Bob Dylan - 'Til The Sun Goes Down - Triplicate CD1 (2017)

lunes, 5 de diciembre de 2016

Conócete a ti mismo - Novalis - Alemania


Una cosa sólo ha buscado el hombre en todo tiempo,
y lo ha hecho en todas partes, en las cimas y en las simas
   del mundo.
Bajo nombres distintos -en vano- se ocultaba siempre,
y siempre, aun creyéndola cerca, se le iba de las manos.
Hubo hace tiempo un hombre que en amables mitos
   infantiles
revelaba a sus hijos las llaves y el camino de un castillo
   escondido.
Pocos lograban conocer la sencilla clave del enigma,
pero esos pocos se convertían entonces en maestros
   del destino.
Discurrió largo tiempo -el error nos aguzó el ingenio-
y el mito dejó ya de ocultarnos la verdad.
Feliz quien se ha hecho sabio y ha dejado su obsesión
   por el mundo,
quien por sí mismo anhela la piedra de la sabiduría
   eterna.
El hombre razonable se convierte entonces en discípulo
   auténtico,
todo lo transforma en vida y en oro, no necesita ya los
   elixires.
Bulle dentro de él el sagrado alambique, está el rey en él,
y también Delfos, y al final comprende lo que significa
   conócete a ti mismo. 
Versión de Antonio Pau

4 comentarios:

carlos perrotti dijo...

"Hubo hace tiempo un hombre que en amables mitos
infantiles
revelaba a sus hijos las llaves y el camino de un castillo
escondido..."

Creo saber a quien se refiere, pero también podría indicar a todo aquel que guía a alguien hacia "lo sagrado" que para Novalis existe en todos y cada uno y es siempre más importante que cualquier maestro o sabio.


Juan Nadie dijo...

Yo creo que lo veo de otra manera (aunque también me vale la tuya):

Creo que habla de la búsqueda del conocimiento y de la verdad que "se ocultaba siempre, y siempre, aun creyéndola cerca, se le iba de las manos".

En la antigüedad esa búsqueda se basaba en mitos infantiles. A partir de los griegos se ha intentado buscar por medio de la razón y empezando por uno mismo. Sé que me estoy explicando fatal, pero es a lo que hace referencia la famosa frase del frontispicio del templo de Apolo en Delfos.

carlos perrotti dijo...

Vale. Y me desasno.

Muchas veces pensé en la verdad como algo que nunca se alcanza o, en todo caso, como algo que cuando se alcanza ya no es la que era.

Juan Nadie dijo...

Yo creo que no necesitas desasnarte para nada.

¿Qué es la verdad? ¿Y quién lo sabe? No lo sabe nadie, pero ahí andamos desde el inicio de los tiempos. Y si no fuese así, qué sentido tendrían los poetas, que le dan vueltas (le dais) a lo mismo todo el rato.