Alma - Oeo (2017)

domingo, 7 de abril de 2013

Literatura y jazz/ 47 - Jazz Band - Felipe Benítez Reyes - España

Au cirque Fernando, l'écuyère' - Henri de Toulouse-Lautrec
el sonido delgado
como el iris
del lanzador de cuchillos de aquel circo barroco
que recorría mi niñez
de condición quimérica

el alfiler con óxido del saxo
tenor
hundido como un talismán de olvido y de infortunio
en el sexo civilizado
de la mulata melancólica
que aún sueña con los ojos de los búhos

qué es esto? Me dirá Y usted
qué hace con un tigre de charol
entre sus manos
en este siglo en que Rilke y los jazmines
son cadáveres finos?

El tacón de una golfa
se está hundiendo en la nieve
y el marqués fusilado
huye en una berlina

Maten ya de una vez a Louis Armstrong
con una escala mixolidia
afilada como un puñal
como un puñal

Maten ya POR FAVOR al negro emocionado
De Vidas improbables

West End Blues - Louis Armstrong, 1928

9 comentarios:

Gatopardo dijo...

Magnífico poema, bueno al menos a mí me gusta.

Juan Nadie dijo...

Y a mí. Un poco bestia, la verdad, pero...

jose dijo...

Me quedo con Armstrong.
Que alguien me explique por favor que ha querido decir con el poema, si es que quiso decir algo, que yo creo que no.
Me fastidian los poetas que solo hacen ejercicios de junta-palabras. O yo no estoy preparado suficientemente.

Juan Nadie dijo...

Vaya usted a saber lo que quiso decir, cosas de los poetas...

Juan Nadie dijo...

Sin embargo..., hallazgos poéticos, como "el alfiler con óxido del saxo
tenor", o "una escala mixolidia
afilada como un puñal". En fin, no sé...

jose dijo...

Precisamente... ya sabe este hombre lo que es una escala mixolidia? O solo le pareció bien el nombre?
Yo jamás adjetivaría de afilada a semejante escala.

Juan Nadie dijo...

Bueno, hay blues que podríamos calificar como afilados, y que yo sepa la escala mixolidia se utiliza mucho en el blues (también en el jazz).
De todas formas, este es un poema, no un tratado de música.

Gatopardo dijo...

Es que en poesía dos y dos nunca son cuatro, mal que les pese a los científicos....

Juan Nadie dijo...

... a los que hay que echar de comer aparte. Bueno, a los poetas también. No sabe uno por dónde empezar.