Dulce Pontes - Caminhos (1997)

domingo, 2 de diciembre de 2012

Fragmento de Mecha quemándose - Carlos Martínez Rivas - Guatemala-Nicaragua


Mecha quemándose
Suite

IV
MUNDO

Dios hizo el agua
El Diablo la echó en el vino

Dios hizo la ventana
abierta para el hombre
interior
El Diablo la puerta
cerrada para el de afuera

Dios hizo el pan
El Diablo su precio

Dios hizo las mejores
palabras ocultas
El Diablo las que sobran

Dios nos hizo juntos
El Diablo nos falsificó
separados

Dios te hizo una
El Diablo otra

Yo te esperaba
Pasaste sin mirarme.
Te escribí entonces un epigrama
como una ortiga.
Pero ¡ay!, tú no lo leerás,
Tú nunca lees versos, mi niña!

7 comentarios:

marian dijo...

Es que el Ying no es nada sin el Yang.
Muy bueno ese "Mundo".

finchu dijo...

Me parece que Carlos lo entendió al reves, o soy yo, que lo veo al reves.
Además, las niñas siempre leen versos.

Gatopardo dijo...

Por una vez, y sin que sirve de precedente, estoy de acuerdo con Finchu. Soy partidario de que las cosas buenas las hizo más bien el diablo, las religiones tratan desesperadamente de impedir su gozo y disfrute...

Juan Nadie dijo...

Me parece que no lo habéis leído detenidamente.

jose dijo...

Tiene razón Juan. No lo habeis leido, o... habeis perdido el juicio!

finchu dijo...

Vamos a ver, poesía es poesía, el poeta hizo estos versos de gran belleza, el bien y el mal los simplifica en Dios y Demonio, la imagen que él veía en ella se transformó en la realidad y ahora parece otra, transformada, que pasa sin mirarle. Él le escribe, quizá en la pared, una breve composición para herirla, pero ella nunca lee esos versos.
Creo que entiendo la intención.
Creo que está muy bien.
Sólo que yo hubiera utilizado otras figuras, porque en mi modesta opinión, las diferentes creencias, muchas veces del mismo Dios, son las que cierran las puertas, los malditos, los herejes, habrieron ventanas a la ciencia que dieron luz a la humanidad, y muchos acabaron en la hoguera.

Juan Nadie dijo...

Ufff!