Silvia Pérez Cruz

domingo, 22 de febrero de 2009

Las moscas - Antonio Machado - J. M. Serrat - Alberto Cortez - España - Argentina

Antonio Machado
Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares,
me evocáis todas las cosas.

¡Oh viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela,
raudas moscas divertidas,
perseguidas
por amor de lo que vuela,
—que todo es volar—, sonoras
rebotando en los cristales
en los días otoñales...
Moscas de todas las horas,
de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,
de siempre... Moscas vulgares,
que de puro familiares
no tendréis digno cantor:
yo sé que os habéis posado
sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas
Dedicado a los enseñantes. Perdón, quise decir a los maestros

4 comentarios:

finchu dijo...

Mi mosca tampoco cree en nada.

Juan Nadie dijo...

La mía creía en tiempos, pero se me escapó, no sé qué habrá sido de ella.

Joseduardotobes dijo...

Estos días si que están apestosas,
me paso el día cazando,
las mismas por las ventanas
pero se escapan volando

Juan Nadie dijo...

Es lo que tienen las moscas, aunque cada vez hay menos, la verdad, no sé porqué.