Barbara Mendes - So Many Stars (2017)

sábado, 11 de julio de 2015

Poetas de al-Andalus/Sefarad/ 18 - Dejad de prender fuego... - Abu Muhammad Ali Ibn Hazm - al-Andalus


Conocido sobre todo por "El collar de la paloma", considerado el libro de amor más bello de la literatura árabe, Ibn Hazm de Córdoba fue visir del califa Abderramán V, y a consecuencia de intrigas palaciegas estuvo en la cárcel en varias ocasiones y sufrió destierro. Abandonó la actividad política para dedicarse a sus estudios de teología y derecho. Tras la crisis del califato, hubo de exiliarse en diferentes taifas de Al Andalus: por ejemplo en Sevilla, invitado por Al Mutadid o en Mallorca. La quema pública de sus libros en Sevilla le inspiró este poema:


دعـوني من إحراقِ رَقٍّ وكـاغدٍ
وقولوا بعلمٍ كي يرى الناسُ من يدري
فإن تحرقوا القرطاسَ لا تحرقوا الذي
تضمّنه القرطاسُ، بـل هو في صدري
يـسيرُ معي حيث استقلّت ركائبي
وينـزل إن أنـزل ويُدفنُ فـي قبري

Dejad de prender fuego a pergaminos y papeles,
y mostrad vuestra ciencia para que se vea quién es el que sabe.
Y es que aunque queméis el papel
nunca quemaréis lo que contiene,
puesto que en mi interior lo llevo,
viaja siempre conmigo cuando cabalgo,
conmigo duerme cuando descanso,
y en mi tumba será enterrado luego.
Traducción de José Miguel Puerta Vilchez 

9 comentarios:

carlos perrotti dijo...

"...aunque queméis el papel nunca quemaréis (la llama) lo que contiene..."

Estos tipos tenían tal pasión que sentían así. En algún lugar leí sobre un tipo que le dijo a su rey "por haber nacido en tu reino mi cuerpo te pertenece pero nunca la llama que lo alimenta". Es el mismo espíritu cargado de la misma épica para enfrentar a inquisidores y tiranos.

Juan Nadie dijo...

Cuidado que se han intentado silenciar las ideas a lo largo de la historia. Si hacemos un repaso, nos deprimiríamos mucho. Biblioteca de Asurbanipal, Biblioteca de Alejandría, últimamente Biblioteca de de Sankore (Mali) (debo un post en "Madre África" sobre la Biblioteca de Sankore). Hasta a Alonso Quijano le quemaron sus queridos libros de caballería, pobre ¿Por qué esa manía de quemar bibliotecas? ¿Qué miedos ancestrales llevan a esos depropósitos? ¿Es que piensan que quemando los libros se queman las ideas? Pobrecillos.

Juan Nadie dijo...

¿Y qué diríamos de Giordano Bruno, de Galileo, de Servet...?

carlos perrotti dijo...

Una larga lista... No hace mucho leí el decreto de excomunión, expulsión, execración y maldición de Baruch de Spinoza por parte de la comunidad judía de entonces. Siniestro.

Juan Nadie dijo...

Casi no me apetece leerlo.

Juan Nadie dijo...

Pero lo acabo de leer.

Decreto de excomunión de Baruch de Spinoza - 1656
"Los dirigentes de la comunidad ponen en su conocimiento que desde hace mucho tenían noticia de las equivocadas opiniones y errónea conducta de Baruch de Spinoza y por diversos medios y advertencias han tratado de apartarlo del mal camino. Como no obtuvieran ningún resultado y como, por el contrario, las horribles herejías que practicaba y enseñaba, lo mismo que su inaudita conducta fueran en aumento, resolvieron de acuerdo con el rabino, en presencia de testigos fehacientes y del nombrado Spinoza, que éste fuera excomulgado y expulsado del pueblo de Israel, según el siguiente decreto de excomunión: Por la decisión de los ángeles, y el juicio de los santos, excomulgamos, expulsamos, execramos y maldecimos a Baruch de Spinoza, con la aprobación del Santo Dios y de toda esta Santa comunidad, ante los Santos Libros de la Ley con sus 613 prescripciones, con la excomunión con que Josué excomulgó a Jericó, con la maldición con que Eliseo maldijo a sus hijos y con todas las execraciones escritas en la Ley. Maldito sea de día y maldito sea de noche; maldito sea cuando se acuesta y maldito sea cuando se levanta; maldito sea cuando sale y maldito sea cuando regresa. Que el Señor no lo perdone. Que la cólera y el enojo del Señor se desaten contra este hombre y arrojen sobre él todas las maldiciones escritas en el Libro de la Ley. El Señor borrará su nombre bajo los cielos y lo expulsará de todas las tribus de Israel abandonándolo al Maligno con todas las maldiciones del cielo escritas en el Libro de la Ley. Pero vosotros, que sois fieles al Señor vuestro Dios, vivid en paz. Ordenamos que nadie mantenga con él comunicación oral o escrita, que nadie le preste ningún favor, que nadie permanezca con él bajo el mismo techo o a menos de cuatro yardas, que nadie lea nada escrito o trascripto por él."

carlos perrotti dijo...

"Que nadie permanezca con él bajo el mismo techo... etcétera. " Siniestro.

Juan Nadie dijo...

Y tanto.
Mañana saldrá un texto de Spinoza (junto con el decreto de excomunión) para que nos demos cuenta del despropósito.
Agradecido por haber recordado a Spinoza.

carlos perrotti dijo...

El agradecido soy yo.