Alma - Oeo (2017)

viernes, 5 de abril de 2013

Literatura satírica y burlesca/ 23 - Libro de todas las cosas y otras muchas más (fragmento) - Memorial pidiendo plaza en una academia - Francisco de Quevedo - España


LIBRO DE TODAS LAS COSAS Y OTRAS MUCHAS MÁS
COMPUESTO POR EL DOCTO Y EXPERIMENTADO EN TODAS MATERIAS
EL ÚNICO MAESTRO MALSABIDILLO
Dirigido a la curiosidad de los entremetidos,
a la turbamulta de los habladores
y a la sonsaca de las viejecitas
(1627)

P R I M E R    T R A T A D O
SECRETOS ESPANTOSOS Y FORMIDABLES, EXPERIMENTADOS, TAN CIERTOS Y TAN EVIDENTES QUE NO PUEDEN FALLAR JAMÁS

ADVERTENCIA AL LECTOR
    Curioso lector o desaliñado, que no importa más lo uno que lo otro para el efecto de mi obra: esta primera página contiene las admirables y estupendas proposiciones en que podrás escoger la maravilla que quisieres obrar, mirando el número que tiene delante y buscándole en la siguiente página, donde está el modo de hacerlo. Y no te espante el prodigio que ofrece la pregunta, que todo lo hallarás fácil en viendo la respuesta.

TABLA DE PROPOSICIONES
    1. Para que se anden tras ti todas las mujeres hermosas; y si fueres mujer, los hombres ricos y galanes.
    2. Para ser bien recibido dondequiera; y es infalible.
    3. Para que cualquier mujer o hombre que bien te pareciere, seas hombre o mujer, luego que te trate se muera por ti.
    4. Para que con sólo haber hablado a una mujer te siga a dondequiera que fueres.
    5. Para hacerte invisible, y que aunque entres entre mucha gente, ninguno te pueda ver. Y encomiéndote por el Sumo Señor, que te hizo, tan alto secreto, por el daño que puede resultar si se divulgase en ladrones y adúlteros y presos y enemigos.
    6. Para que hombres y mujeres te otorguen cuanto pidieras.
    7. Para ser rico y tener dineros.
    8. Para alcanzar cualquier mujer en un momento, y es certísimo.
    9. Para que no se te rompa ningún vestido que trujeres.
    10. Para que no se te vaya el halcón, aunque le sueltes; y es probado.
    11. Para no tener dolor de muelas jamás.
    12. Para no encanecer ni envejecer nunca.
    13. Para tener hijos la más estéril mujer del mundo.
    14. Para que no te hurten los sastres.
    15. Para no morirse jamás.
    16. Para no morir sin confesión.
    17. Si quieres que el caballo que tuvieres revuelva a todas manos.
    18. Para tener grandes cargos en la república.
    19. Para verte en altos puestos en breve tiempo.
    20. Para ser temido.
    21. Para no envejecer, seas mujer o hombre.
    22. Para que aunque seas calvo, no lo puedas parecer, sin cabellera ni casquete.
    23. Para que todos los pleitos salgan en tu favor.
    24. Para que te duren poco las enfermedades.
    25. Para que no te piquen las chinches de noche.
    26. Si quieres ser bienquisto.
    27. Para no confesar en el tormento; y es certísimo. No lo comuniques, por los ladrones y delincuentes.
    28. Para quitarte los grillos y las prisiones en la cárcel, por grandes que sean.

TABLA DE SOLUCIONES
    1. Ándate tú delante dellas.
    2. Da dondequieras que entrares, y serás tan bien recibido, que te pese.
    3. Sé el médico que la cures, y es probado, pues cada uno muere del médico que le da el tabardillo o mal que le dio.
    4. Húrtala lo que tuviere y te seguirá hasta el cabo del mundo, sin dejarte a sol ni a sombra.
    5. Sé entremetido, hablador, mentiroso, tramposo, miserable, y nadie te podrá ver más que al diablo.
    6. Pídeles a ellas que te quiten lo que tienes, y a ellos que no te den nada, y te lo otorgarán todo.
    7. Si los tienes, tenerlos; y si no, no desearlos, y serás rico.
    8. Aguija si anda, y corre si aguija, y vuela si corre, y la alcanzarás.
    9. Rásgale tú primero, y es cierto.
    10. Pélalo cañón a cañón, y lo verás claro.
    11. No las tengas, y es un ahorro que parece muy mal a las quijadas.
    12. Muérete cuando muchacho o recién nacido.
    13. Conciba, y para, y críelos, y nos los suelte; y los tendrá.
    14. No hagas de vestir con ellos, y no hay otro remedio.
    15. No seas necio, que éstos solos son los que se mueren; que a los desgraciados mátanlos las heridas, a los enfermos mátanlos los médicos; y los necios sólo se mueren a sí mismos.
    16. Haz delitos de muerte y confiésalos, y morirás confesado.
    17. Ponle dos días con un escribano, y revolverá a todas manos, y aun a todo el mundo.
    18. Fuerza doncellas, hurta casadas, mata clérigos, roba iglesias; que no hay mayores cargos.
    19. Ándate de cuesta en cuesta y de cerro en cerro.
    20. Déjate agarrar y asir.
    21. Ándate al sol en el verano y al sereno en el invierno; no tengas paz con tus güesos; púdrete de todo; come fiambre y bebe agua; no descanses de día ni de noche por andar en lo que no te va ni te viene; que como ésta no es vida para llegar a viejos, conseguirás el no serlo.
    22. Ten sombrero perdurable y de por vida, y no te le quites aun para dormir; y si otro te quitare el sombrero, remítete a la cabezada y a la reverencia; y si por esto te dijeren que eres descortés, di que más vale ser descortés que calvo; y si por descortés riñeren contigo y te mataren, también vale más ser muerto que calvo, y procura morir con tu sombrero como con tu habla.
    23. No pagues al abogado, ni al procurador, ni a los oficiales; que eso es lo que se pierde siempre sin remedio, y en eso vas condenado cada día y cada hora. Y si pagando a los susodichos tienes sentencia en tu favor, tienes dinero en contra; y si tienes sentencia en contra, también. Y advierte que antes que se contesten las demandas, son pleitos sobre si mi dinero es mío o del otro; y en empezándose, es sobre que no sea del otro ni mío, sino de los que nos ayudan a entrambos.
    24. Llama a tu médico cuando estás bueno, y dale dineros porque no estás malo; que si tú le das dinero cuando estás malo, ¿cómo quieres que te dé una salud que no le vale nada, y te quite un tabardillo que le da de comer?
    25. Acuéstate de día, y es probado.
    26. Presta y no cobres; da, convida, sufre, padece, sirve, calla y déjate engañar.
    27. Negar todo cuando te preguntaren.
    28. Pagáselo muy bien al alcaidie;  y es probado.

Don Francisco también sabía reírse de sí mismo:

MEMORIAL PIDIENDO PLAZA EN UNA ACADEMIA
(1606)

MEMORIAL
    Don Francisco de Quevedo, hijo de sus obras y padrastro de las ajenas, dice: Que habiendo llegado a su noticia las constituciones del Cabildo del Regodeo, como cofrade que ha sido y es de la Carcajada y Risa; atento a que es hombre de bien, nacido para mal, hijo de algo, pero no señor; hombre de muchas fuerzas y de otras tantas flaquezas; puesto en tal estado que, de no comer en alguno, se cae del suyo de hambre; persona que se hubiera echado a dormir, con la buena fama que tiene, si no le faltaran mantas, y que ha echado muchas veces el pecho al agua, por no tener vino; que es rico y tiene muchos juros de por vida de Dios; señor del Valle de lágrimas; que ha tenido y siempre tiene, así en la corte como fuera della, muy grandes cargos de conciencia; dando de todos muy buenas cuentas, pero no rezándolas; ordenado de corona, pero no de vida; que es de buen entendimiento y no de buena memoria; que es corto de vista, como de ventura; hombre dado al diablo, y prestado al mundo y encomendado a la carne; rasgado de ojos y de conciencia, negro de cabello y de dicha, largo de frente y de razones, quebrado de color y de piernas, blanco de cara y de todos, falto de pies y de juicio, mozo amostachado y diestro en jugar las armas, los naipes y otros juegos; y poeta sobre todo, hablando con perdón, descompuesto componedor de coplas, señalado de la mano de Dios. Por todo lo cual, y atento a sus buenos deseos, pide a vuestras mercedes (pudiéndolo hacer a la puerta de una iglesia, por cojo) le admitan en la dicha cofradía del Placer, dándole en ella alguna plaza muerta, aunque sea de hambre; que en ello recibirá merced y aun carmen, sin ser fraile.

3 comentarios:

marian dijo...

De las tablas algunas se han quedado desfasadas, sobre todo, las soluciones a las proposiciones, pero la mayoría siguen igual, qué cosas.

marian dijo...

El Memorial es mundial. Menuda sorna que tenía don Francisco.

Juan Nadie dijo...

Don Francisco de Quevedo, uno de los españoles más españoles que se han conocido en España. Y de los buenos.
-¿Es que hay españoles malos?
-Pues..., no sé qué decirle. Habrá, como en todas partes.
-¿Y cómo se distingue a unos de otros?
-Uf, me pone usted en un aprieto.
-¿Tan complicado es ser español?
-No sé. Alguien dijo que es español quien no puede ser otra cosa.
-Vale, déjelo. Realmente son ustedes complicados...