Hace 50 años / The Beatles - Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967)

viernes, 28 de enero de 2011

La condena - Felipe Benítez Reyes - España

Recuerdos, sueños y reflexiones - Luis ScafatiEl dueño de la luz forja tinieblas.
El que adora a su dios teme a su dios.
El que no tiene dios tiembla en la noche.

Quien encontró el amor no lo buscaba.
Quien lo busca se encuentra con su sombra.
Quien trazó laberintos pide una rosa blanca.
El dueño de la rosa sueña con laberintos.

Aquel que halló el lugar piensa en marcharse.
El que no lo halló nunca
es desdichado.
Aquel que cifró el mundo con palabras
desprecia las palabras.
Quien busca las palabras que lo cifren
halla sólo palabras.

Nunca la posesión está cumplida.
Errático el deseo, el pensamiento.
Todo lo que se tiene es una niebla
y las vidas ajenas son la vida.

Nuestros tesoros son tesoros falsos.

Y somos los ladrones de tesoros.

9 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Me quedo con este verso que en mi caso es una verdad como un templo.... 'y las vidas ajenas son la vida'.

Juan Nadie dijo...

"Nunca la posesión está cumplida.
Errático el deseo, el pensamiento."

Sí.

Gatopardo dijo...

El dueño de la luz forja tinieblas..
me recuerda a la reciente subida de las tarifas eléctricas

Juan Nadie dijo...

Ja, ja, sí, muy bueno.

finchu dijo...

Quien encontró el amor no lo buscaba.
Yo subrayo esa.

Geraldina Méndez dijo...

No conocía este poeta (como a otros muchos que leeré aquí). ¡Este poema está fantástico! Gracias
PS: Yo escojo:
Quien encontró el amor no lo buscaba.
Quien lo busca se encuentra con su sombra.

Anderea dijo...

Y yo digo que es una pena que este poema esté dedicado al desencuentro.

En la vida hay maravillosos encuentros que merecen ser considerados. Espero que el autor los haya disfrutado alguna vez.

De cualquier modo, gracias por este poema también, Juan.

Juan Nadie dijo...

Bienvenida a tu casa, Geraldina, pásate cuando quieras.

Bueno, Anderea, yo creo que más bien está dedicado a la insatisfacción crónica del ser humano, más a que a un desencuentro puntual.

Anderea dijo...

No, insisto Juan, parece que esté dedicado al desencuentro permanente con la felcidad fruto de la insatisfacción crónica que producen la obcecación en la perfección, la tristeza, la desesperanza y la muerte.
Y esto... por decir algo y llevarte la contraria... Ja, ja, ja, ja...

¡Noooo! Lo digo porque lo veo en las dos poesías del autor que has incluído.

Buenas noches y dulces sueños.