir: Bada, folh, bada!,
e la muz'a meliayna."

                  IX
"Toza, estranh cor e salvatge
adomesg'om per uzatje.
Ben conosc al trespassatge
qu'ab aital toza vilayna
pot hom far ric companhatge
ab amistat de coratge,
quan l'us l'autre non eniayna."

                  X
"Don, hom cochatz de folhatge
jur'e pliu e promet guatge;
si·m fariatz homenatge,
senher", so dis la vilayna;
"mas ges per un pauc d'intratge
no vuelh mon despiuzelhatge
camjar per nom de putayna."

                  XI
"Toza, tota creatura
revertis a ssa natura.
Parelhar parelhadura
devem eu e vos, vilayna,
al abric lonc la pastura,
que mielhs n'estaretz segura
per far la cauza dossayna."

                  XII
"Don, oc; mas segon drechura
serca folhs la folhatura,
cortes cortez'aventura
e·l vilas ab la vilayna.
En tal loc fai sens fraitura
on hom non guarda mezura,
so ditz la gens ansiayna."

                  XIII
"Belha, de vostra figura
non vi autra pus tafura
ni de son cor pus trefayna."

                  XIV
"Don. lo cavecs vos ahura,
que tals bada en la penchura,
qu'autre n'espera la manya."
____________________________

 I.    El otro día, cerca de un seto, hallé a una humilde pastora, repleta de alegría y de discreción. Era hija de villana: vestía capa, saya y pelliza, y camisa de terliz, zapatos y medias de lana.

II.    Fui hacia ella por el llano: "Moza", le dije, "hechicera criatura, siento mucho que el frío os punce". "Señor", dijo la villana, "gracias a Dios y a mi nodriza poco me importa que el viento me desgreñe, pues estoy contentita y sana".

III.    "Moza", dije yo, "ser cariñoso, me he apartado de mi camino para haceros compañía; pues una moza campesina como vos no debe apacentar sin parejo aparejamiento tanto ganado en esta tierra solitaria".

IV.    "Señor", replicó ella, "quienquiera que yo sea, sé bien distinguir lo sensato de lo necio. Guardad vuestro aparejamiento, señor", dijo la villana, "para las ocasiones en que cuadre, pues los hay que se creen dominar, y todo se reduce a jactancia".

V.    "Moza de gentil condición, vuestro padre fue caballero, quien os engendró en vuestra madre, pues fue una cortés campesina. Cuanto más os miro, más hermosa me parecéis, y por vuestro gozo me regocijo; ¡ojalá fuerais un poco benigna!"

VI.    "Señor, todo mi linaje y mi familia veo que va y vuelve de la podadera al arado, señor", dijo la villana, "pero hay quien, echándoselas de caballero, debería hacer lo mismo los seis días de la semana".

VII.    "Moza", dije yo, "una gentil hada os dotó, cuando nacisteis, de una acrisolada hermosura, superior a la de cualquiera otra campesina; y os sería aumentada el doble si me viera una vez yo encima y vos debajo [de mí]".

VIII.    "Señor, me habéis adulado tanto que sería muy envidiada. Por haber elevado tanto mi mérito, señor", dijo la villana, "tendréis por recompensa al marcharos: ¡Pásmate, bobo, pásmate!, y un plantón a mediodía".

IX.    "Moza, el corazón esquivo y arisco se doma con el uso. He aprendido en el intervalo que con una moza villana como vos se pueden hacer muy buenas migas, con amistad cordial, con tal que el uno no engañe al otro".

X.    "Señor, el hombre acuciado por la necedad jura, ofrece y promete prenda. Así me rendiríais homenaje, señor", dijo la villana, "pero no quiero, a cambio de un mezquino peaje, mudar mi doncellez por el nombre de ramera".

XI.    "Moza, toda criatura vuelve a su naturaleza. Vos y yo, villana, debemos aparejar una pareja, de escondidas, lejos de los pastos, donde estaréis más segura para hacer la cosa dulce."

XII.    "Señor, sí; pero, como es justo, el necio busca la necedad; el cortés, la cortés aventura, y el villano, a la villana. Dice la gente vieja: allí el juicio hace falta, donde no se guarda la mesura."

XIII.    "Hermosa, no vi [nunca] otra de vuestro talle tan bellaca como vos ni de corazón tan traicionero."

XIV.    "Señor, la lechuza os augura que mientras uno se emboba ante las apariencias, otro espera el provecho."

Comentario y versión literal de Martín de Riquer


L'autrier jost'una sebissa (Marcabrú) - Ancient Music

7 comentarios:

Gatopardo dijo...

"Señor, el hombre acuciado por la necedad jura, ofrece y promete prenda. Así me rendiríais homenaje, señor", dijo la villana, "pero no quiero, a cambio de un mezquino peaje, mudar mi doncellez por el nombre de ramera".
¡¡¡Esos son principios!!!

Juan Nadie dijo...

¡Qué dura, oiga!
Yo creo que los trovadores estaban todos salidos porque se les arreglaba muy poco, siempre se estaban quejando de que su dama no les hacía ni caso. Y no digamos las pastorellas.

marian dijo...

Lo que son capaces de inventar algunos (y algunas) para mojar pan. El de hoy, por lo menos, es saleroso y tiene gracia. La dama, lista y muy aguda.

marian dijo...

Como los políticos, prometer hasta meter...el voto en las urnas. Después de votados y elegidos, olvidado queda lo prometido.

Juan Nadie dijo...

La cosa parece que siempre fue así, tanto en política como en todo lo demás. Pero este vers efectivamente tiene gracia.

finchu dijo...

Los músicos tienen fama de ligones, no sé si antes era así, ahora cuentan que sí, que despues de la actuación suelen quedarse algunas chicas.
Claro que en estas cosas los hombres suelen exagerar y las mujeres todo lo contrario.

Juan Nadie dijo...

Por ahí, por ahí deben ir los tiros. El cantautor (trovador) que va de incomprendido, imagínate...