Dulce Pontes - Caminhos (1997)

viernes, 10 de noviembre de 2017

Lloramos para que alguien nos consuele... - Juan Antonio Masoliver - España


Lloramos para que alguien nos consuele
y porque nadie quiere consolarnos.
Y así amamos, y seguimos amando,
y en el pozo del odio se desborda
el odio: lodo, hedor de la muerte
de los días felices, espejismos
de luz en las playas de yerbajos,
cruces de arena, palmeras
en un cielo agrietado y sucio.
Amamos y lloramos. Recordamos
las verjas y el jardín. Las niñas
en el patio del colegio, el vello
en el pantano. Y en sus puertas
podridas esperaba a mi primer
amor. Y así aprendí a llorar
y a buscar un consuelo
en el más desolado desconsuelo.
Las manos que acarician mis mejillas
son mis manos. Me arañan,
me rechazan. Los labios
que me manchan con su sangre
son mis labios. El vientre
en el que gimo compasión
es mi vientre vacío.
Y abrazado a mí mismo
me amo en soledad
pues también el amor
es, como el odio, un vicio
solitario.
De Poesía reciente

2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Un pozo que desborda es el odio. Bien definido. Una suerte de oda a la amargura en solitario. Verdad?

Juan Nadie dijo...

Eso creo.