Dulce Pontes - Caminhos (1997)

martes, 5 de agosto de 2014

La Belle Dame sans merci - John Keats - Inglaterra


-O What can ail thee Knight at arms
      Alone and palely loitering?
The sedge is withered from the Lake
      And no birds sing!

O What can ail thee Knight at arms
      So haggard and so woe begone?
The squirrel's granary is full
      And the harvest's done.

I see death's a lily on thy brou'
      With anguish moist and fever dew
And on thy cheeks a fading rose
      Fast Withereth too.

-I met a Lady in the Wilds Meads
      Full beautiful, a faery's child
Her hair was long, her foot was light
      And her eyes were wild.

I made a Garland for her head,
      And bracelets too, and fragrant Zone,
She look'd at me as she did love
      And made sweet moan.

I set her on my pacing steed
      And nothing else saw all day long,
For sidelong would she bend and sing
      A faery's song.

She found me roots of relish sweet
      And honey wild and manna dew,
And sure in language strange she said
      I love the true.

She took me to her elfin grot
      And ther she wept and sighed full sore,
And there I shut her wild wild eyes
      With kisses four.

And there she lulled me asleep
      And there I dream'd ah Woe betide!
The latest dream I ever dreamt
      On the cold hill side.

I saw pale Kings, and Princes too
      Pale warriors death pale were they all
Who cried La belle dame sans merci
      The hath in thrall.

I saw their starv'd lips in the gloam
      With horrid warning gaped wide,
And I awoke, and found me here
      On the cold hill's side.

And this is why I wither sojourn here
      Alone and palely loitering;
Trough the sedge is withered from the Lake
      And no birds sing...
____________________________________

-Oh, ¿qué puede afligirte, caballero,
      que vagas solo y pálido?
Ya los juncos del Lago están marchitos
      ¡y no cantan los pájaros!

Oh, ¿qué puede afligirte, caballero,
      que tanto te desvela?
Está lleno el granero de la ardilla,
      terminada la siega.

Veo en tu frente el lirio de la muerte
      por rocío de fiebre humedecida
y en tus mejillas una rosa ajada,
      pronto también marchita.

-En la pradera conocí una Dama
      muy bella, hija de una hada;
su cabello era largo, el pie ligero
      y huraña su mirada.

Una guirnalda le hice, brazaletes
      y un cinturón fragante;
me miró ella como si me amara
      y gimió suavemente.

La subí en mi corcel de paso lento
      y no volví a ver nada,
pues hacia mí inclinada iba cantando
      una canción de hadas.

Me encontró raíces de sabor muy dulce,
      rocío y miel silvestre
y en un lenguaje extraño me decía:
      "Te amo sinceramente".

A su gruta de duendes me condujo
      y allí hincharon su pecho
los suspiros; sus ojos muy huraños
      cerré con cuatro besos.

Con sus arrullos me dejó dormido
      y horrible pesadilla
fue mi último sueño en la ladera
      de la fría colina.

Veía reyes, príncipes, guerreros
      con palidez de muerte.
"La Belle Dame sans merci, gritaban,
      como esclavo te tiene".

Los famélicos labios en la sombra
      con horrible advertencia se entreabrían.
Me desperté y halléme en la ladera
      de la fría colina.

Por eso estoy aquí mustio y a solas
      y me paseo pálido.
Y los juncos del Lago están marchitos
      y no cantan los pájaros...
Extraído de La Diosa Blanca, de Robert Graves
Traducción de Luis Echávarri


    John Keats se inspiró para este poema que tituló en francés La Belle Dame sans merci (La bella dama sin piedad) en la tradición celta de las hadas, pero de las auténticas hadas de la mitología: frías y crueles. Se conserva gracias a su hermano George, que alentó a John a reescribirlo. Hoy es un clásico. La versión que damos aquí es la primera que se publicó.
   Se ha musicalizado en múltiples ocasiones, pero hoy vamos a escuchar la adaptación de Giordano Dall'Armellina:

12 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Pura sensibilidad.

Gatopardo dijo...

Totalmente en desacuerdo. Pura no, purísima.

Juan Nadie dijo...

La verdad es que no conocía este poema de Keats hasta hace muy poco tiempo.
Me lo encontré en el libro "La diosa blanca" de Robert Graves sobre el mito poético. Un libro que recomiendo, aunque aviso que a veces resulta demasiado denso, hay que leerlo con paciencia. Los interesados en estos temas lo leerán con placer.

carlos perrotti dijo...

Lo buscaré... Lo primero que conocí sobre Keats fue el diálogo entre Dylan y Allen Ginsberg sobre él frente a la tumba de Kerouac. De ahí en más lo que encontré de Keats me conmovió siempre.

carlos perrotti dijo...

Hay un video de eso en youtube. Seguramente lo vieron.

Juan Nadie dijo...

El vídeo frente a la tuma de Kerouac está en "salvo el crepúsculo". Aquí

marian dijo...

Es preciosa, no se me ocurre otra palabra:)

Juan Nadie dijo...

La verdad es que es emocionante... e inquietante a la vez.

marian dijo...

Igual es que una cosa tiene que ir con la otra necesariamente, para que tengan sentido ambas.

carlos perrotti dijo...

El mismo. Ahí los dos no hacen más que propagar a Keats.

marian dijo...

Giordano Dall'Armellina ha sido un grato descubrimiento.

Juan Nadie dijo...

Para mí también. Muy interesante su página oficial.