Alma - Oeo (2017)

martes, 3 de abril de 2012

Lucas, sus meditaciones ecológicas - Julio Cortázar - Argentina

Operation Quimperoise Theatre - Max Jacob
En esta época de retorno desmelenado y turístico a la Naturaleza, en que los ciudadanos miran la vida de campo como Rousseau miraba al buen salvaje, me solidarizo más que nunca con: a) Max Jacob, que en respuesta a una invitación para pasar el fin de semana en el campo, dijo entre estupefacto y aterrado: «¿El campo, ese lugar donde los pollos se pasean crudos?»; b) el doctor Johnson, que en mitad de una excursión al parque de Greenwich, expresó enérgicamente su preferencia por Fleet Street; c) Baudelaire, que llevó el amor de lo artificial hasta la noción misma de paraíso.
Un paisaje, un paseo por el bosque, un chapuzón en una cascada, un camino entre las rocas, sólo pueden colmarnos estéticamente si tenemos asegurado el retorno a casa o al hotel, la ducha lustral, la cena y el vino, la charla de sobremesa, el libro o los papeles, el erotismo que todo lo resume y lo recomienza. Desconfío de los admiradores de la naturaleza que cada tanto se bajan del auto para contemplar el panorama y dar cinco o seis saltos entre las peñas; en cuanto a los otros, esos boy-scouts vitalicios que suelen errabundear bajo enormes mochilas y barbas desaforadas, sus reacciones son sobre todo monosilábicas o exclamatorias; todo parece consistir en quedarse una y otra vez como estúpidos delante de una colina o una puesta de sol que son las cosas más repetidas imaginables.
Los civilizados mienten cuando caen en el deliquio bucólico; si les falta el scotch on the rocks a las siete y media de la tarde, maldecirán el minuto en que abandonaron su casa para venir a padecer tábanos, insolaciones y espinas; en cuanto a los más próximos a la naturaleza, son tan estúpidos como ella. Un libro, una comedia, una sonata, no necesitan regreso ni ducha; es allí donde nos alcanzamos por todo lo alto, donde somos lo más que podemos ser. Lo que busca el intelectual o el artista que se refugia en la campaña es tranquilidad, lechuga fresca y aire oxigenado; con la naturaleza rodeándolo por todos lados, él lee o pinta o escribe en la perfecta luz de una habitación bien orientada; si sale de paseo o se asoma a mirar los animales o las nubes, es porque se ha fatigado de su trabajo o de su ocio. No se fíe, che, de la contemplación absorta de un tulipán cuando el contemplador es un intelectual. Lo que hay allí es tulipán + distracción, o tulipán + meditación (casi nunca sobre el tulipán). Nunca encontrará un escenario natural que resista más de cinco minutos a una contemplación ahincada, y en cambio sentirá abolirse el tiempo en la lectura de Teócrito o de Keats, sobre todo en los pasajes donde aparecen escenarios naturales. Sí, Max Jacob tenía razón: los pollos, cocidos.

12 comentarios:

Gatopardo dijo...

¡Gran entrada! No tengo muy claro si me gusta más el cuadro o el texto, teniendo en cuentya qeu estoy totalemtne de acuero ¡cómo no! tanto con Cortázar como con Jacob.

Gatopardo dijo...

teniendo en cuentya qeu estoy totalemtne de acuerdo
quise decir, teniendo en cuenta que estoy totalmente de acuerdo...

Juan Nadie dijo...

Para qué lo has corregido?, quedaba mejor de la otra forma.

jose dijo...

Lo clava.

"Desconfío de los admiradores de la naturaleza que cada tanto se bajan del auto para contemplar el panorama y dar cinco o seis saltos entre las peñas"

Juan Nadie dijo...

Y ya si hubiese dicho "cinco o seis zapatetas entre las rocas" hubiera quedado genial.

marian dijo...

¡Pero Gato! ¿qué te ha pasado hoy?, no sé si me reído más con tu comentario o con el de Juan.
Yo que iba a comentar toda seria y me habéis desconcentrado.

Anjanuca dijo...

Je, tal cual oiga.
Besucos.

Juan Nadie dijo...

Es que estos ecologistas... A veces dan ganas de adoptarlos, pobrecitos míos.

jose dijo...

Tu es que eres un sentimental.
Yo los mandaba a mantener limpia y blanca la nieve del polo norte.
P'a siempre!

marian dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo con Cortázar en meter a todos en el mismo saco.
Me importa poco lo que piense de mí cuando paseo por el campo, por el monte o por un bosque. Vamos, lo que me faltaba.

Juan Nadie dijo...

Mujer, no hay que tomarlo todo literalmente.

marian dijo...

Ya lo sé Juan, y no sabes lo que me fastidia llevarle la contraria a Cortázar, pero es que, jolín.
Casi mejor que lo hubiera escrito en el idioma que se inventó (que no me viene ahora el nombre a la cabeza).
De Baudelaire, tengo un poema guardado para hacer algo algún día con él.
Es que tengo un tarde muy malo, sorry so much.