Michel Camilo & Tomatito - Spain Forever (2016)

domingo, 15 de marzo de 2015

Poema de Gilgamesh/ 3 - Anónimo - Mesopotamia


TABLILLA X

COLUMNA VI

    Texto asirio. Faltan veinticinco versos del comienzo de esta columna. Cuando el relato se reanuda, nos encontramos con una serie de reflexiones que Utnapishtim transmite a Gilgamesh.

[...] Por terrible que sea la muerte, la vida continúa.
Continuamente edificamos casas, usamos nuestros sellos1,
continuamente los hermanos comparten la herencia paterna,
continuamente el odio existe en la tierra,
continuamente el río sube y la crecida se lo lleva todo.
La libélula al abandonar su vaina, deja de ser ninfa.
Un rostro que pueda mirar de cara al Sol,
nunca, desde siempre, ha existido.
El que duerme y el muerto son parecidos uno al otro,
porque ¿no representan la imagen de la muerte?
El hombre no tiene más que la condición humana.
Después de la bendición de Enlil,
los grandes dioses, los Anunnaku, celebran consejo.
Mamitu2, la creadora de los destinos, fija con ellos el destino,
deciden sobre la muerte y la vida,
pero no revelan el instante de la muerte,
sólo dejan conocer el tiempo diario de la vida.
Traducción y notas de Federico Lara Peinado
Poema de Gilgamesh

1 Continuamente usamos sellos: es decir "hacemos contratos y escribimos cartas utilizando nuestros sellos". Los mesopotámicos, mediante los sellos de estampa y los cilindro-sellos, sellaban sus documentos, escritos sobre tablillas de barro. El uso del sello (más exactamente la impronta dejada) era el distintivo personal del individuo, equivaliendo realmente a su firma. 
2 Mamitu era la diosa del Destino. Junto a los Anunnaku juzgaba a los muertos, dado su caracter de esposa de Nergal (o de Meshlamtaea). El colofón indica que esta tablilla es un ejemplar del palacio de Asurbanipal.


    La zona asiática de lo que entendemos por Próximo Oriente antiguo, y más en concreto Mesopotamia y áreas occidentales adyacentes, ha sido la cuna no sólo de nuestra ciencia y tecnología (del alfabeto y del cálculo matemático y astronómico, por mencionar solamente algunos aspectos), sino también de muchos arquetipos literarios y religiosos heredados por la cultura occidental. [...]
    La actividad literaria surge en Mesopotamia impulsada por sus primeros pobladores "culturales", los sumerios. En su lengua aparece, a partir de la segunda mitad del tercer milenio antes de Cristo, el más completo abanico de géneros literarios, básicamente poéticos; [...] El soporte de tal actividad fue la tabilla de arcilla, que mejor que cualquier otro (papiro o pergamino) superó la prueba del tiempo, mientras las literaturas de otras culturas más o menos coetáneas, como la fenicia, y hasta cierto punto la misma egipcia, se disolvieron para siempre. [...]
Del prólogo de Gregorio del Olmo 
para la edición de Leyendas del Próximo Oriente antiguo de 
Círculo de Lectores, S.A., 1999

    La epopeya conocida como Poema de Gilgamesh, mitificación de un personaje real cuya existencia habría tenido lugar alrededor de 2700 a.C. en la ciudad sumeria de Uruk, sería ampliamente difundida durante un milenio por Mesopotamia para ser retomada por los escribas asirios del último imperio, quienes la convertirían en la obra cumbre de la literatura de su época. En torno a su tema principal, la búsqueda de la inmortalidad, circula todo el repertorio de temas comunes a la humanidad de cualquier tiempo y lugar: el amor, la justicia, la amistad, el dolor, el miedo, la necesidad de saber, la aventura... El fracaso estrepitoso con que se ven coronados los esfuerzos de Gilgamesh nos recuerda nuestro destino ineludible. El triste fin del poema relata un encuentro entre Gilgamesh y el espectro de Enkidu, que hace a su amigo esta desoladora revelación: "No queda nada, ni tan siquiera una sombra".

9 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Fue bueno esperar. Mucho mejor traducción que la que tengo... Lo dicho: todo continúa, y nunca dejará de ser así.

Juan Nadie dijo...

La raza humana siempre tuvo las mismas preocupaciones irresolubles, desde el principio.

Seguiré poniendo estractos del poema más adelante, la serie sigue abierta.

marian dijo...

Y Neruda preguntando ¿dònde se retira la sombra?

carlos perrotti dijo...

No esperaba menos, Juan.

Neruda, Marian, como Gardel, cada día escribe mejor.

marian dijo...

Y no os parece sospechoso que sigamos teniendo las mismas preocupaciones sin resolver, a nivel general me refiero, porque a nivel individual sí hay personas que han optado por resolverlas.

Juan Nadie dijo...

Fíjate qué preguntas, Marian.
Las preguntas básicas del ser humano no están resueltas para nadie, ni se resolverán, pero seguimos en ese juego. (Joé, que plasta me he puesto).

Juan Nadie dijo...

Neruda, efectivamente Carlos, cada vez "canta" mejor, aunque según las modas se le ningunee o se le eleve a lo más alto, pero nosotros no haremos caso de eso.

marian dijo...

Es que hemos perdido mucho tiempo haciéndonos preguntas que nunca tendrán respuesta, aunque de ese "vacío legal" se hayan querido hacer cargo tantos, con distintos intereses, y con la "sana" intención de buscar nuestra salvación, qué amables y a cambio de nada...

marian dijo...

Vivimos en una sociedad donde se entiende o se tolera más la hipocresía y donde el orden del día es el postureo, el paripé, el aparentar, el hablar por detrás y no de frente, etc. y a quienes, pese a todo y a muchos, pretenden vivir su vida de manera sincera (enfrentándose a numerosos prejuicios y a hipocresías) se lo ponen bien difícil. En ese sentido, por ejemplo, sí se podría haber mejorado. En las relaciones humanas.