Dulce Pontes - Caminhos (1997)

miércoles, 15 de enero de 2014

Epitafio - Juan Gelman / Miro sin ver... - Carlos Perrotti - Argentina


Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.

  El argentino Juan Gelman, viejo conocido de este blog, extraordinario poeta y mejor persona, acaba de fallecer en Ciudad de México a los 83 años. Descanse.
    Otro poeta argentino, Carlos Perrotti, le dedica estos versos:

Miro sin ver 
Mi mirada se concentra 
Vaya a saber 
En qué punto invisible del aire 

No es más que eso 
Es la vida y sólo la vida 
Una eterna instancia 
Una cuenta regresiva 

El tiempo me compone   
Los sueños me sobreviven 
Aún me espera el olvido 
La verdad es el poema 

A veces la voz declama
Lo que descubren las palabras
La poesía suele callar
Lo que los ojos exclaman

Aquí en este momento
Ahora en este lugar
Es simétrica la vida
Y la poesía, dispar

(En la tele informan
Murió Juan Gelman
Ya no saben qué decir
No se muere así nomás)
Carlos Perrotti

    Cosas como estas decía Gelman:

La palabra es una herramienta de lucha.
La poesía es un árbol sin hojas que da sombra.
Es enorme la tristeza que un hombre y una mujer pueden hacerse entre sí.
Narrando nuestra oscuridad se ve claramente la vida.
No nos vamos a poner de acuerdo nunca. Y seremos muchas veces injustos, tomando la humildad por soberbia, la reserva por falta de compromiso, la voluntad de no herir por la voluntad de no saber.
Todos los hombres son humanos y lo que cabe en mí, debería caber en los demás. Y viceversa, porque todos los hombres son humanos.
Así como hombres y mujeres en su infinita bondad creen en Dios, es posible que Dios en su infinita bondad crea en hombres y mujeres.
(...) Pero también creo que Dios, si existe, debe estar aburridísimo de su eternidad.
Yo no me voy a avergonzar de mis tristezas, mis nostalgias.

7 comentarios:

Gatopardo dijo...

Merecido sin duda, el hermoso homenaje de Perrotti.

Juan Nadie dijo...

Sí, señor.

carlos perrotti dijo...

Muy agradecido, Gatopardo.

Espero alguna vez merecerme esto de integrar tamaño blog como el tuyo, Juan.

Juan Nadie dijo...

Aquí estás bien acompañado, no me seas tan modesto.

marian dijo...

Totalmente de acuerdo con Gatopardo. Hasta se podrían unir los versos de los dos poemas.

Juan Nadie dijo...

Y, sí. Por ejemplo:

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.


No es más que eso
Es la vida y sólo la vida

carlos perrotti dijo...

Muchas gracias, Marian.

El que acompaña soy yo, Juan. La verdad es el poema de Gelman.