Hace 50 años / The Beatles - Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967)

sábado, 12 de febrero de 2011

Nocturno de la música - José Manuel Caballero Bonald - España

Nocturno - José Ismael Rivera
¿Qué sería de mí si alguna vez
llegara al fondo de la noche
sin haber podido oír a Louis Armstrong,
a Umm Kalzum, a la Niña de los Peines,
a Samara la Única?

Maldita sea la estrechez del tiempo, hondo
escombro de sombra, en derredor la nada
y una insaciable sed de sedimentos:
la quejumbre filial, la sangre
reverberando en la memoria
y el visionario cuarto atormentado
por la sonoridad terrible de los muros.

Del centro del silencio pende el eco
de la perplejidad: gritos
instrumentales, arañazos, herrumbres,
vértigos despiadados.

¿Qué sería de mí
si no pudiese compartir con nadie
esa majestuosa sucesión de harapos?
Pastora Pavón (La Niña de los Peines) y Federico García Lorca

10 comentarios:

Gatopardo dijo...

Buen poema, buen cuadro y gran Niña de los peines

Juan Nadie dijo...

El poema es inédito, aunque creo que se editará en breve. Al pintor no lo conocía hasta ahora y las coplas que hizo en su día La Niña con versos de Lorca son bien conocidas... o lo eran.

Anderea dijo...

"¿Qué sería de mí
si no pudiese compartir con nadie
esa majestuosa sucesión de harapos?"


"Ya se acabó el alboroto
y ahora empieza el tiroteo,
y ahora empieza el tiroteo".


Me han gustado mucho, mucho, las peinetas, las mantillas y las telas. No se me ocurriría nunca ponerme ninguna de ellas, pero son preciosas.

Gracias, Juan.

Que tengas buena tarde.

Anderea dijo...

Juan, ¿tú sabes cómo o para qué se le llamaba a uan mujer "La niña de los peines"? Mi padre lo utilizaba mucho, pero no sé bien por qué o para referirse o destacar qué de esa mujer.

"Aquí viene "la niña de los peines", decía.

Juan Nadie dijo...

Pues no lo sé, pero en la Wiki se puede leer esto:

En 1901 debutó en Madrid, en el Café del Brillante, donde conoció a Ignacio Zuloaga que la convenció para actuar en Bilbao en el Café de las Columnas.

A partir de entonces comenzó a conocérsela como La Niña de los Peines por unos tangos que interpretaba frecuentemente y que sin embargo jamas grabó en disco a pesar de las insistencias de las casas discográficas:
"Péinate tú con mis peines, que mis peines son de azúcar, quien con mis peines se peina, hasta los dedos se chupa. Péinate tú con mis peines, mis peines son de canela, la gachí que se peina con mis peines, canela lleva de veras."

Anderea dijo...

Sí. Creo que lo decía para referirse a una mujer que se estuviera comportando así: vendiendo lo buenísimo que era para ti lo que quería conseguir ella, un poco engañadora, decidida a insistir hasta lograr su propósito, a veces cautivadora, a veces lastimera... Lo decía en plan divertido, con una media sonrisa, con resignación, con admiración...

Es un placer recordarlo. Mira que había mujeres a su alrededor y a todas nos tocaba llamarnos así en alguna ocasión. Creo que a quien más se lo decía era a mi madre, claro.

Gracias por tu respuesta, Juan. Ya ves hasta dónde me ha llevado esta entrada.

Anderea dijo...

Releo los tangos (me parecen zalameros, vendedores... no sé, me gustan mucho) y me acuerdo de cómo sonaba la palabra "gachí" en la voz de mi padre y sus amigos. Ya casi nunca se oye.

"Gachí", fetén, tutiplén...

¡Qué sorpresa! He mirado el significado de "cacha" y resulta que no quiere decir pierna!

Estoy pensando que la bellísima poesía de esta entrada no se merece estos comentarios. ¡Qué bien dice la necesidad de compartir!

El otro día citabas a Groucho, acabaré de citar a mi padre. Me decía: "Vives a bulto y hablas a puñaos". Tenía razón.

Buenas noches.

Juan Nadie dijo...

No creas, no creas...

Logan y Lory dijo...

Muchas veces me he puesto a pensar que sería de la vida sin la capacidad musical del hombre. Creo que era Schopenhauer quien decia que la vida es únicamente música.

El cuado me encanta, y el poema intenso.

Un abrazo.

Juan Nadie dijo...

Pues estoy por apoyar la afirmación de Schopenhauer.