Madeleine Peyroux - Secular Hymns (2016)

sábado, 2 de abril de 2016

Cinco veces Van Gogh - Juan Manuel Roca - Colombia


Para Héctor Rojas Herazo
1

El cartero de Van Gogh no visita el vecindario desde que
recibió un telegrama de la muerte. Pero nos mira desde
una sorda eternidad.

El cartero, portador de alguna esquela que le llevaba razones de la luz.

2

Como su sombrero, que siempre estuvo alumbrado por el
rojo candil de su cabello, fueron sus noches solares.

Detuvo el sol en cada cuadro, mas no como el bíblico Josué
que cuando detuvo el sol no pensó en el girasol: la pasión
o la fiebre dieron a sus girasoles una rotación de astros
familiares.

3

Pintó trigales y la flor del pan empezó a oler en las desiertas alacenas.


4

Pintó una silla vacía, y sin embargo en ella está sentada una
tertulia de ausentes. Antonin Artaud ha dicho que esa silla
anuncia alguien por entrar. La silla sigue vacía, pero siempre volvemos a ella para saber si alguien acaba de llegar.
¿Théo o Gauguin?

5

Un último furor: trazó con su pincel una puerta en el aire
y por ella salió dando un portazo. Otra versión dice que
dibujó un revólver y con él se disparó en el vientre.

Pero antes, previendo las largas noches del hombre acorralado en el invierno, decidió llenar de soles nuestros muros
para ayudarnos a habitar el laberinto.
De La farmacia del ángel, 1995

12 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Maravillosos nítidos epígrafes para estas obras de Vincent... "El cartero portador de alguna esquela que le llevaba razones de la luz..." Pero me gusta sobretodo este "...Pero antes, previendo las largas noches del hombre acorralado en el invierno, decidió llenar de soles nuestros muros
para ayudarnos a habitar el laberinto" porque pinta el espíritu que animaba a esa gran persona y artista que nos dejó su obra para acompañarnos.

Así se está comportando también Juan Manuel Roca. Cada poema (y cada prosa) nos está brindando!

Agostina Alvarez dijo...

Voy a decirte Carlos que coincidimos con la elección de los versos preferidos, los versos estrella como los llamo yo.
"Pero antes, previendo las largas noches del hombre acorralado en el invierno, decidió llenar de soles nuestros muros
para ayudarnos a habitar el laberinto"

Me parece tan claro, tan nítido el significado de estos versos, tan preciosos. Me hicieron acordar a Proust, que construyó su enorme catedral En busca del tiempo perdido, y termino encontrando en El tiempo recobrado la razón o esencia o sentido o no sé cómo llamarlo de todo. Y él lo veía en el arte, sobre todo en la literatura. Cortázar no está muy lejos de esto. Los soles de Van Gogh son esas pinturas, esos poemas, ese arte que nos ayuda a vivir en este laberinto que es el mundo, la vida misma. Gran poeta, desconocido para mí. Merci.

Juan Nadie dijo...

Pues vamos a coincidir los tres, pero yo también destacaría (si me obligan a destacar algo) lo de los girasoles rotando como astros familiares, o la silla que espera a alguien: ¿a su hermano? ¿a Gauguin? En fin, destacaría todo.

Juan Nadie dijo...

¡Ah, los soles de Van Gogh, Agostina! ¡Los amarillos de Van Gogh!

Adelanto que Juan Manuel Roca irá saliendo en este blog durante una temporada, escoltado por Miguel D'Ors, Humberto Megget, Idea Vilariño y William Ospina, que he decidido adoptar como poetas de cabecera.

Agostina Alvarez dijo...

Los soles de Van Gogh...nos hacen soñar... No he leído las Cartas a Théo pero me han dicho que son geniales, Y los poetas de cabecera de los que hablas también. Muy buenas elecciones que he conocido a algunos gracias a ti. Por ejemplo Ospina, que me gusta mucho!

carlos perrotti dijo...

Cartas a Théo es una de mis lecturas frecuentes. En ellas se ven las múltiples facetas (los brillos del diamante) de esa gran persona, gran artista (pintor y también escritor) y gran estudioso (faceta que poco se le reconoce) del arte y de la pintura (pigmentos y técnicas incluidas) a Vincent Van Gogh, un ser poético lleno de una conmovedora ternura y espiritualidad.

Juan Nadie dijo...

Bueno, "de cabecera" hay unos pocos: desde luego, las "vacas sagradas" Neruda, Lorca, Borges, Garcilaso, Quevedo, Vallejo..., y otros muy importantes, como Ángel González, Caballero Bonald, Félix Grande, Cortázar... En fin, tantos más...

marian dijo...

Ojalá Vincent nos pudiera mirar desde una "sonora eternidad"

La "cabecera" la tenemos a tope y, sin embargo, siguen cabiendo más.

marian dijo...

Y eso que soy la presidenta del club de fans de Miguel d´Ors:)

Juan Nadie dijo...

Pues tendrás más poemas de Miguel D'Ors, presidenta.

Vincent nos mirará desde su "soledad sonora", pero estará alucinando. (No hagas caso, estas tonterías se me ocurren de vez en cuando, pero se me pasa enseguida).

marian dijo...

¿Quién sabe? A lo mejor sus sillas eran para nosotros...

Juan Nadie dijo...

Seguro, seguro que sí.