Barbara Mendes - So Many Stars (2017)

jueves, 2 de abril de 2015

Poema de Gilgamesh/ 5 - El Diluvio (1) - Anónimo - Mesopotamia


TABLILLA XI

COLUMNA I

Texto asirio

Gilgamesh le dijo a Utnapishtim, el Lejano:
"Cuando te miro, Utnapishtim,
tus rasgos no son diferentes a los míos; incluso soy como tú.
Tú no eres diferente: ¡soy como tú!
Mi corazón te había imaginado dispuesto a afrontar
            el combate,
pero ahora mi brazo, contra ti, está sin fuerza.
Dime, sólo, cómo conseguiste sentarte en la asamblea de
            los dioses
y cómo has obtenido la vida eterna".
Utnapishtim le dijo a Gilgamesh:
"Voy a revelarte, Gilgamesh, una cosa secreta,
te comunicaré un misterio de los dioses:
en Shuruppak,1 la ciudad que tú conoces bien
y que está situada a orillas del Eúfrates,
en los tiempos antiguos, cuando los dioses moraban allí,
los grandes dioses decidieron suscitar el Diluvio.
Deliberaron sobre ello Anu, su padre,
y su consejero, el valiente Enlil,
el portatronos Ninurta,
el inspector de canales Ennugi;
también Ninigiku-Ea estaba presente con ellos.
Repitió su decisión2 a una pared de cañas:
'¡Pared, pared! ¡Muro, muro!
¡Pared, escucha! ¡Muro, pon atención!3
¡Hombre de Shuruppak, hijo de Ubar-Tutu,
destruye tu casa, construye un barco,
renuncia a las riquezas, busca solamente la vida,
desprecia los tesoros, guarda vivo el soplo de la vida!
¡Embarca en el barco todas las especies vivas!
Del barco que tienes que construir
determina bien sus medidas:
que su anchura y su longitud sean iguales
y cúbrelo con un tejado, como está cubierto el Apsu'.4
Cuando estuve informado le dije a Ea, mi señor:
'La orden que tú, señor mío, me acabas de dar
la obedeceré y la ejecutaré,
pero ¿qué responderé a la ciudad, a la gente y a los
            ancianos?'.
Ea, abriendo la boca, dijo
dirigiéndose a mí, su servidor:
'Hombre, esto es lo que les dirás:
'He sabido que Enlil me es hostil,
de modo que no puedo residir en vuestra ciudad.
No pudiendo poner mi pie sobre el suelo de Enlil,
bajaré al Apsu para vivir con mi señor Ea.5
Entonces sobre vosotros hará llover la abundancia,
los más selectos pájaros, los más exquisitos peces,
os colmará de las más ricas cosechas.
Al amanecer hará llover panes,
y al atardecer os mandará abundancia de trigo'".6


COLUMNA II

Texto asirio

Cuando por la mañana apareció algo de luz
el país se reunió a mi alrededor,
... llevando carneros pasillu ...7
... llevando moruecos ...
... los jóvenes ...
las casas ... secreto ...
los pequeños llevaban el betún,
los más fuertes los aperos necesarios.
En el quinto día acabé con su forma exterior,
un iku era la extensión de su suelo, diez nindabu la altura
            de cada pared,
y su borde superior formaba un cuadrado de diez nindabu
            de lado.8
Así es como tracé el plan de su forma y yo lo dibujé.
Lo cubrí con seis cubiertas,
dividiéndolo así en siete pisos;
distribuí su planta en nueve partes,
puse a sus lados clavijas marinas,
me procuré remos y acopié suministros.
Vertí seis shar de betún9 en el horno
y vertí también allí tres shar de asfalto.
Para el aceite, los porteadores trajeron tres shar;
además del shar de aceite que consumió el calafateo
estaban los dos shar que el barquero estibó.
Hice sacrificar bueyes para la gente
y degollar corderos cada día.
Cerveza, vino de sésamo y vino
bebieron los artesanos, como si fuera agua del río.
Cuando, al fin, hicieron una fiesta, como la del Año Nuevo,
me limpié y dejé reposar mis manos:10
al séptimo día, al ponerse el sol, el barco estaba terminado.
Pero, como su flotación resultaba difícil,
se hubieron de equilibrar planchas de arriba y de abajo
hasta que sus flancos pudieron sumergirse, en sus
            dos terceras partes, en el agua.
Todo cuanto tenía lo cargué en el barco,
cuanta plata tenía fue subida a bordo,
cuanto oro tenía fue subido a bordo,
cuantas especies vivientes tenía fueron subidas a bordo,
hice subir al barco toda mi familia y mi parentela,
manadas y bestias salvajes, artesanos hice subir a bordo.11
Shamash me había fijado el momento decisivo:12
"Haré llover por la mañana panes y por la tarde abundancia
            de trigo,
entonces sube al barco y cierra la entrada".
Aquel momento decisivo llegó:
por la mañana llovieron panes y por la tarde abundancia
            de trigo.
Observé el estado del tiempo
y el tiempo era espantoso.
Subí al barco y cerré la entrada.
Al calafatero del barco, a Puzur-Amurru, el constructor
            de barcos,
le cedí la estructura con su contenido.13
Traducción y notas de Federico Lara Peinado
Poema de Gilgamesh

1 Shuruppak fue una antigua ciudad sumeria (hoy Fara), en la cual reinó una dinastía a la que pertenecía Ubar-Tutu, padre de Ziusudra (en acadio Utnapishtim). Fue la última ciudad real antes del Diluvio. Conocemos varios relatos del Diluvio, además del bíblico. Son: una versión sumeria, muy mutilada; una versión acadia, donde el superviviente es llamado Atrahasis; la referencia dada en la Lista real sumeria; la versión del Poema de Gilgamesh y el relato de Beroso (siglo III a.C.). De hecho se han detectado más de un centenar de leyendas con referencias a diluvios totales o parciales.
2 Ninurta fue primero un dios de las crecidas bienhechoras; más tarde se convirtió en una divinidad belicosa (guerra y caza). Su esposa fue la diosa Baba. En el Poema, Ninurta es el portatronos, palafrenero de Anu. Ennugi, "Señor del no retorno", fue un dios de los diques y fosos, teniendo bajo su vigilancia la inspección de la red de canales. Era el primer jefe de Enlil y fue creído una divinidad ctónica, en conexión con la vegetación. Dios sumerio de las aguas primordiales, creador benéfico de los dioses, Ninigiku significa "Señor del ojo puro". Se trata, en definitiva, de Ea, dios que jugará un papel muy importante en el Diluvio, salvando a la humanidad. La decisión es la tomada por Anu, Mamitu, Enlil, Ninurta, Ennugi y Ea (este último simple asistente) de suscitar un Diluvio. Se han citado seis divinidades que fueron las que decidieron el Diluvio, pero en ningún momento se indica el grado de responsabilidad de cada una de ellas.
3 Ea se dirige a una pared de cañas con las que está construida la cabaña o choza de Utnapishtim. De hecho, dada la poca consistencia de este tipo de paredes, todo lo que se decía en el exterior se oía perfectamente en el interior.
4 que su anchura y longitud sean iguales: es una información inesperada, pues significa que el barco tenía forma de cubo perfecto. El Apsu era el abismo de las aguas y sobre él dominaba Ea. No sabemos exactamente cómo era el tejado del Apsu.
5 Es decir, si Utnapishtim abandona la tierra (pues no puede poner el pie sobre el suelo en el cual manda Enlil) tendrá que refugiarse en el Océano, en el agua (Apsu), dominio de Ea.
6 Estos versos presentan cierta complejidad. En los mismos hay un juego de palabras en los que kukku y kabati pueden indicar, respectivamente: "pan/pasteles" o "tinieblas" (para kukku) y "trigo" o "desdicha" (para kabati). De hecho es una manera ambigua o críptica de comunicación entre Ea y Utnapishtim. En el fondo es un engaño del dios hacia los hombres. Esto es, los hombres esperarían a que se les enviase pan y trigo, pero el dios (en virtud de la polisemia de las palabras) podría enviarles oscuridad o tinieblas y desdichas.
7 Antes de comenzar a construir el barco, se realizaron sacrificios de animales y se contrataron trabajadores para su construcción. Pasillu es el nombre dado a un ovino.
8 Un iku equivalía a unos 3.600 metros cuadrados. Un nindabu (gar en sumerio) era una doble caña, esto es, 6 metros. Por lo tanto, diez nindabu equivalían a 60 metros; la altura de las paredes era de 60 metros, y la anchura también de 60 metros, con lo que el barco era un cubo perfecto (60 x 60 x 60).
9 Es decir, el barco estaba estructurado en siete pisos, gracias a los seis entablamientos que lo dividían (compárese Génesis 6:16). Las nueve partes multiplicadas por los siete pisos dan un total de 63 celdas o habitáculos. El shar valía 3.600 unidades. Si la medida aquí comprendida era el sutu, el shar representaría 180 hectólitros. Se vertieron, pues, 1.080 hectólitros de betún.
10 Interpretamos que Utnapishtim dio espléndidamente de comer y beber todos los días que duró la fabricación del barco (eleppu) y no sólo un día. Además, al final, hubo una gran fiesta, como si se hubiera tratado del Año Nuevo (akitu). Me limpié y dejé reposar mis manos: Podríamos ver aquí una ceremonia de purificación.
11 En la referencia a los artesanos y en otras diferencias se aleja el Poema del relato bíblico. En el arca de Noé entraron él, su mujer, sus tres hijos con sus mujeres. En total, ocho personas (Génesis 7:13; 8:18). En el relato mesopotámico entran Utnapishtim con la familia, parentela y artesanos en número indeterminado.
12 Es una sorpresa que sea Shamash quien aquí hable a Utnapishtim, pues quien le había dado las instrucciones había sido Ea.
13 Puzur-Amurru, "Misterio de Amurru", era el nombre del batelero constructor. Amurru era un dios de la tempestad y de la lluvia, de origen semita, del país de Amurru (el Occidente). Le cedí la estructura con su contenido: esto es, "le entregué el mando de la nave". Este verso ha sido traducido usualmente como: "le di mi palacio y todas sus riquezas". Creemos que si Utnapishtim hizo subir a la nave a su familia y a los artesanos, no había razones para -salvo un comportamiento cínico- excluir al constructor de dicha nave. En el original, en efecto, se recoge la palabra ekallu, "palacio", pero es evidente que la misma alude a la estructura de la nave y no al palacio de Utnapishtim. El término bushu (en el original en plural) alude a los abjetos del interior de la nave.

7 comentarios:

carlos perrotti dijo...

El diluvio como metáfora de que el hombre suele necesitar que aparezca algo que dé vuelta todo de una vez para empezar de nuevo.

Debe ser obvio lo que digo pero la historia (diluvio) que nos contaron es plagio de otros diluvios...

Juan Nadie dijo...

No sé si para todo el mundo es obvio, pero está muy bien visto.

Historias y mitos sobre diluvios los hay en prácticamente todas las culturas antiguas, incluyendo las americanas.

marian dijo...

Si van a ser las glaciaciones...

marian dijo...

Este relato es menos endogámico que el de la Biblia, pero en vez de un arca casi construyeron un trasatlántico.

Juan Nadie dijo...

Pues es muy posible, o eso dicen los estudiosos, Marian, que todas estas historias sean un recuerdo ancestral de los finales de la última glaciación, cuando se derritieron los hielos, o de una catástrofe natural que ocurrió por aquellos tiempos, quién sabe. Pero sí parece que claro que proceden de una realidad traumática.

El relato de la Biblia, claramente copiado de los relatos mesopotámicos (tuvieron mucho contacto los hebreos con los demás pueblos del Oriente Medio y con Egipto), es endogámico donde los haya, y le quita toda la poesía al relato original de esa zona. Estamos hablando del pueblo judío, siempre con su sentimiento de culpabilidad a cuestas, que desgraciadamente nos transmitieron a la civilización occidental. Con perdón de los judíos, por supuesto.

marian dijo...

Un recuerdo ancestral transmitido, oralmente, de generaciones en generaciones, lo que conlleva una continua transformación según la imaginación de quienes lo fueron recibiendo y sus "necesidades" de cada época.

marian dijo...

Es cierto, desde entonces se vienen cociendo muchos de los lastres que seguimos padeciendo de una manera o de otra o por unos y por otros.