Dulce Pontes - Caminhos (1997)

sábado, 6 de septiembre de 2014

Odio - Roger Wolfe - Inglaterra-España


                                Me faltan algunos odios todavía.
                                          Estoy seguro de que existen.
                                                                                      Céline
El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con el locutor deportivo
de la radio del vecino
esos domingos por la tarde.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con el macaco de uniforme
que sentencia -arma
al cinto- que el semáforo
no estaba en ámbar, sino en rojo.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con el cívico paleto
vestido de payaso
que te dice
que no se permiten perros
en el parque.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con la gente que choca contigo
por la calle
cuando vas cargado
con las bolsas de la compra
o un bidón de queroseno
para una estufa
que en cualquier caso
no funciona.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con los automovilistas
cuando pisas un paso de peatones
y aceleran.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con el neandertal en cuyas manos
alguien ha puesto
ese taladro de percusión.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
cuando le dejas un libro a alguien
y te lo devuelve en edición fascicular.

El odio es una edición crítica
de Góngora.

El odio son las campanas
de la iglesia
en mañanas de resaca.

El odio es la familia.

El odio es un cajero
que se niega a darte más billetes
por imposibilidad transitoria
de comunicación con la central.

El odio es una abogada
de oficio
aliándose con el representante
de la ley
a las ocho de la mañana
en una comisaría
mientras sufres un ataque
de hipotermia.

El odio es una úlcera
en un atasco.

El odio son las palomitas
en el cine.

El odio es un cenicero
atestado de cáscaras de pipa.

El odio es un teléfono.

El odio es preguntar por un teléfono
y que te digan que no hay.

El odio es una visita
no solicitada.

El odio es un flautista
aficionado.

El odio
en estado puro
es retroactivo
personal
e intransferible.

El odio es que un estúpido
no entienda
tu incomprensión,
tu estupidez.

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con este poema
si tu pluma
valiera
su pistola.

12 comentarios:

Gatopardo dijo...

Comparto bastantes odios con Roger Wolfe.
¿Será cosa de preocuparse?
Gran post.

Gatopardo dijo...

Habrá que seguir investigando con Céline...

Juan Nadie dijo...

Seguro que hay muchos más.

marian dijo...

Algunos, más que odios los veo como "cabreos monumentales" También comparto alguno. Esto se podrá compartir, ¿no?.

carlos perrotti dijo...

Oh, Dios, odios y más dioses como el odio... hasta por los oídos!

carlos perrotti dijo...

Me encantó. Como todos los que he leído de Roger Wolfe.

finchu dijo...

Je Je Je Je, odio el odio.

Gatopardo dijo...

Por cierto, el cuadro es cojo...

Juan Nadie dijo...

Es que odios-cabreos monumentales hay muchos.
Verbigracia:

El odio son las cosas
que te gustaría hacer
con el Concejal de Festejos de tu pueblo
cuando te coloca,
justamente debajo
de las ventanas de tu casa,
un grupo infame de rock patatero
que utiliza los decibelios
como si se fuesen a acabar.

Juan Nadie dijo...

Oh, Dios!

Yo también odio el odio, pero a veces es muy sano "odiar" (lo entrecomillo) algo que te pone de los nervios.

Gatopardo dijo...

Lo del concierto lo he oído en algún sitio...

Juan Nadie dijo...

Seguramente.