Dulce Pontes - Caminhos (1997)

sábado, 10 de noviembre de 2012

Oda a las cosas rotas - Pablo Neruda - Chile


Se van rompiendo cosas
en la casa
como empujadas por un invisible
quebrador voluntario:
no son las manos mías,
ni las tuyas,
no fueron las muchachas
de uña dura
y pasos de planeta:
no fue nada ni nadie,
no fue el viento,
no fue el anaranjado mediodía,
ni la noche terrestre,
no fue ni la nariz ni el codo,
la creciente cadera,
el tobillo,
ni el aire:
se quebró el plato, se cayó la lámpara,
se derrumbaron todos los floreros
uno por uno, aquél
en pleno octubre
colmado de escarlata,
fatigado por todas las violetas,
y otro vacío
rodó, rodó, rodó
por el invierno
hasta ser sólo harina
de florero,
recuerdo roto, polvo luminoso.

Y aquel reloj
cuyo sonido
era
la voz de nuestras vidas,
el secreto
hilo
de las semanas,
que una a una
ataba tantas horas
a la miel, al silencio,
a tantos nacimientos y trabajos,
aquel reloj también
cayó y vibraron
entre los vidrios rotos
sus delicadas vísceras azules,
su largo corazón
desenrollado.

La vida va moliendo
vidrios, gastando ropas,
haciendo añicos,
triturando
formas,
y lo que dura con el tiempo es como
isla o nave en el mar,
perecedero,
rodeado por los frágiles peligros,
por implacables aguas y amenazas.

Pongamos todo de una vez, relojes,
platos, copas talladas por el frío,
en un saco y llevemos
al mar nuestros tesoros:
que se derrumben nuestras posesiones
en un solo alarmante quebradero,
que suene como un río
lo que se quiebra
y que el mar reconstruya
con su largo trabajo de mareas
tantas cosas inútiles
que nadie rompe
pero se rompieron.
De Navegaciones y regresos

16 comentarios:

jose dijo...

Pongamos todo en un saco... no hace falta hombre.
Bastará con que lo dejemos cerca de una mano limpiadora, no crees?

Juan Nadie dijo...

No sé, oye, Neruda sabrá.

marian dijo...

Sí, como que está el mar para que le echen más armatostes, pobre mar.
Hay que reciclar y no tirar tanto.
Estos poetas...

marian dijo...

Además, nosotros desaparecemos antes que la mayoría de las cosas y no por eso tienen que desaparecer con nosotros o antes de nosotros, no las vayamos a romper por ese motivo.
Fdo.: Luz interior.

Juan Nadie dijo...

Si es que no hay quien pueda con ellos. Con los poetas digo, Luz interior.

marian dijo...

Mira José, desde que te dio por hacer experimentos paranormales en las paredes, hay vibraciones extrañas en el ambiente (te lo digo yo que soy muy sensible para esas cosas). Haz el favor, coge la espátula y el Aguaplast y tapa el jarrón, please.

marian dijo...

O igual ha sido por Neruda y sus cosas rotas.

jose dijo...

No, si ahora tendré yo la culpa de todo, hasta de que las cosas se rompan,...
No te digo...

marian dijo...

No, eso no, eres culpable de arreglar (o por lo menos de intentarlo) lo que rompen los demás.

Gatopardo dijo...

Eso lo harán los manazas......

marian dijo...

Álguna todavía tiene que terminar de arreglar el blog. Hoy hace un año del blog (todo un acontecimiento social), quedáis invitados a unos vinos virtuales.

Juan Nadie dijo...

¿Vinos virtuales? Jó...

marian dijo...

¿Cómo te gustarían pues?

Juan Nadie dijo...

Pues, callado está dicho: que se puedan ver, oler y saborear. Como la vida misma, oye.
De todas formas, felicidades por tu primer añito.

marian dijo...

Pues cuando queráis, que aquí por vino no será.
Y gracias, Charlie.

Campurriana dijo...

Me ha recordado a algo...

http://www.youtube.com/watch?v=Od0y3AmenFU

http://www.youtube.com/watch?v=o8smF99ti7Y&feature=related

:)